Análisis | La resolución del conflicto saharaui es clave para el pleno desarrollo de la región del Magreb

Análisis | La resolución del conflicto saharaui es clave para el pleno desarrollo de la región del Magreb
 

 

La guerra de Ucrania pone un nuevo enfoque en el conflicto del Sáhara Occidental.

En medio de nuevas tensiones, ¿Puede la diplomacia desbloquear un Proceso de Paz estancado desde hace mucho tiempo?

 

Análisis de United States Institute Of Peace

 

Washington (ECS).- Después de años de estancamiento en el conflicto del Sáhara Occidental, la guerra rusa contra Ucrania y otros incidentes recientes podrían crear oportunidades para avanzar en los esfuerzos para lograr la paz en el Sáhara Occidental. Las visitas paralelas sin precedentes de los dos principales diplomáticos estadounidenses a Marruecos y Argelia el mes pasado sugieren que Estados Unidos está explorando esta nueva apertura. Estados Unidos debe aprovechar con firmeza cualquier nueva oportunidad para poner fin a este conflicto olvidado, que ayuda a generar condiciones para el extremismo y el crimen transnacional, impide el tan necesario crecimiento económico y corre el riesgo de empeorar la inestabilidad desde el Mediterráneo hasta la región africana del Sahel.

Un cambio es necesario. 

Después de décadas en las que Marruecos ha ocupado la mayor parte del Sáhara Occidental, y después de obtener el reconocimiento de la administración Trump de su reclamo de soberanía sobre el territorio en 2020, la restricción de los suministros mundiales de petróleo y gas debido a la invasión rusa de Ucrania ha dado nueva ventaja para el rival de Marruecos, Argelia, que respalda al Frente POLISARIO en su batalla por la independencia del Sáhara Occidental. Argelia cortó en noviembre el suministro de gas a través del gasoducto que cruza Marruecos para llevar gas a España y Portugal. En marzo, el Secretario de Estado Antony Blinken y la Vicesecretaria Wendy Sherman mantuvieron conversaciones en Marruecos y Argelia que se centraron, al menos en parte, en el Sáhara Occidental. Thomas Hill, de USIP, explica por qué estos cambios son importantes para los intereses y la estabilidad de EE.UU en las regiones del Magreb y el Sahel.

 

El conflicto del Sáhara Occidental se ha enconado durante décadas y, por lo general, recibe poca atención pública, y eso incluye estos eventos recientes. Siendo realistas, ¿Cómo afecta a los intereses estadounidenses o internacionales?

 

En efecto, este conflicto se remonta a 1975, cuando España se retiró de lo que había sido su colonia del Sáhara Español. Marruecos reclamó el territorio, lo que provocó enfrentamientos con el Frente POLISARIO, que busca una nación independiente para el pueblo saharaui. Las tropas marroquíes ocupan la mayor parte de la región, y el reino ha trabajado asiduamente para establecer comunidades marroquíes y desarrollar lucrativas industrias pesqueras y de extracción de fosfato.

En 1991, Marruecos acordó un alto el fuego y un plan de la ONU para un referéndum sobre el futuro del territorio. Después de años de disputa sobre quién debería poder votar en el referéndum, Marruecos propuso en 2007 ofrecer una autonomía al Sáhara Occidental bajo su soberanía. Esta propuesta recientemente comenzó a ganar fuerza a nivel internacional, con la administración Trump reconociendo la soberanía de Marruecos en 2020 y España respaldando el plan de autonomía de Marruecos el mes pasado.

Al mismo tiempo, las tensiones entre Argelia y Marruecos llegaron a un punto de ebullición en noviembre de 2021. Su rivalidad de décadas, en parte por el Sáhara Occidental, en ocasiones ha amenazado con desencadenar una guerra total. Argelia brinda apoyo al Frente POLISARIO y alberga a unos 174.000 refugiados saharauis cerca de su ciudad de Tinduf. La escalada más reciente de las tensiones entre Marruecos y Argelia condujo al cierre de su frontera, el cierre del espacio aéreo, la retirada de los embajadores y el cese de las exportaciones del gas argelino a Marruecos. El reciente cambio de política de Madrid sin duda aumentará las tensiones entre Argelia y España y puede desencadenar nuevos ciclos de escalada de todas las partes.

Y sí, esto es fundamental para los intereses estadounidenses más amplios en África. El conflicto del Sáhara Occidental impide la integración económica entre Argelia y Marruecos, que, como han instado el Banco Mundial y otros, es vital para el crecimiento económico en todo el Magreb; la región menos integrada económicamente del mundo. Marruecos y Argelia, con una población combinada de 80 millones, representan el 80 por ciento de la población total del Magreb y más que todo el Sahel desde Mauritania hasta Níger. Estas economías son cruciales para abordar las necesidades insatisfechas de la creciente población joven de la región, pero se han visto estranguladas por los conflictos, la falta de inversión, la pandemia de COVID y ahora por el aumento de los precios de la energía y los alimentos. Todo esto alimenta amenazas transnacionales: organizaciones extremistas violentas como el ISIS, traficantes de personas y traficantes de armas.

El comportamiento de Rusia, no solo su guerra en Ucrania, sino el papel desestabilizador de los mercenarios del Grupo Wagner en Libia, Malí, Sudán y la República Centroafricana, deja en claro los riesgos de que Estados Unidos pase a un segundo plano en la resolución del conflicto del Sáhara Occidental. Rusia ha tratado de desempeñar un papel en el Sáhara Occidental en el pasado, y las crecientes propuestas del Frente POLISARIO para obtener apoyo ruso en los últimos años podrían brindarle a Moscú una oportunidad si Estados Unidos no asume un papel más fuerte para facilitar el fin del conflicto.

