✍🏼 OPINIÓN | La ONU debe realizar el tan esperado referéndum del Sáhara Occidental

✍🏼 OPINIÓN | La ONU debe realizar el tan esperado referéndum del Sáhara Occidental

Madrid. – 30/1/2021 – ECSaharaui.

Susan Smith destaca lo necesario que es que la ONU cumpla con sus compromisos en el Sáhara Occidental.

 

Después de casi 100 años de colonialismo por parte de España, 45 años de ocupación brutal, colonialismo, explotación de recursos naturales y limpieza étnica por parte de Marruecos desde 1975, el pueblo del Sáhara Occidental ha sido empujado al borde de la guerra. El 13 de noviembre, Marruecos accedió a una zona de amortiguación de la ONU y lanzó una operación militar en la brecha de El Guerguerat, en la frontera con Mauritania. Este acto de agresión puso fin de manera efectiva al alto el fuego de 29 años negociaciones monitoreadas por Naciones Unidas, alentando a los pueblos indígenas a retomar su lucha armada por la liberación en legítima defensa. El 10 de diciembre, Marruecos anunció la normalización de las relaciones con Israel, por lo que Estados Unidos le ofreció un trato tándem: reconoció la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental y anunció la venta de drones, helicópteros Apache y armas de precisión por valor de mil millones de dólares a Marruecos.

El Frente Polisario, el Gobierno Popular Saharaui en el exilio en Rabuni, Argelia, considera que el último acto de guerra marroquí es el colmo de una larga lista de ataques y violaciones dirigidas a erradicar su cultura, los derechos humanos y la lucha por uno mismo. Un informe reconocido y respaldado por el derecho internacional.

La Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental, o MINURSO, fue establecida por la Resolución 690 del Consejo de Seguridad en 1991 para permitir que el pueblo saharaui eligiera su destino de acuerdo con la propuesta de acuerdo aceptada por Marruecos y el Polisario. Veinticuatro resoluciones adicionales del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se basaron en esta resolución, que tiene como objetivo implementar un proceso de registro de votantes justo, así como la Resolución 380 de 1975 que denuncia la invasión del territorio por Marruecos.

Estas acciones de Marruecos y Estados Unidos son incompatibles con el derecho internacional y sus convenciones, incluida la Declaración Universal de Derechos Humanos, que garantiza el derecho a la libertad y la autodeterminación. En 1965, la Asamblea General adoptó la Resolución 2072 exigiendo a España «tomar todas las medidas necesarias» para acabar con la colonización del territorio. Después de que España anunciara su retirada del territorio en 1975, la Corte Internacional de Justicia afirmó el derecho del pueblo del Sáhara Occidental a la autodeterminación. El rey Hassan II de Marruecos respondió al anuncio del tribunal anunciando a los medios locales una «marcha para restaurar el Sahara marroquí», movilizando a 350.000 marroquíes para empacar sus pertenencias de inmediato y trasladarse a la región, con sucesivas oleadas de asentamientos desde entonces.

En 1984, la Unión Africana aprobó la RASD como estado miembro. Marruecos, miembro fundador de la Organización de la Unidad Africana, se retiró en protesta durante 33 años y se reincorporó en 2017 como una forma de ganar influencia política y económica.

La esencia del mandato de la misión de la MINURSO era establecer un comité de identificación encabezado por jeques saharauis (líderes tribales) de cada clan, que fueron aprobados tanto por Rabat como por el Polisario para determinar la validez de los solicitantes para registrarse para votar en el referéndum. Desafortunadamente, no se ha realizado un referéndum para determinar si la última colonia africana se independizará o se incorporará a Marruecos. Esto es a pesar de que la misión de mantenimiento de la paz de la ONU ha estado operando durante 29 años. El Secretario General António Guterres renovó recientemente el mandato de la MINURSO por un año más, con la promesa de enviar otro enviado personal a la región después de que el cargo quedara vacante desde mayo de 2019. El referéndum se decidió provisionalmente en enero de 1992, y los saharauis se opusieron a los continuos y sostenidos intentos de Marruecos de presentar a sus súbditos como ciudadanos saharauis. En 1995, el proceso de identificación de votantes necesario para el referéndum fue suspendido y se ha mantenido congelado desde entonces.

