Arab Center Washington DC: «El Sáhara Occidental está ocupado por Marruecos y requiere una descolonización auspiciada por la ONU. Las consecuencias de su violación serán drásticas a nivel mundial…

Arab Center Washington DC: «El Sáhara Occidental está ocupado por Marruecos y requiere una descolonización auspiciada por la ONU. Las consecuencias de su violación serán drásticas a nivel mundial…

 

El Centro Árabe de Washington DC: El Sáhara Occidental está ocupado por Marruecos y requiere una descolonización auspiciada por la ONU. Las consecuencias de su violación serán drásticas a nivel mundial.

Redacción | ECS – Lehbib Abdelhay

Washington (ECS).- El conflicto de 46 años entre Marruecos y el Frente Polisario por el territorio del Sáhara Occidental, un área del noroeste de África de alrededor de 252.120 km2 (unas 97.000 millas cuadradas), ha dado recientemente un giro siniestro después de décadas de estancamiento. A mediados de noviembre de 2020, el Frente Polisario, un movimiento que buscaba la independencia del territorio, declaró el fin del acuerdo de alto el fuego negociado por la ONU en 1991 y el retorno a la lucha armada contra las fuerzas marroquíes que habían salido del muro en el punto fronterizo con Mauritania de El Guerguerat. —Una zona de amortiguación bajo control de la ONU — en contravención del acuerdo de 1991. Rabat dispersó a decenas de manifestantes saharauis desarmados que bloqueaban la brecha que une el país con África subsahariana. Como respuesta, el Frente Polisario declaró que el asunto ya no se trataba de protestas pacíficas sino de una completa retirada marroquí del Sáhara Occidental.

Una breve historia del conflicto del Sáhara Occidental.

Una ex colonia española, el territorio del Sáhara Occidental fue invadido y ocupado por tropas marroquíes y mauritanas en 1975 después de lo que se conoce como los Acuerdos Tripartitos de Madrid, cuando España se retiró unilateralmente de su colonia. Mediante este acto, ambos países violaron el fallo de 1975 de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que sentenció que ni Marruecos ni Mauritania tienen soberanía territorial sobre el Sáhara Occidental. Las Naciones Unidas no reconocieron los Acuerdos de Madrid y una opinión de 2002 de la Oficina de Asuntos Jurídicos de la ONU dejó en claro que las potencias colonizadoras no pueden simplemente entregar la soberanía de un país a otro. En 1976, el Frente Polisario, reconocido por las Naciones Unidas como el único representante legítimo del pueblo saharaui, anunció la proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) como estado independiente.

 

En 1976, el Frente Polisario anunció (desde la frontera mauritana en Aín Bentili) la proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) como estado independiente.

En 1979, Mauritania firmó un acuerdo de paz con el Frente Polisario y se retiró del territorio ocupado y reconoció a la RASD. Marruecos luego anexó la parte mauritana del territorio cedido por España. Para evitar más ataques, las fuerzas armadas de Marruecos finalmente construyeron una berma de 2.700 kilómetros fuertemente plagada de minas y patrullada, uno de los proyectos de infraestructura militar más grandes del mundo. En el momento del alto el fuego en 1991, Marruecos había consolidado su ocupación de dos tercios del Sáhara Occidental. Naciones Unidas prometió un referéndum sobre el estatuto del territorio, incluidas las opciones de independencia, autonomía o integración con Marruecos. El referéndum iba a ser organizado y dirigido por la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental  (MINURSO), pero aún no se ha llevado a cabo. El referéndum prometido se ha estancado por la intransigencia marroquí.

El Frente Polisario retoma la lucha armada casi 30 años después.

Insatisfecho con décadas de estancamiento político y estancamiento, el Frente Polisario decidió volver a la lucha armada después del incidente de Guerguerat del 13 de noviembre de 2020. Dado que el Frente Polisario es consciente de la disparidad de poder militar, se puede deducir que su escalada armada es un movimiento táctico más bien que una solución concreta para acabar con la ocupación. Su objetivo es ejercer presión para impulsar un cambio en el rumbo político, provocando una renovada atención internacional a la causa olvidada y poniendo fin a la frustración popular reinante.

