Detalles del fallecimiento del joven saharaui: MOHAMED LAMIN ULD HAIDALA

Nos informa @IzikYO Juanjo Miera
Fuente: Salka Embarek

Mohamed Lamin Haidala había sufrido el hostigamiento de la policía marroquí varias veces a pesar de su juventud. Había sido encarcelado y torturado hasta el punto de que le cortaron las venas de la mano, lo que le produjo una parálisis parcial.

Una noche le arrojaron a la Avda. Bucraa, después de que perdiera la conciencia tras haber sido torturado por la policía (denominada Keruatia), que amenazó a su familia con expulsarlos y matarlos. Cuando recobró la conciencia, se halló tirado en la calle y comprobó que le habían inyectado una sustancia extraña que le mantuvo desorientado muchos días.
unnamed_57_0

El viernes 30 de enero de 2015, alrededor de las 22 horas, su tía materna salía de la casa cuando fue acosada por un colono marroquí. Esto motivó que Mohamed Lamin interviniera para defender el honor de su tía. La discusión que se formó terminó con la intervención del padre del agresor y de sus hijos, todos contra el joven Mohamed Lamin. Le golpearon en la cabeza y le apuñalaron en el cuello con unas tijeras. Quedó sangrando en el suelo hasta que llegó la policía de ocupación (Keruatia), cuyos agentes encadenaron al herido y comenzaron su investigación en el lugar del crimen, dejando a Mohamed Lamin desangrándose durante una hora. Este mismo cuerpo policial “Keruatia” es el que ha amenazado a su familia.

Pasado todo ese tiempo, llegó la ambulancia que debía trasladarle al hospital, pero el joven Uld Haidala se negó sabiendo lo que les ocurre a los saharauis en el hospital del Aaiun. Sin embargo, la policía le obligó a subir, ocurriendo más tarde lo que se preveía.

Una vez en el hospital no fue diagnosticado adecuadamente, sino que procedieron a coserle sin más. Esa negligencia médica, motivada por su desprecio al herido por su condición de saharaui, fue la que motivó su muerte más tarde.

En ese estado de suma gravedad le llevaron luego a la comisaría de la policía judicial donde lo arrojaron al interior de una sala de tortura. Durante esa noche fue llevado tres veces al hospital.

De los cinco asesinos, sólo dos pasaron por la comisaría y fueron liberados a las tres de la madrugada. El padre de éstos ejerce gran influencia en la policía ya que se trata de un conocido empresario marroquí, por lo que el informe policial es un cúmulo de falsedades entre las que se cita que la víctima, mencionada expresamente como “saharaui”, portaba un machete.

Esta información fue conocida tres días después de lo ocurrido, avisando a su familia cuando ya el joven Mohamed Lamin se encontraba moribundo. En estas condiciones lo trasladan de nuevo al hospital que decide enviarlo al hospital de Agadir, donde se le quitó importancia a su estado de salud. Su familia decidió entonces llevarlo a un hospital privado pero no llegaron a tiempo a salvar su vida.

El mártir MOHAMED LAMIN ULD HAIDALA, nació en la ciudad ocupada del Aaiun, en el 1994. Era hijo de Abdellah y de Tekber Haddi. La población saharaui se pregunta en qué país del mundo se encadena a una persona que se está muriendo y luego la encarcela para liberar al asesino con total impunidad. Cómo se puede abandonar en una celda a un inocente que está muriendo sin que se haga nada por salvar su vida.

Lunes, 9 de febrero de 2015, en el Aaiún ocupado. Sáhara Occidental