Mientras tanto, Marruecos ha logrado «marrocanizar» el Sáhara Occidental desde 1975, siguiendo el ejemplo de 72 años de colonialismo israelí sionista en Palestina. Durante los últimos 29 años, a la luz del supuesto cumplimiento del mandato de la MINURSO, el reino ha llevado a cabo con eficacia su proyecto colonial introduciendo colonos para alterar la demografía de la región. Según Moulay Ahmed, de la Asociación Saharaui de los Estados Unidos, la población del Sáhara Occidental, que asciende a unos 700.000, está adulterada étnicamente, incluidos 400.000 marroquíes, que han sido motivados por los subsidios de vivienda para trasladarse al sur de Marruecos a El Aaiún, Smara, Boujdour, Dakhla y otras ciudades. «Estos bereberes son en su mayoría diferentes de los beduinos saharauis», dijo, quien rastreó su origen hasta la Península Arábiga después de dos oleadas de migraciones en los siglos IX y XIII. Además de compartir la escuela islámica como religión, los saharauis y los marroquíes difieren mucho en el idioma, la cultura, la comida, la vestimenta y la afinidad con el desierto y las maravillosas dunas de arena del Sáhara Occidental. De hecho, debido al relativo aislamiento del pueblo saharaui en el Sáhara Occidental durante siglos, han conservado la pureza cultural y su dialecto se considera el tesoro del Corán árabe clásico.

Además de cambiar los hechos sobre el terreno en términos de etnia, la brutal ocupación marroquí está marcada por la represión violenta de quienes la rechazan y contra las protestas pacíficas de los indígenas saharauis. Detenciones, encarcelamientos, torturas, desapariciones, violaciones y el apartheid ha provocado la limpieza étnica y el desplazamiento masivo de unas 200.000 personas a Argelia, Mauritania, España, Francia y Estados Unidos, Canadá y América Latina. En este sentido, la presencia de las Naciones Unidas en la región para realizar un referéndum se asemeja a los Acuerdos de Oslo entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina en 1993, en los que se llegó a un acuerdo parcial que eliminó el estatus de Jerusalén y el derecho al retorno de los palestinos en el exilio, mientras que la construcción de asentamientos ilegales aumentó drásticamente e Israel comenzó la construcción del muro de segregación.

En su famosa declaración ante el Comité Especial contra el Apartheid en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York en 1990, el fallecido revolucionario anti-apartheid Nelson Mandela dijo:

»También aprovechamos esta oportunidad para extender nuestros cálidos saludos a todos aquellos que luchan por su liberación y derechos humanos, incluido el pueblo de Palestina y el Sahara Occidental. Elogiamos su lucha y estamos convencidos de que a todos nos influye el hecho de que la libertad es indivisible, y estamos convencidos de que negar los derechos de uno menoscaba la libertad de los demás «. 

Al igual que con la confiscación israelí de tierras palestinas reconocidas internacionalmente después de los Acuerdos de Oslo, y en violación del histórico acuerdo de paz, Marruecos saboteó el proceso del referéndum. Al mismo tiempo, Naciones Unidas en general, y el Consejo de Seguridad en particular, guardaron silencio mientras Marruecos se apresuraba en expandir su proyecto colonial, ayudado y haciendo la vista gorda por dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad: Estados Unidos y Francia. Marruecos ha destinado 20.000 millones de dólares a su objetivo estratégico de asegurar el Sahara, y entre los principales proveedores de armas se encuentra Estados Unidos con una participación del 53%, seguido de Francia con una participación del 44%.

Naciones Unidas nunca ha adoptado una posición firme y clara sobre el Sáhara Occidental, ni ha utilizado todos los mecanismos a su alcance para controlar las violaciones, abusos y violencia marroquíes, como la aplicación de sanciones o la invocación de los capítulos seis y siete de la Carta de las Naciones Unidas para apoyar las negociaciones entre Marruecos y el Polisario, como si fueran dos partidos iguales.

Según Mohamed Ibrahim, de la Liga Saharaui de Estados Unidos, «Naciones Unidas no puede o no quiere obligar a Marruecos a respetar el referéndum, especialmente debido a la presencia e influencia de Estados Unidos y Francia, dos aliados en el Consejo de Seguridad que tienen intereses geopolíticos y financieros en los grandes recursos del Sáhara Occidental«.

