El exdirector del CNI sobre el giro de Sánchez en el Sáhara Occidental: «A mí me parece una chapuza, francamente»

El exdirector del CNI sobre el giro de Sánchez en el Sáhara Occidental: «A mí me parece una chapuza, francamente»
 

Por Lehbib Abdelhay

Madrid (ECS). – Jorge Dezcallar, exdirector del Centro Nacional de Inteligencia y alto diplomático del Reino de España, concedió recientemente una entrevista a El Diario.es, donde ofreció su punto de vista sobre el giro de Sánchez en relación al conflicto del Sáhara Occidental, la guerra de Ucrania, la política exterior de España hacia Marruecos y el Sáhara, y una crisis de espionaje en el seno de la inteligencia española.

Jorge Dezcállar de Mazarredo conoce a Marruecos bien, ya que estuvo de embajador en Rabat, así como en Washington en la era Bush y en la Santa Sede, y no tuvo reparos en reconocer que la decisión de Pedro Sánchez en el Sáhara Occidental es «una chapuza». El diplomático español incide en que Marruecos siempre aprovecha las debilidades de España para presionarle. En este contexto, evocó la reivindicación por parte del reino alauí de Ceuta y Melilla, precisando que la falta de una respuesta firme de Sánchez, el presidente del gobierno, ha llevado a Marruecos a crecerse, señalando que: «Es cierto que parece que ha habido menos inmigrantes irregulares desde que España ha pasado por el aro y que se reanuda el paso del Estrecho, aunque Ceuta no se va a poder beneficiar, pero el Gobierno no ha sido capaz de explicar qué ventajas obtiene España de esto. Marruecos no va a renunciar nunca a su reivindicación sobre Ceuta y Melilla.»

Al ser preguntado sobre qué opina él del cambio de posición de España en el Sáhara Occidental, Dezcallar lamentó que el gobierno de Sánchez haya cedido ante Marruecos. «A mí me parece una chapuza, francamente», afirma, y añade: «La autonomía, que es algo que está a mitad de camino entre la independencia y la anexión, puede ser una fórmula de salida, pero para poder estar en el marco de la ONU tiene que ser aceptado por la otra parte y eso no ha pasado. Con lo cual, estamos fuera del marco de las Naciones Unidas.»

Para el ex director del CNIEspaña con la decisión infame de Sánchez salió del marco de la ONU y le ha colocado en el centro del conflicto por la hegemonía entre los países del Magreb. «Hemos salido de ese marco donde estábamos cómodos y nos ha colocado en el centro de la disputa por la hegemonía territorial en el Magreb entre Marruecos y Argelia. Marruecos está muy contento y Argelia se ha enfadado, nos va a subir el precio del gas y los excedentes que tenga se los dará a Italia y no a nosotros», lamenta.

El ex embajador español en Marruecos dice que el gobierno de Sánchez hasta ahora no ha sido capaz de explicar qué beneficios obtiene España de este giro grave. «El Gobierno no ha sido capaz de explicar todavía qué beneficios obtiene España de esta decisión que cambia 47 años de política exterior, sin consenso, sin contar con las fuerzas parlamentarias y sin contar ni siquiera con el propio Gobierno. Al parecer es una decisión tomada por el presidente del Gobierno, que no tiene competencia para ello porque, según la Constitución, esa competencia es del Gobierno y el Gobierno no estaba enterado», concluye.

El ex jefe del CNI obvia adrede que el Sáhara Occidental fue antaño colonia española y no una región marroquí. La ONU reconoce al pueblo saharaui y a su legítimo representante, el Frente Polisario, como una de las dos partes en conflicto. De hecho, la RASD (República Árabe Saharaui Democrática) es un estado africano miembro de pleno derecho y fundador de la Unión Africana. El conflicto del Sáhara Occidental es un problema de descolonización inconclusa inscrito en la agenda de las Naciones Unidas como uno de los 16 territorios no autónomos, por lo que compete al derecho internacional solucionarlo y no a la suerte geográfica.

Este ejercicio simplista de reducir la fallida descolonización española del Sáhara Occidental a una disputa regional entre Argelia y Marruecos no puede sino despertar el interés sobre cuáles son las razones que subyacen detrás de semejante afirmación y que, evidentemente, benefician a la tesis marroquí, además de evidenciar un importante desconocimiento del conflicto saharaui, o en el peor de los casos, omisión de la información. Sin olvidar el hecho de sacar a colación el mantra de »estado fallido» para condenar a todo un pueblo.

Origen: El exdirector del CNI sobre el giro de Sánchez en el Sáhara Occidental: «A mí me parece una chapuza, francamente.»