Después de los Emiratos Árabes Unidos, ¿quién es el próximo en establecer lazos con Israel?, Jared Kushner se pronuncia.

Después de los Emiratos Árabes Unidos, ¿quién es el próximo en establecer lazos con Israel?, Jared Kushner se pronuncia.

Las noticias más relevantes y la última hora sobre el Sáhara Occidental y el mundo.


Existe una buena posibilidad de que otro país siga el ejemplo de los Emiratos Árabes Unidos en los próximos días, según señaló el yerno y asesor principal de Donald Trump, Jared Kushner.

Madrid, 15 Agosto de 2020. -(ECSAHARAUI)
Por Lehbib Abdelhay/ECS

Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) llegaron ayer a un acuerdo para establecer oficialmente las relaciones bilaterales. Con esta decisión, los Emiratos Árabes Unidos se convierte así en la tercera nación árabe que ha normalizado las relaciones diplomáticas con Israel después de Egipto y Jordania.

La Autoridad Palestina criticó el acuerdo y lo calificó de «traición a Al Quds, Al-Aqsa y a la causa palestina en general». Un portavoz de Hamas dijo que los Emiratos Árabes Unidos habían «apuñalado» a los palestinos por la espalda.

En declaraciones a los periodistas poco después de que se anunciara el acuerdo, Jared Kushner, asesor principal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo: «Hay una buena posibilidad de que otro país pueda llegar a un acuerdo con Israel en los próximos días».

¿Qué país podría ser?

Bahréin

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Bahrein describió el acuerdo como «un buen paso y gran avance para mejorar las oportunidades de lograr la paz en el Medio Oriente».

«El Reino de Bahrein desea felicitar a los Emiratos Árabes Unidos junto con Estados Unidos e Israel tras alcanzar un acuerdo que detiene la anexión de territorios palestinos», dijo en un comunicado el ministerio de Exteriores de Bahréin.

De todos los países árabes, Bahrein parece ser el país que tiene más probabilidades de unirse a los Emiratos Árabes Unidos como el próximo Estado Árabe en normalizar las relaciones bilaterales con Israel.

Bahréin ha levantado la prohibición de viajar a Israel y ha enviado delegación al Estado judio. Por su parte, la delegación de Bahrein por la tolerancia religiosa y la coexistencia pacífica, hace una semana, puso fin a la prohibición de productos israelíes importados.

Hace tres años, se dijo que el rey de Bahrein, Hamad bin Isa al Khalifa, informó a Israel que estaba interesado en normalizar las relaciones, según un canal de televisión israelí.

En una declaración pública poco común para un funcionario árabe, el ministro de Relaciones Exteriores de Bahrein, Khalid bin Ahmed al Khalifa, defendió los ataques aéreos de Israel contra objetivos iraníes en Siria en mayo de 2018.

En una entrevista de 2019 con el Canal 13 de Israel, la primera de un funcionario de Bahrein, al Khalifa dijo que “Israel es parte de esta herencia de toda esta región, históricamente. Entonces, el pueblo judío tiene un lugar entre nosotros». La entrevista estuvo ausente de cualquier crítica a las políticas israelíes hacia los palestinos y se centró principalmente en denunciar a Irán.

Un video filtrado de un panel de discusión en la Conferencia de Varsovia el año pasado también reveló que Al Khalifa argumentó que enfrentar la “amenaza iraní” era más importante que el tema Israel-Palestina.

En abril de 2019, empresarios israelíes se participaron en el Congreso Global de Emprendimiento organizado en Manama. Un mes después, en mayo, las autoridades de Bahrein cancelaron una Conferencia de transmisión en vivo que planeaba discutir los peligros de la normalización de los estados del Golfo con Israel.

Luego, en 2020, vino el Acuerdo del Siglo organizado por Manama entre el 25 y el 26 de junio, que puso en marcha el componente económico de la Iniciativa de Paz en Oriente Medio promovida por Kushner, que algunos observadores afirmaron que fue la piedra angular hacia una normalización más profunda con Israel.

