El Consejo de Seguridad celebra mañana una reunión a puerta cerrada sobre el Sáhara Occidental | Lo que hay que saber

El Consejo de Seguridad celebra mañana una reunión a puerta cerrada sobre el Sáhara Occidental | Lo que hay que saber

 

Nueva York, 20 Diciembre de 2020. – (ECSAHARAUI) 

Por Lehbib Abdelhay/ECS 

 

Se espera que los miembros del Consejo de Seguridad celebren mañana una reunión por videoconferencia sobre el Sáhara Occidental. Alemania solicitó la reunión, que se espera que se centre en los acontecimientos recientes en la región. Bintou Keita, Secretario General Adjunto para África, y Colin Stewart, Representante Especial y jefe de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum sobre el Sáhara Occidental (MINURSO), informarán a los miembros del Consejo de la situación actual en el Sáhara Occidental.

La reunión vino después de varios meses de tensiones crecientes entre Marruecos y el Frente Polisario, las dos partes que han impugnado el estatus del Sáhara Occidental durante décadas. Marruecos ha propuesto que el Sáhara Occidental podría ser una región autónoma dentro del Reino de Marruecos, mientras que la posición del Frente Polisario, que representa a los habitantes del Sáhara Occidental conocida como los saharauis, es que el estatus final del territorio solo puede decidirse en un referéndum que incluye la independencia como opción legítima.

Keita y Stewart informaron por última vez al Consejo de Seguridad sobre el Sáhara Occidental en las consultas el 14 de octubre. Durante la reunión, según los informes, Stewart citó un aumento en las violaciones por parte de Marruecos y el Frente Polisario del Acuerdo Militar No. 1, que regula las tareas de monitoreo del alto el fuego. Cuando el Consejo aprobó la resolución 2548 a finales de mes, y a la luz de las preocupaciones expresadas por el Representante Especial acerca de las violaciones cometidas por las partes, se incorporó a la resolución un texto que «reitera [d]» el llamamiento del Consejo a todas las partes para que cooperen totalmente con la MINURSO.

La situación se deterioró en noviembre. El 13 de noviembre, las fuerzas marroquíes entraron en la zona de amortiguación para expulsar a los manifestantes saharauis que bloqueaban el tráfico entre el lado del Sáhara Occidental ocupado por Marruecos y Mauritania en la ciudad fronteriza de El Guerguerat. Un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Marruecos afirmó que la operación se había llevado a cabo “para restablecer la libre circulación en el cruce de El Guergarate”. No se informó de víctimas. El Frente Polisario declaró que la operación marroquí marcó el fin del alto el fuego con Marruecos que ha estado en vigor desde 1991. En una declaración del 13 de noviembre de su portavoz, el secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que él y la ONU en general han participado en múltiples iniciativas para evitar una escalada de la situación en la brecha de Guerguerat.

El reconocimiento de Estados Unidos de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental el 10 de diciembre también ha generado una atención política significativa. El Frente Polisario ha denunciado la decisión de Estados Unidos como una «flagrante violación de [la] Carta de las Naciones Unidas [y] sus resoluciones». En la resolución 690 de 21 de abril de 1991, el Consejo de Seguridad expresó su pleno apoyo a un referéndum que permitiera al pueblo del Sáhara Occidental determinar su futuro. El mismo día que Estados Unidos reconoció la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental, Marruecos acordó comenzar a normalizar las relaciones con Israel, convirtiéndose en el cuarto estado miembro de la Liga de los Estados Árabes en hacerlo en 2020, junto con Baréin, Sudán y Emiratos Árabes Unidos. (EAU).

El 12 de diciembre, la Unión Africana reiteró su apoyo a la autodeterminación del Sáhara Occidental mediante un referéndum libre y justo, y destacó que su posición se mantuvo sin cambios en “conformidad con las resoluciones pertinentes de la UA y la ONU”. Los miembros del Consejo pueden enfatizar que el proceso político en el Sáhara Occidental debe estar de acuerdo con las resoluciones del Consejo de Seguridad y el derecho internacional en la reunión del lunes, ya sea que elijan o no plantear la reciente decisión de Estados Unidos.

