Comunicado oficial del Ministerio de Exteriores de la RASD: Marruecos está obligado a admitir que la cuestión del Sáhara Occidental es una cuestión africana

Comunicado oficial del Ministerio de Exteriores de la RASD: Marruecos está obligado a admitir que la cuestión del Sáhara Occidental es una cuestión africana
 
Birlehlu (Sáhara Occidental), 08 Diciembre de 2020. – (ECSAHARAUI) 
 
 
República Árabe Saharaui Democrática
Ministerio de Relaciones Exteriores
 
Declaración del Sr. Mohamed Salem Uld Salek
 
Ministro de Relaciones Exteriores.
 
«Ayer, algunos medios de comunicación se hicieron eco de las declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos en las que afirmó que su país «está comprometido con el alto el fuego y el Proceso Político en el Sáhara Occidental, y que responderá con contundencia cualquier amenaza a su seguridad en el marco del derecho a la legítima defensa y que sigue adhiriendo a la paz».
 
Estas declaraciones (…) confirman que el Reino de Marruecos sigue por el camino de las falacias y la falsificación de los hechos, y las últimas alegaciones de su Ministro de Asuntos Exteriores son la prueba más clara de ello.
 
En primer lugar, cuando el Ministro del Estado de Ocupación afirma que Marruecos se adhiere al alto el fuego, él mismo se está contradiciendo porque fue él quien anunció la operación de las fuerzas invasoras de su país de llevar a cabo una operación militar en la zona de El Guerguerat como parte de un ataque contra los manifestantes pacíficos saharauis violando así el acuerdo del alto el fuego y el acuerdo militar N°1 y de esta manera, suma una nueva violación en el territorio que ocupa.
 
En segundo lugar, cuando afirma que Marruecos se adhiere al Proceso Político, el mundo entero, sus naciones, sus organizaciones internacionales y regionales, se han manifestado contra la posición marroquí de eludir sus obligaciones suscritas con la parte saharaui en el marco del Plan de Arreglo de 1991.
 
Marruecos firmó con el Frente Polisario el acuerdo del referéndum sobre la autodeterminación y declaró decenas de veces acatar sus resultados, y su difunto rey (Hassan II) confirmó que sería el primero en abrir una embajada en el Sáhara Occidental si el referéndum da como resultado la opción de la independencia, y hoy niega todas sus obligaciones firmadas bajo la supervisión de las organizaciones de Naciones Unidas y la Unión Africana.
 
El Reino de Marruecos, con su continua ocupación desde 1975 contra el pueblo saharaui y su transgresión de sus fronteras, ha creado una inestabilidad integral y permanente en toda la región, lo que ha profundizado su ahogamiento de las drogas y su implicación en practicar el terrorismo de Estado contra el pueblo saharaui y la coordinación abierta con grupos terroristas en la región del Sahel.
 
El diplomático marroquí debe aferrarse a su mente porque no se apegó al alto el fuego que abandonó desde el pasado 13 de noviembre, que ha pasado a ser cosa del pasado como consecuencia inevitable de la política de agresión marroquí, traición, incumplimiento de pactos y pisoteo de la justicia, las obligaciones y la legitimidad internacional.
 
Marruecos llora hoy por el alto el fuego porque sabe muy bien que nunca podrá lograr una victoria completa y definitiva sobre el pueblo saharaui a pesar de la gran diferencia a su favor en número y equipamiento por una razón, que es que hay otra gran diferencia en la fuerza de voluntad y determinación en la justicia de la causa. En beneficio del pueblo saharaui, que tiene derecho a defender su tierra y su dignidad.
 
Marruecos no existe en un estado de legítima defensa, sino que realiza una agresión flagrante y practica una ocupación ilegal y brutal. De no ser así, la cuestión saharaui no habría estado a la cabeza de la lista de países que están sujetos al proceso de descolonización, y la comunidad internacional no reconoce la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental.
 
La mayor respuesta y la prueba más veraz es la posición histórica adoptada por la XIV Cumbre Extraordinaria de la Unión Africana que aprobó una resolución clara llamando a los dos estados miembros de la Unión Africana a encontrar una solución que permita al pueblo saharaui tener su derecho a la autodeterminación de acuerdo con las regulaciones de la UA y la ONU de acuerdo con los principios de los objetivos del Acta Constitutiva de la Unión Africana que fueron encomendados por el Consejo de Paz y Seguridad y el Consejo Tripartito de presentar informes al respecto a la próxima cumbre de la Unión que se celebrará a principios de febrero.
 
Así, Marruecos se ve obligado a admitir que la cuestión del Sáhara Occidental es una cuestión africana, y que ni las maniobras, ni la brujería o el soborno pueden excluir a la organización africana de participar en la búsqueda de una solución justa y definitiva en la cuestión de un Estado miembro contra otro Estado miembro.
 

Origen: Comunicado oficial del Ministerio de Exteriores de la RASD.