Marruecos

Marruecos e Israel tienen una » relación especial data desde casi 60 años» que tiene sus raíces en lazos geopolíticos y culturales, ya que al país del norte de África le gusta presentarse, aunque nunca lo hizo, como un mediador entre Oriente y Occidente, israelíes y palestinos.

Al igual que el difunto rey Hassan II, su hijo Mohamed VI también ha mantenido un enfoque pragmático y relaciones diplomáticas no declaradas con Israel. Los lazos de seguridad informales, especialmente entre sus servicios de inteligencia, se remontan a seis décadas.

Marruecos ha dado la bienvenida extraoficialmente a los inversores y turistas israelíes. 50.000 israelíes visitaron Marruecos en 2017 y unos 3.000 judíos viven actualmente en el país, la comunidad más grande del mundo árabe.

Recientemente, debido al creciente empuje del sentimiento anti-iraní en ambos lados, los países han buscado estrechar sus lazos. Marruecos rompió los lazos con Irán en mayo de 2018 en protesta por la interferencia iraní en «sus asuntos internos», unos días antes de que Trump se retirara del acuerdo nuclear con Irán.

Marruecos participó en la Conferencia de Varsovia de 2019, y la cumbre de este año se celebró en Marrakech y asistió Israel.

En febrero, el Canal 13 de Israel informó que Israel había presionado a Estados Unidos para que reconociera la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental a cambio de que Rabat tomara las medidas necesarias para normalizar oficialmente los lazos con Israel.

Netanyahu había intentado impulsar el acuerdo varias veces durante el año pasado después de iniciar conversaciones con funcionarios marroquíes y estadounidenses tras su discurso en la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2018.

Después de su discurso, la prensa estadounidense afirmó que Netanyahu se reunió en secreto con el ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, para discutir la normalización de los lazos, organizar una visita a Marruecos para el primer ministro israelí y contrarrestar la influencia iraní en la región.

El gobierno marroquí negó formalmente las afirmaciones y tanto Estados Unidos como Israel se negaron a comentar.

Después de que el «Acuerdo del Siglo» fuera anunciado oficialmente en enero, Marruecos difundió una declaración en la que decía que «apreciaba» el plan de paz de la administración Trump, que fue rechazado por los palestinos y la ONU.

Los vínculos económicos también han ido creciendo de manera constante. Según la Oficina Central de Estadísticas de Israel, el comercio con Marruecos entre 2014 y 2017 está valorado en 149 millones de dólares. Los informes también alegan que Israel ha estado vendiendo armas a países del Medio Oriente y Marruecos durante años. Más recientemente, en enero, Marruecos recibió tres drones israelíes como parte de un acuerdo de compra de armas de 48 millones de dólares.

Omán

Omán por su parte ha apoyado la decisión de los Emiratos Árabes Unidos, calificándola de «histórica» y dijo que esperaba que el acuerdo contribuyera a una paz integral, justa y sostenible en la región.

El Sultanato ha establecido durante mucho tiempo una política exterior independiente en comparación con sus otras contrapartes del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), y su relación con Israel destaca ese enfoque. En 1994, el primer ministro israelí Yitzhak Rabin voló a Mascate para reunirse con el ahora fallecido sultán Qaboos bin Said, que fue la primera reunión oficial entre un primer ministro israelí y un jefe de estado del Golfo.

Inmediatamente después de los Acuerdos de Oslo, Omán quería aprovechar la oportunidad de establecer formalmente los lazos con Israel. En 1996, Omán e Israel concluyeron el primer acuerdo bilateral entre Israel y un país del CCG, que permitió a los dos países abrir oficinas de representación comercial. En 2000, Mascate los cerró tras el estallido de la segunda intifada palestina.

Más recientemente, el 26 de octubre de 2018, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, realizó una visita sorpresa a Mascate y fue recibido por Qaboos. Una declaración conjunta emitida por ambos países sugirió que el objetivo de la visita implicaba el logro de «la paz y la estabilidad en el Medio Oriente».

