Chistopher Ross: el presidente #JoeBiden debe cancelar la peligrosa e inconcebible resolución de Trump hacia el #SáharaOccidental

Chistopher Ross: el presidente #JoeBiden debe cancelar la peligrosa e inconcebible resolución de Trump hacia el #SáharaOccidental

El ex enviado de EE. UU. para el Sáhara Occidental #ChristopherRoss destaca en su propia cuenta de Facebook que el presidente #JoeBiden debe cancelar la peligrosa e inconcebible resolución de Trump hacia el #SáharaOccidental, por sus consecuencias terribles para el proceso de negociación, la situación de seguridad en la región y la política estadounidense.

Creo que la Administración Biden debería volver a nuestra anterior posición de apoyo al proceso de negociación que ha establecido el Consejo de Seguridad sin prejuzgar sus resultados, como busca hacer la decisión de Trump.

Christopher Ross

 On April 14, Elliott Abrams, John Bolton, and I addressed the following question in a program at the NYC Bar Association: “Should President Biden Endorse Former President Trump’s Decision to Recognize Morocco’s Sovereignty over Western Sahara?”

Abrams defended the decision, while Bolton and I called for it to be rescinded. Bolton did so because of his belief that a referendum to determine the territory’s future remains possible and should be held. I did so because of the harm that the decision will cause. My remarks follow.

Trump’s decision was gratuitous, ill-considered, and dangerous. To date, no other major country – not even France – has followed suit, and for good reason.The decision was gratuitous because the implied transaction involving Morocco’s relations with Israel was unnecessary. Moroccan-Israeli relations are longstanding and close, even though they’ve been mostly out of the public eye. There was no need to jolly them along.

The decision was ill-considered and dangerous because little or no thought was given to its consequences on three fronts — the negotiating process, the region, and U.S. policy.

As regards the process of direct negotiations between Morocco and the Polisario Front established in 2007 to determine the future status of Western Sahara, Trump’s decision, unless rescinded, will serve to further harden the positions of the parties. In rendering the negotiations more intractable, it will prolong the hardships that Western Saharans are suffering in the refugee camps in southwestern Algeria, contrary to Jared Kushner’s claim that it will improve the lives of what he called “the Polisario people (sic).”

As regards the region, rendering the negotiations more difficult will delay even further any progress toward regional coordination on counter-terrorism and other security issues and regional integration in economic and commercial matters. Coordination and integration are essential for the security, stability, and well-being of the states of North Africa and the Sahel and, by extension, of Europe.

As regards U.S policy, Trump’s decision flies in the face of a long tradition of U.S. support for the principles of the non-acquisition of territory by force and the right of peoples to determine their own future. These have sometimes been honored in the breach when vital U.S. interests have been at stake, but this is certainly not the case with regard to Western Sahara.Trump’s decision also upsets the delicate balance of our posture in the region by abandoning the policy of relative neutrality and disengagement that has served us well for decades with regard to Western Sahara. In so doing, it has introduced a needless irritant in our relations with the Polisario Front’s main supporter, Algeria, a country with which we have important economic, commercial, and security ties.

For all of these reasons, I believe that the Biden Administration should return to our previous position of support for the negotiating process that the Security Council has established without prejudging its results, as Trump’s decision seeks to do.

El 14 de abril, Elliott Abrams, John Bolton y yo abordamos la siguiente pregunta en un programa en el Colegio de Abogados de la Ciudad de Nueva York: "¿Debería el presidente Biden respaldar la decisión del ex presidente Trump de reconocer la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental?" 

Abrams defendió la decisión, mientras que Bolton y yo pedimos que se anulara. Bolton lo hizo porque creía que era posible y debería celebrarse un referéndum para determinar el futuro del territorio. Lo hice por el daño que causará la decisión. A continuación, mis comentarios.

La decisión de Trump fue gratuita, mal considerada y peligrosa. Hasta la fecha, ningún otro país importante, ni siquiera Francia, ha seguido su ejemplo, y por una buena razón.

La decisión fue gratuita porque la transacción implícita que involucraba las relaciones de Marruecos con Israel era innecesaria. Las relaciones marroquíes-israelíes son duraderas y estrechas, a pesar de que en su mayoría han estado fuera de la vista del público. No había necesidad de hacerlas públicas.

La decisión fue mal considerada y peligrosa porque se pensó poco o nada en sus consecuencias en tres frentes: el proceso de negociación, la región y la política estadounidense.

En cuanto al proceso de negociaciones directas entre Marruecos y el Frente Polisario establecido en 2007 para determinar el futuro estatus del Sáhara Occidental, la decisión de Trump, a menos que sea revocada, servirá para endurecer aún más las posiciones de las partes. Al hacer las negociaciones más intratables, prolongará las penurias que los saharauis están sufriendo en los campos de refugiados en el suroeste de Argelia, contrariamente a la afirmación de Jared Kushner de que mejorará las vidas de lo que él llamó "el pueblo del Polisario".

En cuanto a la región, dificultar las negociaciones retrasará aún más cualquier avance hacia la coordinación regional en materia de lucha contra el terrorismo y otros temas de seguridad e integración regional en materia económica y comercial. La coordinación y la integración son esenciales para la seguridad, la estabilidad y el bienestar de los estados del norte de África y del Sahel y, por extensión, de Europa. 

En lo que respecta a la política estadounidense, la decisión de Trump contraviene una larga tradición de apoyo estadounidense a los principios de no adquisición de territorio por la fuerza y ​​el derecho de los pueblos a determinar su propio futuro. Estos a veces han sido honrados en la brecha cuando los intereses vitales de Estados Unidos han estado en juego, pero ciertamente este no es el caso con respecto al Sáhara Occidental. 

La decisión de Trump también altera el delicado equilibrio de nuestra postura en la región al abandonar la política de relativa neutralidad y desvinculación que nos ha servido bien durante décadas con respecto al Sáhara Occidental. Al hacerlo, ha introducido un irritante innecesario en nuestras relaciones con el principal partidario del Frente Polisario, Argelia, un país con el que tenemos importantes vínculos económicos, comerciales y de seguridad. 

Por todos estos motivos, creo que la Administración Biden debería volver a nuestra anterior posición de apoyo al proceso de negociación que ha establecido el Consejo de Seguridad sin prejuzgar sus resultados, como busca hacer la decisión de Trump.