El acuerdo entre Israel y Marruecos planta semillas de un conflicto bélico a largo plazo en la región

El acuerdo entre Israel y Marruecos planta semillas de un conflicto bélico a largo plazo en la región

Al aceptar reconocer la soberanía marroquí sobre el territorio del Sáhara Occidental que Marruecos ocupa desde 1975, la administración Trump ha superado incluso sus propios estándares de transaccionalismo. Este reconocimiento de una ocupación al servicio de otra es incluso más cínico que los acuerdos de normalización que negoció con otros Estado árabes como los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Sudán.

Ninguno de estos acuerdos de normalización con Israel ha abordado los problemas que han impedido la normalización en el pasado. Más bien, ha sido el soborno, el engatusamiento y la presión de Washington lo que ha llevado a la normalización. Si bien algunos pueden estar satisfechos con el resultado sin importar cómo se haya llegado, los costos a largo plazo son significativos para Israel, Estados Unidos y, sobre todo, los palestinos.

Tanto los Emiratos Árabes Unidos como Bahréin acordaron la normalización de lazos con Israel con la expectativa de que les daría acceso a armamento mucho más sofisticado del que se les había permitido comprar antes. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, respondiendo a la ira de sus rivales políticos negó que hubiera consentido la venta de cazas F-35 y aviones no tripulados a los Emiratos Árabes Unidos, pero finalmente lo logró Claro que apoyó la venta, al igual que su principal rival y socio, Benny Gantz.

En el caso de Sudán, la designación de ese país por parte de Estados Unidos como estado patrocinador del terrorismo devastó su economía. Entonces, la administración Trump se ofreció a eliminarlo de la lista de países terroristas, a cambio de un pago en efectivo para apaciguar a algunas de las familias de las víctimas de los ataques del 11 de septiembre y el acuerdo de Sudán de normalizarse con Israel. Sudán se está moviendo con más cautela y ha pedido a Israel que lo ayude a impulsar una legislación que proteja a Sudán de futuras demandas.

Esto coloca a Estados Unidos en una posición política incómoda. Abrimos la puerta para que las familias del 11 de septiembre buscaran la recompensa de un país que, si bien había albergado a Al Qaeda y Osama Bin Laden a mediados de los 90, los había expulsado años antes del 11 de septiembre. Ahora les estamos diciendo que ya no pueden seguir ese camino porque ese es el precio de la posible normalización de Sudán con Israel. Pero si Sudán aún puede ser demandado, no tiene sentido que sus líderes sigan adelante con el acuerdo que negoció Trump. En este punto, no está claro si el trato se consumará alguna vez.

El precio de la normalización

Entonces, la normalización con Israel ya ha significado que la calidad del armamento en la región del Golfo Pérsico va a dar un salto gigante. Como dijo el senador demócrata Chris Murphy al explicar por qué presentó un proyecto de ley para evitar la venta de armas a los Emiratos Árabes Unidos, «impulsar una carrera armamentista en el Medio Oriente es simplemente una mala política: Irán responderá con su propio aumento, y todas las demás naciones del Golfo querrá armas similares para mantenerse al día con los Emiratos Árabes Unidos». El proyecto de ley de Murphy fue rechazado y la venta sigue adelante.

La normalización también ha significado presionar a un gobierno desesperado con una economía colapsada que está luchando en el camino de la dictadura a la democracia. Sudán es también un país que lleva mucho tiempo mostrando una fuerte solidaridad con la causa palestina. Pero Estados Unidos aprovechó su debilitada posición para obligarlo a realizar este controvertido movimiento en un momento en que lo último que necesita su pueblo es un problema externo para dividirlo. Esto no hará que Israel o Estados Unidos se sientan queridos por el pueblo de Sudán, sin importar lo que el gobierno acepte.

El acuerdo con Marruecos combina lo peor de los Acuerdos de Abraham con los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin y el acuerdo con Sudán. También pisotea el derecho internacional y proporciona otro ejemplo de cómo la administración Trump paga mucho más de lo necesario por una ganancia exigua.

Si bien las comunicaciones por canal de retorno entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel habían estado sucediendo durante años, Marruecos e Israel ya tenían una conexión pública y abierta en gran medida. Si bien los países eran formalmente hostiles, Israel y el rey Hasan II de Marruecos, que gobernó de 1961 a 1999, tenían una relación de trabajo, e Israel fue fundamental para mantener el gobierno del rey. Esa relación ha continuado bajo el actual rey Mohammed VI de Marruecos. Marruecos incluso estableció una “oficina de enlace” en Israel después de la firma de los Acuerdos de Oslo, aunque se cerró después del estallido de la Segunda Intifada.

La mejora de las relaciones entre Marruecos e Israel, por lo tanto, no es de la misma magnitud que los acuerdos con otros países. Por supuesto, la normalización formal sigue siendo muy deseable para Israel y sus partidarios, pero seguramente podría haber sido más barata que el precio que pagó Estados Unidos por ella.

A cambio del acuerdo de normalización, Estados Unidos reconoció la soberanía marroquí sobre la región del Sahara Occidental, el único país occidental que lo hizo. Este es un cambio importante en la política estadounidense. La administración de George W. Bush favoreció el plan de autonomía de Marruecos, pero Barack Obama volvió a la política anterior de Estados Unidos y respaldó las Resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas al tiempo que evitaba que el Consejo de Seguridad presionara a Marruecos para que cumpliera con esas mismas resoluciones. Pero ninguno se había acercado nunca a reconocer la soberanía marroquí sobre la región.

Las similitudes entre la ocupación israelí de territorios palestinos y la ocupación marroquí del Sáhara Occidental se han observado en el pasado, aunque también existen diferencias significativas. Pero por muy similares que sean, la relación ya tibia de Marruecos con Israel significa que el reconocimiento de su soberanía sobre el Sáhara Occidental no era necesario para la normalización. De hecho, la administración Trump ya está en conversaciones para vender armamento más avanzado a Marruecos, lo que fue un incentivo suficiente para que los EAU dieran un salto mucho más arriesgado para avanzar en la normalización con Israel.

Sembrando semillas de conflicto en nombre de la normalización

El mensaje que Trump está enviando a la región es muy peligroso, tanto para Estados Unidos como para Israel. Estos acuerdos telegrafían que los derechos humanos y los derechos nacionales de los árabes y musulmanes en el Medio Oriente no tienen importancia. Por el bien de Israel, Estados Unidos hará que el conflicto en la región sea más destructivo y sangriento. Por el bien de Israel, Estados Unidos tomará como rehén a toda la economía de un país y negará los derechos a otras personas que, como los palestinos, están tratando de deshacerse del yugo de décadas de ocupación.

Le dice al mundo que si quiere obtener algo de Washington, acomódese con el gobierno israelí y será mucho más probable que vea cumplidos sus deseos. Eso seguramente aumentará la hostilidad popular hacia Israel en todo el mundo.

Estados Unidos habrá demostrado que su hostilidad a la causa palestina se aplicará a otros, como los saharauis en el Sahara Occidental, que luchan por la libertad y la justicia.

E Israel habrá demostrado que la normalización con él es un camino para que los gobiernos autoritarios ganen una mayor aceptación y que el estado judío está dispuesto a ver a esos estados armados con nuevas armas y empoderados políticamente solo para ganar puntos políticos.

Esa no es una solución a largo plazo para la paz.

Origen: El acuerdo entre Israel y Marruecos planta semillas de un conflicto bélico a largo plazo en la región.