 

Los saharauis se han sentido profundamente frustrados por la falta de acción en su búsqueda de la autodeterminación y el impedimento de Marruecos para el referéndum y la explotación de los recursos naturales del territorio. 

Los saharauis se han sentido profundamente frustrados por la falta de acción en su búsqueda de la autodeterminación y el impedimento de Marruecos para el referéndum y la explotación de los recursos naturales del territorio. El Sáhara Occidental ocupado tiene bajo su arena unas de las mayores reservas de fosfato. Proporciona acceso a ricos caladeros de pesca que corren a lo largo de su costa de 690 millas y contiene vastos recursos de petróleo y gas en alta mar. Además, el Sáhara Occidental es un objetivo de las empresas occidentales de energía renovable como Siemens y Enel. Ali Salem Tamek, vicepresidente de CODESA, un colectivo saharaui de derechos humanos, dijo en declaración a Centro Árabe de Washington DC que “las multinacionales están saqueando los recursos naturales de nuestro país sin el consentimiento ni el beneficio del pueblo saharaui”. De hecho, los saharauis consideran que la explotación sistemática de estos recursos es la razón subyacente de la ocupación marroquí.

La decisión de la Administración Trump

La situación se volvió más complicada después del reconocimiento unilateral del ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental en diciembre de 2020, en un quid pro quo para la normalización de Marruecos con Israel (y en contravención del derecho internacional). La proclamación de Trump fue rápidamente rechazada por las Naciones Unidas, la Unión Europea y la Unión Africana (UA), enfrentando a Estados Unidos con la mayor parte del mundo en este tema. La escalada armada del Polisario, junto con la decisión de Trump, han devuelto la cuestión saharaui a la atención internacional.

El reconocimiento de Trump de la soberanía de Marruecos sobre el área, que el presidente Joe Biden aún tiene que revocar, viola el derecho internacional y todas las resoluciones de la ONU que confirman el derecho de pueblo saharaui a la autodeterminación. Tal reconocimiento unilateral no tiene ningún impacto si la UE y los vecinos cercanos de Marruecos, España y Argelia, lo rechazan, que lo hicieron. Argelia intentó presionar a la Administración Biden para revertir el reconocimiento de Trump, y España y Alemania se coordinaron con los países europeos para evitar que la UE siguiera la decisión de Trump. La firme posición de Alemania sobre el tema provocó una crisis diplomática con Marruecos y resultó en la suspensión unilateral por Rabat de las relaciones diplomáticas con Berlín.

 

El reconocimiento de Trump del reclamo de Marruecos, que el presidente Joe Biden aún tiene que revocar, viola el derecho internacional y todas las resoluciones de la ONU que afirman el derecho del pueblo del Sáhara Occidental a la autodeterminación.

La ONU continúa catalogando al Sáhara Occidental como un territorio no autónomo en espera de descolonización, un estatus legal internacional consagrado en la Declaración de 1960 de la Asamblea General de la ONU sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales. También recuerda que la libre determinación de los pueblos está protegida en la Carta de las Naciones Unidas y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos como un derecho de “todos los pueblos”.

Marruecos y Sáhara Occidental

Marruecos considera al Sáhara Occidental como parte integral de su territorio alegando lazos históricos. La CIJ reconoció esos vínculos, pero falló que esto no equivale a la soberanía sobre el territorio. Sin embargo, Marruecos sigue insistiendo en que tiene pleno derecho a defender su integridad territorial y su soberanía sobre el Sáhara Occidental. Sobre esta base, Marruecos ha desestimado los llamamientos de los saharauis a la independencia y ha insistido en ofrecer únicamente la autonomía a los saharauis, un plan que se remonta a 2007 y cuenta con el apoyo de Estados Unidos y Francia. Dudando del nivel de autonomía prometida, considerando la larga historia de Marruecos de gobierno altamente centralizado, el Frente Polisario rechazó rápidamente el plan e insistió en la independencia total de los saharauis.

