#Gdeim Izik: juicio político e ilegal

Gdeim Izik: juicio político e ilegal, por Carlos Cristóbal –  

58720f33-123a-4109-b95f-25feb965965e
Publicado el Domingo, 18 de Junio de 2017 – en: Noticias de Navarra

Juicio de #GdeimIzik: sea cual sea el veredicto final y la duración de las condenas de estos presos políticos saharauis, habrán sido decididos en ausencia de prueba alguna de la culpabilidad de los acusados y en un juicio lleno de irregularidades y sin garantías.

 

El pasado 5 de junio se reanudó en un tribunal marroquí el juicio del grupo de presos políticos saharauis detenidos por los hechos sucedidos tras el desmantelamiento del campamento de Gdeim Izik en noviembre de 2010. Los acusados llevan, por tanto, casi 7 años encarcelados.

Estos activistas saharauis fueron detenidos por su participación en la protesta pacífica de Gdeim Izik, torturados, acusados e injustamente condenados a duras penas de prisión que iban de 20 años hasta la cadena perpetua por un tribunal militar marroquí en febrero de 2013, a pesar de que los detenidos eran civiles.

La sentencia fue anulada por la Corte de Casación de Marruecos en julio de 2016, bajo la presión de las organizaciones internacionales de derechos humanos y observadores internacionales;pero los activistas saharauis continuaron encarcelados.

El nuevo juicio en la Corte de Apelación de Rabat comenzó el 26 de diciembre, hace casi seis meses, y vamos por la quinta reanudación de sesiones. En el momento de escribir estas líneas, tras 28 sesiones de juicio, la corte marroquí ha aplazado de nuevo el juicio-farsa de #GdeimIzik, hasta el 11 de julio. La suspensión ha tenido lugar en un momento muy preocupante, dado que a través de las alegaciones de la llamada parte civil en el juicio, se han añadido nuevas acusaciones relativas al “terrorismo local”;y la parte fiscal marroquí ha solicitado la pena de cadena perpetua para los 23 acusados.

Todo indica que el final del juicio no tardará mucho en llegar a pesar de las suspensiones. Se teme una dura sentencia para intentar domesticar las movilizaciones del pueblo saharaui en los territorios ocupados del Sáhara Occidental y saldar las cuentas pendientes con el movimiento político saharaui;y es probable que la misma se vea agravada por la situación interna de levantamiento popular Hirak que vive Marruecos en el Rif. La condena será “modélica” de la política de represión de Marruecos de las manifestaciones pacíficas de protesta.

En todo caso, sea cual sea el veredicto final y la duración de las condenas de estos presos políticos saharauis, habrán sido decididos en ausencia de prueba alguna de la culpabilidad de los acusados y en un juicio lleno de irregularidades y sin garantías.

En noviembre de 2010, apenas un mes después de su instalación, de madrugada y por sorpresa, el campamento de Gdeim Izik, el campamento de la dignidad, situado a 12 km de El Aaiun ocupado, fue desmantelado por las fuerzas policiales marroquíes utilizando gases lacrimógenos y bombas incendiarias, sin dar oportunidad de abandonarlo a los más de 20.000 saharauis que pacíficamente protestaban por la discriminación a la que están sujetos por la ocupación de una potencia extranjera de sus territorios propios y reclamaban unas condiciones dignas de vida y el respeto a los derechos humanos en el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos.

Los activistas saharauis fueron acusados de la muerte de 11 policías marroquíes -de los que se desconoce sus nombres y no se han conocido autopsias ni pruebas de las mismas durante los dos juicios celebrados, sino algún vídeo evidentemente manipulado- producidas tras el desmantelamiento del campamento.

El juicio, por eso denominado juicio-farsa, se ha desarrollado en unas condiciones contrarias a todos los estándares internacionales de los derechos a una defensa y a un proceso justos, incluida la expulsión violenta de dos abogadas francesas de la defensa. Y las acusaciones están basadas en documentos de autoinculpación firmados bajo tortura extrema, falsos testimonios de testigos sin credibilidad alguna y falsificaciones de los informes por parte de los médicos forenses marroquíes para ocultar las violencias y torturas que sufrieron los activistas saharauis desde el momento de su detención, como lo demuestra el informe del Comité de la ONU contra la tortura, en diciembre de 2016.

El juicio, asimismo, debe considerarse un juicio ilegal por celebrarse en Marruecos, ante un tribunal que no tiene jurisdicción territorial, en vez de en el Sáhara Occidental ocupado, donde supuestamente se produjeron los hechos, como determina el derecho internacional para los territorios ocupados.

El juicio de Gdeim Izik es a todas luces un juicio político, inscrito en la política de represión de Marruecos de las manifestaciones pacíficas de protesta, un juicio contra las movilizaciones pacíficas del pueblo saharaui que tuvieron en el campamento de la dignidad de Gdeim Izik su máxima expresión, pero que continúan y continuarán estando cada vez más presentes en el día a día de la vida en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. La voluntad de lucha del pueblo saharaui continúa.

No es sólo un juicio al grupo de Gdeim Izik, es un juicio contra el pueblo saharaui, que sufre la represión continuada de las fuerzas de ocupación marroquíes, contra la voluntad del activismo saharaui por los derechos humanos y el reconocimiento de su derecho al Sáhara Occidental. Recordemos que actualmente hay más 60 presos políticos saharauis en cárceles marroquíes, fuera del Sáhara Occidental, y a miles de kilómetros de sus familias.

Y mientras todo esto sucede al pueblo saharaui que sufre la ocupación del Sáhara Occidental, Marruecos se permite actuar impunemente por encima del derecho internacional, despreciar los derechos humanos de la población saharaui en unos territorios ocupados… y todo con el beneplácito de una comunidad internacional que, en el mejor de los casos, mira hacia otro lado, cuando no “aplaude” y alaba falsos avances democráticos de un país instalado cómodamente en la cultura de la impunidad, pero que camina hacia el desastre. Tiempo al tiempo.

Publicado el Domingo, 18 de Junio de 2017 – en: Noticias de Navarra

 

Esta entrada fue publicada en Noticias Sahara Occidental. Guarda el enlace permanente.