Desmontando la Solución de la Autonomía del Sáhara Occidental. Por Mah Iahdih Nan | werken rojo

Desmontando la Solución de la Autonomía del Sáhara Occidental. Por Mah Iahdih Nan | werken rojo

Desmontando la Solución de la Autonomía del Sáhara Occidental

Por Mah Iahdih Nan

A principios de los ochenta cuando la guerrilla del POLISARIO infligía al Ejercito Marroquí sonadas derrotas una tras otra, en una de ellas el régimen Alawita perdió un regimiento de más de 3.000 hombre y 5 aviones en 24 horas.

El tramposo Hassan II, se descolgó momentáneamente de sus pretensiones expansionistas en la cumbre de la OUA en NAIROBI y acepto la celebración de un Referéndum de autodeterminación del pueblo Saharaui, era solo una escaramuza diplomática para conseguir una tregua, que se olvido de ella, en cuanto los reyes feudales del Golfo y Sadam Hossein le extendieron varios cheques en blanco, acompañados de asesores Judíos y armamentos americanos y franceses.

El resultado de toda esta combinación fue la construcción del Muro militar más largo del planeta, que le dio al Régimen un respiro temporal, hasta que los guerrilleros Saharauis, a mediados de los ochenta descifraron el código de penetración y convirtieron la gran obra Arabe-Judía-Francesa-Americana, en una cementerio de soldados Marroquíes. Fue entonces cuando el taimado y marrullero Hassan II, tejió el gran engaño a las Naciones Unidas y al pueblo Saharaui, aceptando el Plan de arreglo del conflicto Saharaui, consistente en la celebración de un Referéndum de autodeterminación del pueblo Saharaui.

A finales de los noventa del siglo pasado cuando el régimen Marroquí, decidió quitarse la careta de la trampa que había tendido a las Naciones Unidas y al pueblo Saharaui aceptando la celebración del Referéndum, renegando de todos los compromisos adquiridos y firmados con la comunidad internacional. Recibió la inestimable ayuda y asesoramiento de consejeros Españoles vinculados al Partido Socialista Obrero Español (el otrora partido comprometido con la justicia y la legalidad en el Sahara Occidental). Se crearon grupos de trabajo conjuntos que engendraron la idea de ofrecer a los Saharauis una amplia Autonomía del Sahara en el seno de Marruecos, algo similar a las autonomías de Cataluña y País Vasco.

De aquí nace el mantra cansino y reiterativo de la solución de la Autonomía, propagado y esparcida hasta la saciedad, los últimos 20 años por el Majzen. Los grandes éxitos, del engendro llamado Autonomía son; el CORCAS (un nido de oportunistas, aprovechados, vende patrias y mercenarios) y la llamada televisión de Aaiun, un canal de propaganda de la ocupación que practica el Majzen en el Sahara.

Los impulsores de la idea, pretendían por un lado rescatar la monarquía Feudal después de haber renegado de sus compromisos con los entes internacionales y de haberse saltado las normas y la legalidad internacional. Y por otro lado aspiraban a camelar a los Saharauis con una propuesta fuera de lugar, de tiempo, de marco, de circunstancias y hasta de escenario.

No hace Falta reiterar que El conflicto del Sahara Occidental, es un caso de manual de descolonización inconclusa, y según la legalidad internacional y las cartas de Naciones Unidas, los procesos coloniales se solucionan a través de consultas de autodeterminación y en ningún caso figura la Autonomía como opción de desenlace de un proceso de descolonización, y tampoco se ha probado en ningún territorio colonial.

La Ley internacional referida a los territorios coloniales, es clara en este sentido: “cualquier subyugación, dominación o explotación extranjera se considera una vulneración de los derechos fundamentales de los pueblos”, una autonomía de una región o país dentro de otro no respetaría este apartado de la ley de descolonización de los países y pueblos coloniales. La autonomía, aunque sea la más amplia posible siempre significará la persistencia y consolidación de la dominación y explotación de un territorio y de sus gentes por parte de un país extranjero.

(…)

Lee noticia completa en: Desmontando la Solución de la Autonomía del Sáhara Occidental. Por Mah Iahdih Nan | werken rojo