El diario alemán Taz (Die Tageszeitung) titula «Relaciones germano-marroquíes: El viaje de Baerbock fue un golpe diplomático para el Reino. Ahora se enfrenta a Túnez en el conflicto del Sáhara Occidental»

El diario alemán Taz (Die Tageszeitung) titula «Relaciones germano-marroquíes: El viaje de Baerbock fue un golpe diplomático para el Reino. Ahora se enfrenta a Túnez en el conflicto del Sáhara Occidental»
 

 

Por Sidi Maatala 
 

Madrid. ECS. | La continua ocupación marroquí de la República Saharaui se erige cada vez más en el horizonte como la verdadera y única fuente de tensiones en la región causante de tantos enfrentamientos, y en consecuencia, el obstáculo que impide la integración y normal desarrollo económico, político y social del bloque del Magreb, así como un elemento que altera las relaciones bilaterales de Marruecos con otros estados, a los que amenaza y chantajea a cambio de su silencio respecto a su ilegal ocupación.

 
En este contexto, última visita de la ministra de Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, a Marruecos el jueves pasado tenía un objetivo claro: impulsar las relaciones diplomáticas tras una larga crisis con Rabat por el Sáhara Occidental. Tras el estallido de la guerra de Ucrania, el gobierno alemán, al igual que otros países europeos como Francia e Italia, está buscando nuevas asociaciones energéticas en el norte de África.

 

 
Para el diario alemán TAZ, la acogida que recibió la jefa de la diplomacia germana de su homólogo marroquí, Nasser Bourita, en Rabat parecía prometedora. En alemán, Bourita prometió retomar las relaciones. El momento de la visita muestra la importancia de las asociaciones con el norte de África para los países de la UE. Poco antes de la visita de Baerbock a Marruecos, el presidente francés Macron había viajado a la vecina Argelia para sellar la reconciliación tras casi un año de crisis desatada en octubre pasado por el propio jefe del Estado francés.

Si bien la relación franco-argelina es tensa debido a los crímenes coloniales sin resolver, recientemente han surgido tensiones entre Berlín y Rabat. Después de que los diplomáticos alemanes exigieran que Marruecos se adhiriera al proceso de paz de la ONU para resolver el problema en el Sáhara Occidental, como represalia, Marruecos retiró a su embajador de Berlín en 2021. Previamente, Alemania no se había unido al impulso de Estados Unidos e Israel para reconocer el Sáhara Occidental como perteneciente a Marruecos. Pero después de ensalzar el plan de autonomía marroquí, los dos gobiernos volvieron a acercarse.
 
Baerbock volvió a enfatizar el apoyo de Alemania al proceso de paz de la ONU. El enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, está tratando de mediar entre el Frente POLISARIO y Marruecos. El movimiento de liberación saharaui exige un referéndum de autodeterminación de acuerdo con las resoluciones vigentes del Consejo de Seguridad de la ONU, mientras Marruecos solo quiere otorgar autonomía a la antigua colonia española, que ocupa desde 1975.
 
La participación de la RASD en la cumbre de TICAD en Túnez ha enfurecido a Marruecos
 
La declaración conjunta que Alemania y Marruecos publicaron al final de la visita a Baerbock también confirma ahora la búsqueda de una «solución política basada en el compromiso»: «En este contexto, Alemania considera el plan de autonomía presentado en 2007 como una buena base para llegar a un acuerdo entre las dos partes”. Bourita la contestó inmediatamente: «No veo contradicción entre el plan de autonomía presentado por Marruecos en 2007 y el papel clave de las Naciones Unidas», subrayó.
 
Los desacuerdos actuales entre Marruecos y Túnez muestran lo rápido que puede cambiar el posicionamiento de ciertos países como resultado de la no solución del conflicto del Sáhara Occidental. La conferencia TICAD, el foro de Japón sobre cooperación para el desarrollo en África, tuvo lugar en la capital tunecina, Túnez, el 27 y el 28 de este mes. El presidente de Túnez, Kais Saied, invitó al presidente saharaui, Brahim Ghali, y lo recibió personalmente en el aeropuerto internacional de Túnez. En cuestión de horas, Marruecos canceló su participación en la conferencia y retiró a su embajador de Túnez.
 
Sin embargo, en Túnez quedaron asombrados por la salida de la delegación marroquí. La invitación de las autoridades saharauis está en línea con las decisiones de la Unión Africana (UA), según un portavoz de Kais Saied. De hecho, Ghali y otros funcionarios del gobierno de la RASD ya han sido invitados a reuniones de TICAD en Japón y otras cumbres de asociación similares entre la UA y sus socios, y Marruecos nunca protestó.
 

Origen: El diario alemán Taz, titula: el viaje de Baerbock fue un golpe diplomático para el Reino. Ahora se enfrenta a Túnez en el conflicto del Sáhara Occidental