En este contexto, el tan esperado reconocimiento estadounidense de la soberanía de Marruecos sobre el territorio entusiasmó a los marroquíes. También animó a la monarquía a adoptar un enfoque más contundente con la Unión Europea para que ésta siga el ejemplo de Estados Unidos. En enero, el ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, dijo que la UE debería abandonar su «zona de confort» y «respaldar la oferta de Rabat de autonomía para el Sáhara Occidental dentro del estado marroquí». Como para ejercer cierta presión sobre la UE, Marruecos permitió recientemente que unas 12.000 personas cruzara su frontera con el enclave español de Ceuta, considerado el límite de la frontera sur de Europa. Entre ellos había 2.000 niños no acompañados, lo que provocó que la UE y Amnistía Internacional acusan a Marruecos de poner en riesgo la vida de los niños migrantes para presionar a España, el mayor socio comercial de Marruecos, y al resto de países de la UE para que reconozcan su soberanía sobre el Sáhara Occidental. En abril, España admitió el ingreso de Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, en un hospital de Logroño por motivos «estrictamente humanitarios» para ser tratado por COVID-19, un acto que Marruecos no tuvo reparos en utilizar como excusa para su juego peligroso en Ceuta.

La Unión Africana y el Sáhara Occidental

La Unión Africana, de la que la RASD es miembro fundador, respalda el derecho de los saharauis a la autodeterminación. Tras la maniobra de Trump, la UA hizo hincapié en el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui y la descolonización del territorio, al tiempo que instaba a Marruecos a respetar las fronteras coloniales, tal como existían en el momento de la independencia, consagrado en el artículo 4 (b) de la AU Constitutive Act. En su 547ª sesión celebrada en Addis Abeba, Etiopía, en marzo, el Consejo de Paz y Seguridad (PSC) de la UA instó al Consejo de Seguridad de la ONU a asumir plenamente sus responsabilidades y «tomar todas las medidas necesarias para resolver rápidamente el conflicto del Sáhara Occidental». En otras reuniones, el PSC también decidió volver a participar activamente en la búsqueda de una solución política al conflicto de larga data, reabriendo su oficina en El Aaiún, en el Sáhara Occidental, y organizando una visita de campo al territorio para recopilar información de primera mano sobre el desarrollo de la situación.

 

A pesar de la firme posición de la UA sobre la descolonización del Sáhara Occidental y su compromiso con los derechos de los saharauis a la autodeterminación, Marruecos ha logrado algunos avances diplomáticos con varios países africanos.

Sin embargo, a pesar de la firme posición de la UA sobre la descolonización del Sáhara Occidental y su compromiso con los derechos de los saharauis a la autodeterminación, Marruecos ha logrado algunos avances con varios países africanos al convencerlos de que abran consulados en las ciudades ocupadas del Sáhara Occidental, Dajla y El Aaiún. Este es un reconocimiento implícito por parte de estos países de las reclamaciones de Marruecos sobre el territorio. El PSC de la UA pidió al Secretario General de la ONU para solicitar al asesor legal de la ONU que brinde una opinión legal sobre la apertura de consulados en el territorio no autónomo del Sáhara Occidental. Esos logros se produjeron como resultado del ingreso de Marruecos a la UA en 2017 después de una ausencia de 33 años en protesta por el reconocimiento de la RASD por parte de la Unión Africana como estado miembro. Marruecos se dio cuenta de que su aislamiento en el continente africano no ayudó a lograr su objetivo de legitimar su ocupación. Rabat ha ampliando su huella política y económica en el continente para lograr más apoyo.

El apoyo de Argelia al Frente Polisario

Argelia, el principal patrocinador y partidario inquebrantable del Polisario, ha minado el impulso de Marruecos para poner completamente al Sáhara Occidental bajo su soberanía. Argelia dio un apoyo limitado al Polisario cuando se fundó en 1973 para luchar por la independencia contra el dominio colonial español. No fue hasta la anexión del Sáhara Occidental por Marruecos en 1975 que Argelia apoyó con todo su peso al Polisario. La rivalidad marroquí-argelina es anterior a la cuestión del Sáhara Occidental; de hecho, los dos países se vieron envueltos en 1963 en una guerra fronteriza, denominada Guerra de la Arena, sobre las áreas de Tinduf y Bechar, precipitando una rivalidad geopolítica y desconfianza entre las dos potencias magrebíes.

