El inminente colapso de la economía de Zambia le obligó a abrir un consulado en el Sáhara Occidental ocupado

El inminente colapso de la economía de Zambia le obligó a abrir un consulado en el Sáhara Occidental ocupado

 

Un rotativo británico desmonta el enigma de la apertura de Zambia de un consulado en el Sáhara Occidental

Madrid, 02 Noviembre de 2020. – (ECSAHARAUI) 
Por Lehbib Abdelhay /ECS 
 
Zambia, miembro del bloque regional de África Austral, SADC, que reconoce a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), ha abierto recientemente un consulado general en El Aaiún ocupado, capital histórica del Sáhara Occidental, para apoyar a Marruecos en su ocupación ilegal de partes de la República Saharaui.
 
La decisión del país, amigo de la RASD, planteó muchos interrogantes, pues hace apenas dos años su presidente dejó plantado en un aeropuerto de Lusaka al rey de Marruecos, Mohamed VI, durante una visita a Zambia en busca de apoyo para la adhesión de su país a la Unión Africana después de 32 fuera del bloque continental.
 
Según detalló el rotativo británico Layna Mosley, el país, con una economía en serias problemas por un enorme déficit en la deuda pública a causa de la crisis sanitaria de la COVID-19, decidió suspender los pagos de intereses de algunos bonos soberanos. La falta de crédito quizás la llevó tomar la decisión de la reapertura de un consulado en el Sahara Occidental ocupado para contentar a Marruecos.
 
Azotado por una deuda de miles de millones; unos 183 millones de dólares en préstamos de otros países y 256 millones de dólares de bancos comerciales, Zambia ha solicitado recientemente una suspensión, por seis meses, de pagos de los intereses de los acreedores de sus 3 mil millones de dólares en eurobonos. Estos tenedores de bonos deben tomar una decisión final sobre la solicitud del país africano a mediados de noviembre, pero hasta ahora una parte sustancial de ellos ha indicado que no está dispuesta a conceder tales permisos de impago en estas fechas.
 
Si bien se ha descrito a Zambia como el primer incumplimiento relacionado con la pandemia, la deuda del país fue antes de la llegada del COVID-19. El endeudamiento de Zambia se disparó durante la última década, con préstamos de acreedores, especialmente de China, para proyectos de infraestructura y de mercados de bonos privados para consumo general.
 
La emisión de eurobonos a Zambia de duración de 10 años, concebidos en 2012, tuvo una tasa de interés de alrededor del 5,6 por ciento, una tasa relativamente baja para un país como Zambia. Pero su carga de deuda aumentó drásticamente en los años siguientes y, a mediados de 2019, los eurobonos emitidos en 2012 se negociaban con un rendimiento del 20 por ciento, lo que sugiere costos de endeudamiento dramáticamente más altos que obligaron al país buscar otros créditos.
 
Por culpa de los eurobonos, en su mayoría franceses, Zambia se vio obligado a ceder al chantaje marroquí, el país que ocupa el Sáhara y aliado principal de Francia en África. Para concederle la autorización para ampliar el plazo de pago de los intereses de sus deudas a bancos europeos, posiblemente a madiados de este mes, Zambia accedió a abrir un consulado ilegal en el Sáhara Occidental.
 
En agosto de 2019, un análisis conjunto de sostenibilidad de la deuda del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial había divertido que Zambia se encontraba en una situación financiera muy peligrosa: los pagos de intereses de su deuda se habían vuelto bastante sustanciales, análogos a los cargos en una tarjeta de crédito con tasas de interés altas.
 

Origen: Un rotativo británico desmonta el enigma de la apertura de Zambia de un consulado en el Sáhara Occidental