El canciller saharaui afirma que el regreso al statu quo no es posible y que la declaración de Trump es incompatible con el papel de EE.UU en el conflicto saharaui

Mohamed Salem.

ECS. Madrid. | El ministro de Relaciones Exteriores de la República Saharaui, Mohamed Salem Ould Salek, afirmó en una entrevista que el regreso al statu quo en el Sáhara Occidental ya no es posible y que Estados Unidos no podría mantener su condición de redactor el Consejo de Seguridad sobre la cuestión saharaui sin revertir la declaración realizada por Trump el pasado mes de diciembre. 

 

La entrevista, concedida al periódico L’Intelligent d’Abidjan, publicada ayer lunes en la edición de papel, el titular de Exteriores de la RASD indicó que con el regreso de la guerra al Sáhara Occidental, tras la violación del alto el fuego cometida por Marruecos el pasado 13 de noviembre, «las Naciones Unidas se enfrentan a sus responsabilidades. El pueblo saharaui esperó 30 años para un referéndum de autodeterminación, por lo que es necesario identificar las responsabilidades», aseverando que »un retorno al statu quo ya no es posible.»

 
»La situación de seguridad en el Sáhara Occidental ocupado es la de un país en guerra.»

Tras las continuas calumnias difundidas por Marruecos, el jefe de la diplomacia saharaui recordó que desde el inicio de la guerra de liberación en 1973 contra el ocupante español, el movimiento nacional saharaui decidió crear un movimiento único para agrupar a todos los saharauis que aspiran a la independencia de su país, añadiendo «Ahora el Frente Polisario está formado por todas las ideologías políticas y culturales.»

Respecto a las zonas ocupadas dijo que »La situación de seguridad en el Sáhara Occidental ocupado es la de un país en guerra», dijo el ministro saharaui, denunciando «una represión sin precedentes, todas las organizaciones de derechos humanos están hablando de ello y emitiendo declaraciones de condena y llamamientos al cese de la tortura y las violaciones flagrantes cometidas por el estado ocupante marroquí.»

Marruecos bloquea la aplicación del acuerdo de paz y quiere modificar la naturaleza del conflicto enterrando las resoluciones y decisiones de los organismos internacionales, confiscando los derechos del pueblo saharaui y legitimando su ocupación ilegal, ha llegado el momento de la confrontación. A menos que el Consejo de Seguridad (…) decida dejar las cosas claras. La República Saharaui debe ocupar el lugar que le corresponde dentro del concierto de las naciones. Esta es la ley, y esto es la justicia. Jugar más es enviar un mensaje equívoco al pueblo saharaui, a la región y a la comunidad internacional. – Ould Salek.

El ministro pidió «que se imponga la verdad y nada más que la verdad«. En la misma línea criticó la inacción del Consejo de Seguridad como garante de la aplicación del plan de arreglo, señalando el aliciente dado por algunos de sus miembros permanentes a Marruecos para que, deliberadamente «renuncie a sus compromisos debidamente firmados con la parte saharaui«.

En su búsqueda de la libertad, el gobierno saharaui también cuenta con la determinación del pueblo saharaui de liberar su patria del expansionismo del vecino del norte, es decir, su vecino marroquí, como lo hizo contra el colonizador español. – Ould Salek.

«La Declaración de Trump no tiene valor legal, político o moral. Es un trueque.»

Respecto a la proclamación realizada el pasado mes de diciembre por el expresidente estadounidense Donald Trump, en la que reconoció la supuesta soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, el canciller de la República Saharaui declaró que los dirigentes saharauis comunicaron a la administración de Biden «la condena enérgica» del pueblo saharaui por este hecho. Considerándola una declaración «ilegal» e «inoportuna».

La Declaración de Trump viola el derecho internacional, la Carta de las Naciones Unidas, la opinión de la Corte Internacional de Justicia, e incluso va en contra de la posición tradicional de los Estados Unidos y su papel en el Consejo de Seguridad, donde es el redactor de las Resoluciones del Sáhara Occidental. Estados Unidos no puede ser juez y árbitro al mismo tiempo. Además, no estoy seguro de que esta declaración evalúe adecuadamente los intereses, la imagen y la credibilidad de Estados Unidos.

El jefe de la diplomacia saharaui calificó la declaración de Trump como «nula y sin valor». «No tiene valor legal, político o moral. Es una transacción. Un trueque«

Origen: El canciller saharaui afirma que el regreso al statu quo no es posible y que la declaración de Trump es incompatible con el papel de EE.UU en el conflicto saharaui.