Hasta el día de hoy, Argelia se promueve a sí misma como defensora del derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación. En su reciente entrevista [i] con Al Jazeera, el presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, reafirmó inequívocamente que la posición «firme» de Argelia sobre la cuestión del Sáhara Occidental no ha cambiado y que Argelia no aceptará los hechos consumados que Marruecos está tratando de imponer. en la última colonia africana. También le recordó a Marruecos la superioridad militar de Argelia. Cabe señalar que Argelia y Marruecos están compitiendo por el dominio de la región del Magreb y la cuestión del Sáhara Occidental es clave para lograr ese objetivo.

El Sáhara Occidental es responsabilidad de la comunidad internacional.

El colapso del alto el fuego de 30 años negociado por la ONU en el Sáhara Occidental y la escalada que le siguió se produjo como resultado del fracaso de las Naciones Unidas para implementar el referéndum, lo que marcó el comienzo de un estancamiento político de tres décadas de la situación sobre el terreno. Esto significa que tanto la organización como la UE deberían trabajar activamente para resolver el conflicto de larga data. La inacción diplomática se ha visto agravada por la ausencia de un enviado personal de la ONU; Han pasado más de dos años desde que el último enviado, Horst Köhler, dimitió en mayo de 2019. Es urgente nombrar un nuevo enviado para promover una solución política duradera y mutuamente aceptable que permita la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental. Amnistía Internacional (AI) ha instado al Consejo de Seguridad de la ONU a fortalecer la MINURSO, la misión de paz de la ONU, para llevar a cabo el referéndum en el Sáhara Occidental. AI solicitó a la ONU agregar un componente para que la Minursi pueda vigilar la situación de los derechos humanos a su próximo mandato debido a la falta de organizaciones independientes y periodistas para monitorear loas violaciones de derechos humanos en el territorio, ya que las autoridades marroquíes les niegan el acceso.

Amnistía Internacional también solicita lo mismo para los campos de refugiados saharauis en Argelia para una mayor vigilancia de los derechos humanos. Si bien las autoridades marroquíes han negado el acceso a grupos independientes de derechos humanos, el Frente Polisario les ha permitido monitorear la situación de los DD.HH en los campamentos y parece no haber planteado ningún obstáculo a las visitas de Human Rights Watch (HRW), como se indica en el informe de HRW de 2014 de Misión de investigación de una semana a los campos a finales de 2013. Además, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) tiene una oficina en los campos saharauis para salvaguardar los derechos de los refugiados saharauis.

En marzo de 2021, Human Rights Watch y Amnistía Internacional sacaron a la luz la intensa vigilancia policial frente a la casa de la activista saharaui por los derechos humanos y a favor de la independencia, Sultana Jaya, desde el 19 de noviembre de 2020. Jaya y varios miembros de su familia están en arresto domiciliario desde hace seis meses. Con videos documentados, las dos organizaciones de derechos humanos expusieron los abusos a los que ella y su familia fueron sometidas por las fuerzas de seguridad marroquíes. Del mismo modo, las fuerzas de la RASD bajo el mando del Polisario también han arrestado a activistas y críticos y los acusaron de traición. Sin duda, el problema del Sáhara Occidental no es solo una lucha de liberación nacional, sino también una preocupación de la comunidad internacional.

A pesar de sus recientes avances diplomáticos, Marruecos hasta ahora no ha logrado avanzar de manera decisiva en el expediente del Sáhara Occidental a su favor. El Sáhara Occidental sigue siendo la última colonia de África que requiere descolonización. La solución del conflicto debería estar bajo los auspicios de las Naciones Unidas. Protegería a la región del norte de África de nuevos disturbios y desestabilización y ayudaría a proteger la frontera sur de Europa. De hecho, cualquier violación del derecho internacional en el Sáhara Occidental tendría consecuencias drásticas a nivel mundial.

Nota: Por Houda Chograni es una escritora y activista tunecina. Este artículo fue publicado por primera vez en Centro Árabe de Washington DC el pasado 22 de junio, y fue traducido hoy por ECSAHARAUI.

Origen: ´Arab Center Washington DC´: «El Sáhara Occidental está ocupado por Marruecos y requiere una descolonización auspiciada por la ONU. Las consecuencias de su violación serán drásticas a nivel mundial..