“EE.UU trata de satisfacer a los dos beligerantes, pero en realidad no satisface en absoluto al pueblo saharaui”

“EE.UU trata de satisfacer a los dos beligerantes, pero en realidad no satisface en absoluto al pueblo saharaui”

 

Análisis / Supuesta soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental y el Proceso de Paz de la ONU.

Por Arezki Ighmat; analista político argelino residente en Estados Unidos. | ECS

Washington (ECS). – El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, sí ha reafirmado que la posición de la administración Biden sería la misma que adoptó su antecesor, Donald Trump, el 10 de diciembre de 2020, es decir, que Estados Unidos sigue reconociendo la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, condición que Marruecos había puesto para establecer relaciones oficiales con Israel. El 2 de julio, Price ha confirmado, de efecto, que Biden mantiene esta decisión: «Sin cambios», (el reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental seguirá siendo el del presidente Biden). Price dirá, sin embargo, que está a favor de un proceso supervisado por la ONU destinado a detener las hostilidades entre los dos beligerantes».

Estas palabras son contradictorias por decir lo menos porque: ¿cómo reconocer tanto que el Sáhara Occidental es una parte integral de Marruecos y al mismo tiempo pedir que la ONU encuentre un proceso que detenga el conflicto entre los dos pueblos?. Usando un famoso proverbio argelino que dice «No lastimes al lobo y no hagas llorar al pastor» (… ). Es decir, la posición estadounidense es tratar de satisfacer a los dos beligerantes, pero en realidad no satisface en absoluto al pueblo saharaui, que lucha por su independencia desde hace 46 años. Sin embargo, la posición estadounidense, reafirmada por Price, no sorprende en absoluto si se consideran las relaciones privilegiadas que existen entre Estados Unidos, por un lado, y Marruecos e Israel, por el otro.

De hecho, Marruecos e Israel han sido dos de los mayores aliados de Estados Unidos durante mucho tiempo. Revertir la decisión tomada por Donald Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental supondría ir en contra de los intereses de Marruecos -que desde hace tiempo reclama esta soberanía- y en contra de los intereses de Israel -que, por el acuerdo firmado con Marruecos el 10 de diciembre de 2020, intenta construir aliados en la región para fortalecer su seguridad. Si no se hace nada para reanudar las conversaciones diplomáticas entre los dos beligerantes, Marruecos y el Frente Polisario, y si no se lleva a cabo el referéndum sobre la autodeterminación del pueblo saharaui, previsto para 1992, las consecuencias para el pueblo saharaui serían desastrosas. Porque la lucha es algo así entre Goliat – Marruecos, que tiene un ejército fuerte y bien equipado y que recibe ayuda sustancial de los países occidentales, incluido Estados Unidos, y David – el pueblo saharaui, cuyo ejército es débil y recibe insignificantes ayudas, siendo la más importante la de Argelia.

Sin embargo, las consecuencias también serían desastrosas para Marruecos porque el coste económico de este conflicto pesa mucho sobre sus recursos y corre el riesgo, a medio y a largo plazo, de provocar una insurrección de su población que podría resultar fatal para el régimen marroquí. Las consecuencias también serían desastrosas para los países de la región (Mauritania, Argelia, Túnez y Libia) que sentirían las ondas de choque de este conflicto. En particular, Argelia, que otorga una importante ayuda financiera, militar y humanitaria al Frente Polisario, se enfrentaría directamente a Marruecos, un país con el que ha tenido una guerra fría desde su independencia en 1962.

“Es absolutamente imprescindible contar con un enviado especial para relanzar el diálogo político sobre el Sáhara Occidental”, declaró Antonio Guterres durante una rueda de prensa conjunta con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, con motivo de una visita que hizo el mes pasado a Madrid. Todos los intentos de asentarse hasta ahora han fracasado. ¿Por qué?

