El Elíseo declina responder sobre el espionaje marroquí tras confirmar la implicación de Rabat con Pegasus

El Elíseo declina responder sobre el espionaje marroquí tras confirmar la implicación de Rabat con Pegasus

 

 
Doce días después de las revelaciones del escándalo del Proyecto Pegasus sobre el espionaje contra el ejecutivo francés, así como contra periodistas, abogados y ciudadanos, por parte del cliente marroquí del software espía NSO, el Gobierno galo mantiene el silencio y declina responder las preguntas de los periodistas.
 
Le Monde | ECS 
 
París (ECS). – “Si los hechos son ciertos, obviamente son muy serios» es la única respuesta dada hasta ahora por el Elíseo, doce días después de las revelaciones del Proyecto Pegasus, coordinados por Forbidden Stories y otras dieciséis editoriales, incluyendo Le Monde, en asociación con Amnistía Internacional, que dejaron en entrever el espionaje masivo que acomete Marruecos a sus vecinos y aliados. 
 
Este consorcio reveló en particular que en 2019, los números de teléfono móvil del presidente, su jefe de gobierno y catorce ministros en ese momento fueron infectados por un operador dentro de los servicios de seguridad marroquíes por el software espía Pegasus. Solo un análisis técnico detallado de estos teléfonos inteligentes puede decir si realmente han sido infectados o si acaban de ser atacados.
 
Le Monde pudo tener el teléfono de uno de los ministros en ese entonces: François de Rugy (transición ecológica), fue analizado por el laboratorio de Amnistía Internacional, especializado en rastrear el software Pegasus comercializado por la empresa NSO. Este dispositivo no contenía ningún rastro de infección, pero mostraba signos de ser un objetivo previo de Marruecos.
 
Estos elementos técnicos dan fe de la implicación de Marruecos. 
 
Amnistía Internacional ha publicado su metodología que permite a la Agencia Nacional de Seguridad de los Sistemas de Información, organización gubernamental responsable de la protección digital, realizar sus propios controles.
 
Doce días después de las revelaciones, a pesar de haber sido consultados por la prensa, el Elíseo aún no se ha pronunciado sobre los resultados de estos análisis, aunque solo sea para descartar la tesis de la piratería en el seno de la cúspide más alta del Estado. Hasta ahora, la Presidencia se ha negado a responder a las solicitudes de información, que no obstante, son de interés público. 
 
Preocupación por la transparencia. 
 
 El tema de Pegasus plantea una serie de cuetiones, que en aras de la transparencia, el Elíseo debería responder:
 
¿Se ha infectado el teléfono de Emmanuel Macron con el software Pegasus?
 
Si es así, ¿se podría haber accedido a información sensible?
 
¿Emmanuel Macron usa este teléfono para intercambiar de secretos de defensa sensibles, confidenciales o incluso clasificados?
 
Si su teléfono no estaba infectado, ¿se han detectado los rastros técnicos por ser un objetivo previo por parte del software Pegasus? 
 
Entre los teléfonos de Edouard Philippe y los catorce miembros del gobierno, ¿había algún infectado?
 
¿Muestran rastros de vigilancia, como la del Sr. de Rugy, entonces ministro de transición ecológica?
 
¿Confirma que Marruecos es realmente el origen de estas operaciones selectivas?
 
¿Cómo califican, en este caso, la actitud de Marruecos, un país “amigo”?
 
Periodistas, abogados y ciudadanos franceses en general han visto sus teléfonos atacados por el software Pegasus, con la firma de Marruecos: ¿qué respuesta piensa dar Francia a esta violación de los derechos básicos de sus ciudadanos?
 
¿Tenía Francia antes de la investigación del «Proyecto Pegasus» los medios necesarios para detectar ataques de este software espía?
 
¿Las autoridades francesas han tomado medidas sobre la amenaza que representa esta tecnología para los teléfonos de las altas autoridades?
 
¿Los servicios del gobierno francés utilizan o han utilizado el software de NSO en el pasado?
 
¿Tiene Francia una tecnología similar a la del software Pegasus?
 
En el contexto de la cooperación internacional, ¿Francia utiliza inteligencia extranjera obtenida con el software Pegasus?
 
El software Pegasus está destinado oficialmente a la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado. Solo se comercializa a los estados a través de un régimen de licencias de exportación expedidas por el Ministerio de Defensa de Israel, quien decide a quién NSO puede vender su software y establece reglas para ellos. El software Pegasus fue vendido por NSO a Marruecos. ¿Francia ha pedido al ministro de Defensa israelí que rinda cuentas por el uso indebido del software por parte de Marruecos?
 
NSO se salva de los números de EE.UU, Reino Unido, China y Rusia. ¿Por qué Francia y la Unión Europea en general no se benefician de la misma consideración?
Angela Merkel pidió restricciones más estrictas a las exportaciones de software espía. ¿Está el gobierno francés en la misma posición?
 
Hungría, miembro de la UE, utilizó el software Pegasus para espiar a periodistas y directores de medios, ¿es esto compatible con los valores europeos?
 
¿Conoce otros países europeos que utilizan el software Pegasus? Y, si es así, ¿en qué contexto?
 
¿Europa y Francia han tomado medidas sobre la guerra cibernética que libran ciertos estados?
 
 

Origen: El Elíseo declina responder sobre el espionaje marroquí tras confirmar la implicación de Rabat con Pegasus.