Un día después, el ministro de Relaciones Exteriores de Omán, Yusuf bin Alawi, pidió al CCG que reconociera a Israel. En febrero de 2019, Netanyahu se reunió con el ministro de exteriores de Omán, Yousuf bin Alawi bin Abdullah, en la Cumbre de Varsovia.

Luego, en el Foro Económico Mundial en Jordania en abril, Yousuf bin Alawi bin Abdullah generó controversia diciendo que «nosotros los árabes debemos ser capaces de indagar este tema y tratar de aliviar esos temores que Israel tiene a través de iniciativas y acuerdos reales».

Unos meses después, Israel declaró que abriría una misión diplomática en Omán. Yossi Cohen, jefe del Mossad de Israel, reveló que «todavía no tenemos con [Omán] tratados de paz oficiales, pero ya hay intereses comunes, una amplia cooperación y canales de comunicación abiertos».

Mascate considera que algunos de esos intereses estratégicos son cruciales para diversificar su economía lejos de la dependencia de los hidrocarburos, e Israel es visto como un socio atractivo cuando se trata de innovar su sector agrícola, ofreciendo apoyo a las empresas emergentes, sin mencionar las armas y las tecnologías de vigilancia.

Con el lanzamiento del «Acuerdo del Siglo» por parte de la administración Trump en enero, los embajadores de Omán, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos estuvieron presentes, lo que le otorgó cierto grado de legitimidad árabe.

Arabia Saudita

Hasta ahora, Riad ha guardado silencio después de la firma del acuerdo entre Israel y EAU, un factor que podría poner a los Emiratos Árabes Unidos por delante de su poderoso vecino y aliado, especialmente en las relaciones con Washington.

El acuerdo podría presionar a Arabia Saudita para que siga su ejemplo, a riesgo de inflamar el sentimiento público y romper con el historial de la monarquía de promover la causa palestina.

Los funcionarios de la administración Trump dijeron que eran cautelosamente optimistas de que Arabia Saudita estaría dispuesta a seguir eventualmente la decisión de los EAU. La ascensión al trono del príncipe Mohamed bin Salman, que se espera más temprano que tarde, podría acelerar el deshielo de las relaciones con Israel.

La primera señal clara de acercamiento se produjo en 2018 en una entrevista con The Atlantic, cuando el príncipe heredero dijo que los israelíes tienen derecho a vivir en paz en su propia tierra, un cambio radical de la política de Arabia Saudita. El brusco cambio en la política saudí hacia Israel se puso de relieve cuando el periódico saudí Arab News publicó recientemente una entrevista al jeque Mohamed bin Abdul Karim al Issa, secretario general de la Liga Mundial Musulmana con sede en La Meca.

Citando el Corán y el Hadith (relato del profeta Mohamed), al Issa dijo: «Está permitido entablar relaciones comerciales y amistosas normales con miembros de otras religiones, incluidos los judíos, como era el caso en la época del profeta Mahoma».

Hablando de una alianza con el estado judío, el jeque la justificó citando la Carta de Medina.

Libia

Numerosos informes han revelado que Khalifa Haftar goza del apoyo israelí contra el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) reconocido por la ONU. En un artículo de opinión publicado recientemente por Middle East Eye, el periodista israelí Yossi Melman dijo que miembros del Mossad se reunieron con Haftar en El Cairo varias veces entre 2017 y 2019.

Según Melman, el Mossad impartió formación a los oficiales superiores del Ejército Nacional Libio (LNA). Por su parte, Jerusalem Post también informó que los oficiales israelíes estaban en áreas controladas por el LNA entre agosto y septiembre de 2019 para entrenar a las milicias de Haftar, y agregó que los Emiratos Árabes Unidos suministraron a las fuerzas de Haftar sistemas de defensa de misiles israelíes.

En una entrevista con un diario israelí en junio, Abdul Salam al Badri, viceprimer ministro del gobierno con sede en el este de Libia, se dirigió a Netanyahu y dijo que “nunca han sido ni serán enemigos de Tel Aviv”.

Origen: Después de los Emiratos Árabes Unidos, ¿quién es el próximo en establecer lazos con Israel?, Jared Kushner se pronuncia.