El territorio del Sáhara Occidental es rico en fosfatos, pescado, uranio, sal, minerales, arena y la posibilidad de exploración petrolera en alta mar. La cinta transportadora más larga del mundo, visible desde el espacio, se extiende a 98 kilómetros (61 millas) de la mina ciudad de Bucraa hasta el puerto de El-Aaiún en el Sáhara Occidental ocupado.

Esta acumulación de valores a favor de Marruecos por parte de Estados Unidos se remonta a décadas. En 1975, el secretario de Estado Henry Kissinger le dijo al presidente Gerald Ford que esperaba un «voto fraudulento en las Naciones Unidas» que confirmara la soberanía marroquí sobre el territorio. Las sucesivas administraciones de ambos bandos apoyaron al Reino, que desde 2019 ha adquirido miles de millones de dólares en armas estadounidenses, y la Fundación Clinton también obtuvo donaciones de 12 millones de dólares del Rey Mohammed VI y empresas privadas marroquíes.

Hillary Clinton alentó a Marruecos a abandonar el referéndum patrocinado por la ONU a favor de un acuerdo negociado con el Polisario. Hacerlo habría convertido al liderazgo saharaui en una marioneta del régimen marroquí, de la misma forma que muchos palestinos ahora ven a la Autoridad Palestina como una herramienta para Israel después de Oslo.

Más recientemente, específicamente en 2018, la administración Trump trasladó la embajada de Estados Unidos en Israel a Jerusalén, y el mes pasado anunció que abriría un consulado en Dakhla, en el Sáhara Occidental ocupado, y ambas medidas se tomaron en flagrante desprecio y en violación de las normas internacionales.

En cuanto a la venta de armas por parte de los Estados Unidos por valor de 11.300 millones de dólares a Marruecos desde 2019, su reciente movimiento para reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental está reconfigurando la brutal ocupación y convirtiéndola en un estado de malestar civil y rebelión en lugar de guerra internacional . Eso podría hacer que Estados Unidos rinda cuentas ante el Congreso o hacer que las Naciones Unidas rindan cuentas por ayudarlo e incitarlo.

«Es difícil saber dónde utilizará Marruecos estas armas«. Ahora hay una guerra abierta entre el ejército, dijo el embajador Sidi Omar, representante del Frente Polisario ante las Naciones Unidas en Nueva York, en respuesta a una pregunta sobre si Marruecos utilizará estas armas contra el movimiento de resistencia saharaui y los campos de refugiados en Argelia. “Dado que la mayor parte del ejército marroquí está estacionado en el Sáhara Occidental ocupado, es posible que las armas se utilicen en la guerra en curso contra la población civil«

Cabe señalar que los civiles saharauis ejercieron con paciencia y buena fe una resistencia civil pacífica durante 29 años, y estuvieron en plena cooperación con el mandato de la ONU de celebrar un referéndum. Omar agregó que lo cierto es que «la continuación del conflicto armado en el Sáhara Occidental tendrá consecuencias nefastas para la paz y la estabilidad en nuestra región«.

Al igual que Palestina, el Sáhara Occidental se enfrenta a un gran desequilibrio de poder, aunque la lucha por la liberación resuena en la sociedad civil de África, Oriente Medio y más allá. La ocupación marroquí de larga data tiene repercusiones nacionales y regionales en curso, que podrían estallar en cualquier momento en un problema internacional alimentado por grandes potencias, guerras de poder y miles de millones de dólares en ventas de armas.

En tal escenario, es probable que los proveedores de estas armas, incluidos Lockheed Martin, Raytheon, General Atomics y el consorcio de armas francés MBDA, continúen obteniendo ganancias directas mientras fortalecen el complejo militar-industrial que crea empleos en Estados Unidos y Francia.

A pesar de este sombrío escenario, el Sáhara Occidental, Marruecos y la región no necesitan ir a la guerra. Según Mohamed Ibrahim de ASVDH en Estados Unidos, la solución es simple. »Llevar a cabo un referéndum final de la ONU, dejando que el pueblo saharaui y sus representantes legítimos decidan su futuro â€, expresando su esperanza de que la administración entrante de Biden revise la decisión de reconocer al Sáhara Occidental como parte de Marruecos.

Autor: Susan Smith. – Directora de Operaciones del IFOR.

Artículo traducido del original, publicado en Mint Press.

Origen: ✍🏼 OPINIÓN | La ONU debe realizar el tan esperado referéndum del Sáhara Occidental.