 

Incluso si Estados Unidos debe involucrarse ¿Cómo puede hacerlo? ¿Y cuáles son las perspectivas de paz?

 

El Proceso de Paz para el Sáhara Occidental no ha logrado avances significativos desde el alto el fuego de 1991. Se tardaron casi dos años nombrar un nuevo enviado de la ONU para el conflicto después de que el alemán Horst Köhler renunciara en 2019. El nombramiento de Staffan de Mistura debería generar un nuevo impulso. Se reunió con funcionarios en Washington el mes pasado, lo que ayudó a enfocar a los políticos en relación al asunto del Sáhara Occidental.

Si bien la administración Biden no ha mostrado entusiasmo por dar marcha atrás al reconocimiento del presidente Trump de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, el secretario de Estado, Antony Blinken, señaló públicamente un enfoque más matizado. Después de reunirse con el ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, el Departamento de Estado calificó el plan de autonomía de Marruecos como “un potencial enfoque para satisfacer las aspiraciones del pueblo del Sáhara Occidental”. El comentario implica que Estados Unidos podría apoyar otras opciones, tal vez incluyendo el referéndum propuesto por la ONU. La referencia del departamento de Estado a “las aspiraciones del pueblo del Sáhara Occidental” podría interpretarse como el apoyo de Estados Unidos a la autodeterminación. La posición matizada, quizás ambigua, de EE.UU, puede proporcionar cierta influencia a Marruecos. Los negociadores estadounidenses podrían amenazar con dar marcha atrás a la declaración de Trump para empujar a los marroquíes de volver a la mesa de negociaciones.

Otro cambio es el plan anunciado por el senador estadounidense Jim Inhofe. Inhofe, un firme partidario del impulso de independencia de los saharauis, ha visitado sus campamentos de refugiados en Argelia varias veces. Respaldó los esfuerzos para lograr un referéndum de la ONU y una solución negociada,  el año pasado lideró un esfuerzo bipartidista en el Congreso instando al presidente Biden a dar marcha atrás en el reconocimiento de Estados Unidos de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. No está claro cómo afectará la jubilación del senador Inhofe el sentimiento del Congreso sobre el conflicto.

Finalmente, la diplomacia informal en forma de diálogos entre grupos no oficiales en el conflicto, tiene el potencial de romper los estancamientos en las negociaciones formales. Los participantes en estas charlas con frecuencia incluyen intelectuales, líderes de la sociedad civil, representantes comunitarios y religiosos y líderes empresariales. Los diálogos informales como estos pueden aumentar  las posibilidades de lograr una paz duradera al ampliar el apoyo al proceso de paz.

 

¿Por qué el Secretario Blinken y el Vicesecretario Sherman sostuvieron conversaciones recientemente en Marruecos y Argelia?

 

Esto fue sorprendente; No recuerdo la última vez que Marruecos y Argelia recibieron una atención diplomática de tan alto nivel. Si bien aún se desconoce el contenido de estas discusiones, sabemos por comunicados de prensa que incluyeron el Sáhara Occidental y los Acuerdos de Abraham, el paraguas bajo el cual Marruecos formalizó su relación con Israel como Estados Unidos reconoció la soberanía marroquí en el Sáhara Occidental. Muchos observadores ven esos dos reconocimientos como un quid-pro-quo, algo negado con vehemencia por el gobierno marroquí.

El reconocimiento estadounidense de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental ha tensado las relaciones entre Washington y Argel, y es posible que Blinken y Sherman hayan esperado aliviar esa tensión. Pero, ¿por qué buscar ahora mejorar las relaciones con Argelia? Sospecho que está relacionado con dos temas interrelacionados: la energía y Ucrania.

Argelia ha proporcionado a España y Portugal más del 50 por ciento del gas natural que consumen, la mayor parte a través de un gasoducto que atraviesa Marruecos. Argelia cerró este gasoducto en noviembre en medio de crecientes tensiones con Marruecos. Dado que los precios de la energía en Europa han aumentado debido a la guerra entre Rusia y Ucrania, el acceso a la energía argelina es fundamental, especialmente como sustituto para los países europeos que dependen de Rusia. Es posible que Blinken y Sherman esperaban persuadir a Argelia para que reabriera el gasoducto a Europa y alentara más exportaciones de energía a otros aliados de EE.UU como Italia. La empresa energética estatal de Argelia, Sonatrach, anunció esta semana que aumentará el suministro de gas a Italia.

Si aumentar las exportaciones de energía a Europa desde Argelia fue la principal solicitud de Estados Unidos, ¿Qué le ofreció Estados Unidos a Argelia y qué podría haber pedido Argelia? Es concebible que Argelia le hubiera pedido a la administración de Biden que se retractara del reconocimiento estadounidense de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, un paso que crearía importantes tensiones entre Estados Unidos y Marruecos.

En cualquier caso, no se anunciaron acuerdos sobre estas materias. Las visitas de los dos principales diplomáticos de Estados Unidos a Marruecos y Argelia son tan raras que no es creíble que se tratara de controles diplomáticos de rutina. Se hablaron de algo importante. Tendremos que esperar más información para saber qué fue ese “algo”, y si habrá más propuestas en un futuro cercano.

Fuente: United States Institute Of Peace

Origen: Análisis | La resolución del conflicto saharaui es clave para el pleno desarrollo de la región del Magreb.