Para responder a esta pregunta, primero debemos recordar brevemente estos intentos de resolver el conflicto. En 1975, España – que todavía tenía el Sáhara Occidental bajo su tutela – inició negociaciones con El Ouali, líder del Frente Polisario para encontrar una solución al problema saharaui. También en 1975, la ONU envió una misión para consultar a los saharauis sobre el resultado del conflicto. El informe de esta misión, publicado el 15 de octubre de 1975, concluía que existía «un consenso abrumador a favor de la independencia del pueblo saharaui y el rechazo de la integración con Marruecos o con Mauritania, o con España”. Esta misión, encabezada por el marfileño Simeon Aké, también concluyó que el Frente Polisario era el principal y único representante del pueblo saharaui.

El 16 de octubre de 1975, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) declaró que “los vínculos históricos entre Marruecos y Mauritania, por un lado, y el Sáhara Occidental, por el otro, no permitían a estos países reclamar su soberanía sobre el Sáhara Occidental”. El mismo Tribunal también declaró que no era posible concluir que el territorio saharaui fuera «terra nullius» (tierra sin dueño). Finalmente, la Corte concluyó que el pueblo saharaui, como propietario real del territorio, tenía derecho a la autodeterminación.

En otras palabras, cualquier solución al problema saharaui debía contar con el consentimiento del pueblo saharaui. No es de extrañar que ni Marruecos ni Mauritania aceptaran estos veredictos. Como resultado, España inició otra ronda de negociaciones con Marruecos y Mauritania y concluyó con ellos lo que se denominó el “Acuerdo de Madrid” por el cual el Sáhara Occidental se dividió entre Marruecos y Mauritania en contraparte de un derecho de España sobre los fosfatos del Sáhara Occidental y sobre la pesca en las aguas de este territorio. Como no se había consultado al Frente Polisario, este se negó a adherirse a este acuerdo. El 14 de noviembre de 1975, España, Marruecos y Mauritania firmaron el Acuerdo de Madrid, compartiendo el territorio saharaui a razón de 2/3 para Marruecos y 1/3 para Mauritania.

El 26 de febrero de 1976, el control del territorio saharaui fue transferido de España a Marruecos en una ceremonia en El Aaiún. Al día siguiente, el Polisario decidió en Bir Lahlou establecer la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) cuyo gobierno estaba en el exilio. Mientras tanto, el conflicto armado continuó entre Marruecos y el Polisario hasta 1991, cuando se decidió un alto el fuego bajo los auspicios de la ONU. Este plan, llamado «Plan de Arreglo», fue enmendado en 1997 y reemplazado por lo que se conoció como el «Acuerdo de Houston sobre Independencia y Referéndum de Unificación». La ONU enviará entonces una misión llamada MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el referéndum del Sáhara Occidental) para supervisar el alto el fuego y organizar el referéndum, un referéndum que nunca tuvo lugar principalmente debido al desacuerdo de Marruecos sobre la cuestión de quién debería votar. En 2000 y luego en 2003, James Baker, el enviado especial de la ONU, hizo dos intentos para encontrar una solución al conflicto.

El primer intento dio lugar al llamado «Acuerdo Marco» “Framework Agreement”  y el segundo al «Plan de Paz», ambos proponiendo la autonomía del Sáhara Occidental bajo soberanía marroquí. Ninguno de estos planes fue aceptado por el Consejo de Seguridad de la ONU, lo que provocó la dimisión de James Baker. En agosto de 2017, Horst Kohler fue nombrado enviado especial del secretario General. Sin embargo, como su misión no logró organizar el referéndum programado para 1992, Kohler renunció el 22 de mayo de 2019 y nunca ha sido reemplazado desde entonces. El 2 de julio de 2021, Antonio Guterres, Secretario General de la ONU, durante una reunión con el Primer Ministro español, Pedro Sánchez en Madrid, declaró: “Es absolutamente imprescindible tener un enviado para relanzar el diálogo político sobre el Sáhara Occidental”. Guterres dirá que ha propuesto 13 nombres pero que hasta el momento no se ha dado respuesta de Marruecos. Solo un nombre, el del ex enviado especial a Siria, Staffan Mistura, fue aceptado por el Frente Polisario, pero no por Marruecos. Por tanto, la situación en el Sáhara Occidental sigue existiendo hasta el día de hoy y todavía no se vislumbra ninguna perspectiva de una solución equitativa del conflicto.

Origen: “EE.UU trata de satisfacer a los dos beligerantes, pero en realidad no satisface en absoluto al pueblo saharaui”.