Con y sin vacaciones en paz | El Adelantado de Segovia

Con y sin vacaciones en paz | El Adelantado de Segovia

Francisco Gozalo Viejo y Aurelio Quintanilla Fisac

Como cada año, y van ya 33 desde el inicio de la campaña Vacaciones en Paz, acaban de llegar 11 menores saharauis que serán acogidos por familias segovianas en diferentes localidades de la provincia.

Las gestiones llevadas a cabo por la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui han llegado a buen puerto, a pesar de que las tensiones de los últimos meses entre Marruecos, España y el Frente Polisario hacían difícil un final feliz.

Este programa nació incompleto desde sus inicios porque quienes tenían posibilidad de escapar un par de meses de los ardores y la precariedad de la vida en el desierto, eran niñas y niños de familias refugiadas en los campamentos de Tindouf, que hoy disfrutan con Vacaciones en Paz. Sus familias fueron expulsadas de su tierra en 1976 por Marruecos, a sangre y fuego, cuando España, la potencia colonial, les había abandonado a su suerte negándoles el derecho a la autodeterminación y a convertirse en país independiente, como todos los pueblos africanos que sufrieron la colonización europea.

La Argelia internacionalista de Boumedian cedió a los huidos de la ocupación marroquí una zona cercana a la localidad argelina de Tindouf para que plantaran sus tiendas de campaña como algo provisional, hasta que recuperaran su país.

Pero no todos los saharauis huyeron del territorio abordando un periplo de 1.000 kilómetros a pie para atravesar la frontera con Argelia. Muchas familias se quedaron en el Sáhara Occidental ocupado pensando, quizás, que la presencia militar marroquí no iba a ser eterna.

Esta fractura en dos entre los saharauis del interior y los de Tindouf ha condicionado, con seguridad, el devenir de este pueblo. La salvaje e ilegal ocupación del Sáhara Occidental emprendida por Hassan II y mantenida por su hijo (hoy bendecida por Sánchez) ha convertido esta zona en algo peor que una cárcel. Son, pues, estos menores de El Aiún, Dajla, Smara… quienes, sometidos a una continua violación de sus derechos, no han podido disfrutar de estas estancias de acogida por parte de las distintas asociaciones europeas de ayuda al pueblo saharaui. Estas niñas y niños se quedan sin Vacaciones en Paz.

No ponemos en duda el beneficio de estas estancias.  (…)

(…)
——
(*) Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Segovia.

SEGUIR LEYENDO en: Con y sin vacaciones en paz | El Adelantado de Segovia