Estarán interesados ​​en recibir una actualización sobre la situación actual sobre el terreno. No ha habido informes de conflictos importantes desde los acontecimientos de mediados de noviembre; sin embargo, los miembros pueden querer saber si las partes se están adhiriendo al alto el fuego y, de no ser así, qué evidencia existe de que se está violando. También pueden querer saber qué está haciendo la ONU para calmar las tensiones entre Marruecos y el Frente Polisario y cómo las partes están respondiendo a estos esfuerzos. A este respecto, se espera que los miembros pidan a las partes que se abstengan de realizar acciones de provocación y que reduzcan la tensión de la situación inestable; pueden resaltar la importancia de la mediación de la ONU y alentar a Rabat y al Frente Polisario a reavivar el diálogo constructivo. Los miembros pueden preguntar además si se ha restringido la libertad de circulación de la MINURSO.

Con respecto a la mediación de la ONU, se espera que varios miembros reiteren la importancia de nombrar pronto un Enviado Personal, señalando que esta persona podría ayudar a establecer un entorno de cooperación entre las partes en un momento de deterioro de las relaciones. El puesto de Enviado Personal ha estado vacante desde que el ex presidente de Alemania, Horst Köhler, renunció a su puesto el 22 de mayo de 2019 por motivos de salud. El año anterior a su dimisión, Köhler había dirigido con éxito varias mesas redondas con Marruecos, el Frente Polisario, Argelia y Mauritania. En la resolución 2548 por la que se renovó el mandato de la MINURSO en octubre, el Consejo incorporó un nuevo texto que “esperaba con interés el nombramiento de un nuevo Enviado Personal del Secretario General para el Sáhara Occidental en la primera oportunidad”.

Si bien no parece que haya resistencia a convocar la reunión del lunes, en los últimos años el Sáhara Occidental ha sido un tema polémico. La última renovación unánime del mandato de la MINURSO fue el 28 de abril de 2017. Desde entonces, los miembros electos Bolivia (2017-1018), Etiopía (2017-2018) y Sudáfrica (2019-2020) y los miembros permanentes China y Rusia se han abstenido en uno o más Resoluciones sobre la MINURSO. Más recientemente, Rusia y Sudáfrica se abstuvieron en la resolución 2548. Rusia ha cuestionado la imparcialidad de las recientes resoluciones de la MINURSO, afirmando que la resolución del conflicto debe incluir la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental de acuerdo con los principios de la Carta de la ONU. Del mismo modo, Sudáfrica ha sostenido que la resolución de la MINURSO no refleja las realidades actuales en el Sáhara Occidental. Entre otras cosas, ha argumentado que sería preferible un mandato de seis meses (en lugar del mandato actual de un año) para demostrar que el Consejo está siguiendo de cerca los acontecimientos en un momento en que el proceso político está estancado y que el mandato de la MINURSO debería tener un componente de vigilancia de derechos humanos. La ministra de Relaciones Exteriores de Sudáfrica, Naledi Pandor, dijo recientemente que para Estados Unidos reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental era «esencialmente el reconocimiento de una ilegalidad».

Estados Unidos actúa como portaplumas de la MINURSO en el Consejo de Seguridad. El borrador del texto para las renovaciones del mandato de la MINURSO se discute primero en el Grupo de Amigos del Sáhara Occidental, que está compuesto por Francia, Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos, y España, la antigua potencia colonial y un país que brinda mucho apoyo logístico y humanitario a los refugiados saharauis.

Origen: El Consejo de Seguridad celebra mañana una reunión a puerta cerrada sobre el Sáhara Occidental. Lo que hay que saber.