Carta sobre la causa saharaui a un catedrático de Historia Contemporánea, por Luis Portillo Pasqual del Riquelme  | Tradicion Viva

Carta sobre la causa saharaui a un catedrático de Historia Contemporánea, por Luis Portillo Pasqual del Riquelme  | Tradicion Viva
Tanta memoria histórica … y nadie se acuerda del Sáhara
Hola, creo que ha llegado el momento de publicar esta carta mía.
Es una pequeña muestra del «compromiso» de algunos intelectuales de la España de hoy. Y, por supuesto, de muchos políticos: Ni oyen ni escuchan la voz de los pueblos oprimidos; en este caso, del pueblo saharaui, con el que nuestros gobernantes y España tiene una inmensa deuda pendiente.
Se trata de la Historia Contemporánea de España, la cátedra que detenta el interpelado, al cual dirigí las líneas que siguen con la mejor intención y asumiendo el riesgo del descrédito y la carcajada inmisericorde.
Muy escueta su respuesta… Demasiado escueta, lo suficiente como para no comprometerse en nada de lo por mí propuesto. Es solo un botón de muestra, de muestra de lo que son «oídos sordos». Ellos, que -en mi opinión- disponen de medios, formación, instituciones y relaciones idóneas para influir en la suerte del pueblo saharaui.
Entre los días 25 y 28 del presente mes de junio se ha celebrado en Madrid un Congreso Internacional de Memoria Histórica, con la asistencia (leí en la prensa) de 1.500 participantes. El Sáhara Occidental y el pueblo saharaui son Memoria Histórica e Historia Contemporánea y de España(nuestra provincia 53, nuestra entrega de ese pueblo al invasor marroquí, su peor enemigo; el último Consejo de Ministros del general Franco, en el que sufrió un infarto cuando se le informó de la Marcha Verde, el Gobierno del infausto Carlos Arias Navarro, todo el teatro de los Acuerdos Tripartitos…, la visita de Juan Carlos a El Aaiún y de Felipe González a los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf; la brutal y sistemática represión de los y las patriotas saharauis,..).
Todos tan ocupados con el cadáver de El Generalísimo, ahora que él solo se murió y que tantos y cuantas nos hemos reconvertido en demócratas de toda la vida (a Pérez-Reverte «no le salen las cuentas»…). Mucho vociferar por los derechos humanos (de los animales), pero ninguna voluntad de ocuparse de los vivos traicionados y aherrojados a la persecución, torturas y cárceles con penas de cadena perpetua por reivindicar lo que es suyo y les han robado. ¡Ojalá sirvan de algo estas líneas! ‘Partido hasta mancharse’.
(…)

Leer texto carta en: Carta sobre la causa saharaui a un catedrático de Historia Contemporánea | Tradicion Viva