Amnistía ha denunciado que las autoridades de Marruecos y España «contribuyeron a la muerte de al menos 37 personas» que intentaron entrar a finales de junio al enclave español de Melilla, y de buscar un «encubrimiento» de la verdad de los hechos

Amnistía ha denunciado que las autoridades de Marruecos y España «contribuyeron a la muerte de al menos 37 personas» que intentaron entrar a finales de junio al enclave español de Melilla, y de buscar un «encubrimiento» de la verdad de los hechos

España y Marruecos cometieron “crímenes de derecho internacional” en la tragedia en la Valla de Melilla

ECSAHARAUI

Madrid (ECS).- Las fuerzas de seguridad de España y Marruecos emplearon la fuerza excesiva de forma “ilegítima” y no prestaron asistencia sanitaria de emergencia a los migrantes heridos durante la tragedia de la Valla de Melilla, según denuncia Amnistía Internacional en un nuevo informe global lanzado este martes sobre los hechos ocurridos el pasado 24 de junio en la frontera española, cuando al menos 37 subsaharianos fallecieron en su intento de saltar la valla.

Amnistía ha denunciado que las autoridades de Marruecos y España «contribuyeron a la muerte de al menos 37 personas» que intentaron entrar a finales de junio al enclave español de Melilla, y de buscar un «encubrimiento» de la verdad de los hechos. «Los métodos empleados por las autoridades marroquíes y españolas contribuyeron a la muerte de al menos 37 personas», denunció la ONG en su informe, que recabó testimonios de numerosos migrantes presentes el 24 de junio en la frontera entre Marruecos y Melilla y analizó videos e imágenes satelitales. Según las autoridades marroquís, ese día hubo 23 muertos.

Por su parte el secretaria general de Amnistía Internacional dijo: “Cuando se cumplen seis desalentadores meses, las autoridades españolas y marroquíes siguen negando cualquier responsabilidad en la masacre de Melilla. Cada día es mayor la montaña de pruebas de graves y múltiples violaciones de derechos humanos, entre ellas la muerte ilegítima y la falta de información sobre la identidad de las personas fallecidas y la suerte de las que están en paradero desconocido”.

Amnistía sostiene que la policía española no permitió el acceso de la Cruz Roja a la zona y tampoco hubo ninguna respuesta de salud pública en el lugar de los hechos para asistir a las personas heridas ni durante el intento de pasar la frontera y la operación policial, ni después. En lado de Marruecos, el personal médico tampoco auxilió a los heridos hasta “dos horas después” de la tragedia. Según los testimonios recabados por la ONG, “las autoridades marroquíes dieron prioridad a esconder los cadáveres y a atender a los agentes de seguridad marroquíes antes de atender a los migrantes heridos”.

Para Sánchez fue un asunto bien resuelto

En la madrugada del viernes, 24 de junio, un grupo de más de 2.000 inmigrantes intentaron saltar la Valla de Melilla para pasar a la ciudad autónoma española. De ellos, al menos 133 consiguieron entrar. Los agentes marroquíes detuvieron alrededor de 1.000 personas en las inmediaciones de la frontera, mientras otros 27 fueron asesinados a sangre fría. Se trata del primer salto a la frontera de la nueva etapa de relaciones entre España y Marruecos, después del giro en su posición respecto al Sáhara Occidental.

Según Marruecos, 23 inmigrantes subsaharianos han fallecido cuando intentaban entrar en el enclave español de Melilla, en la costa norte de Marruecos, y tras producirse «enfrentamientos» con los guardias fronterizos, según el relato oficial del régimen mientras que varias ONG elevaron la cifra a más de 30 muertes.

En España, el presidente del gobierno de coalición Pedro Sánchez ha sido muy criticado por sus socios, parlamentarios y por un sinfín de ONG que consideran a su Gobierno parcialmente responsable de la matanza de Melilla. Recuerdan que es el episodio más cruento de cuantos se han producido para entrar en Ceuta y Melilla desde que en 1996 y 1998, respectivamente, se levantaron las dos vallas.

Después de felicitar a los gendarmes de Marruecos por su sangrienta actuación, Sánchez acusó a “las mafias” de aprovecharse de los migrantes, una palabra, que según detalló en su momento El Confidencial, ha sido retomada por políticos y medios de comunicación marroquíes pese a que, detrás de los que saltan la valla, agrega el rotativo español que cita informes policiales, no hay ninguna organización criminal. Según la ONU, las llamadas ‘mafias’ sí existen en otras etapas y lugares de la inmigración irregular, pero en África no son tan poderosas como en América Latina.

Las imágenes difundidas mostraron una reacción desproporcionada de la policía marroquí. Los migrantes detenidos fueron amontonados en el suelo unos encima de otros. Las impactantes imágenes, junto con el elevado número de muertes, provocaron una ola de indignación en todo el mundo. «Un verdadero desastre que nos lleva a creer que el número de migrantes muertos es mucho mayor. ¿Cómo podemos aceptar dejar sin ayuda a decenas de migrantes gravemente heridos durante casi 9 horas en el lugar, rodeados de soldados cuando más necesitábamos médicos?, denuncia la ONG.

Origen: Amnistía acusa a España y Marruecos de racismo y crímenes de derecho internacional por encubrir el asesinato de al menos 37 subsaharianos en Melilla