El nuevo «status quo» en el Sáhara Occidental

El nuevo «status quo» en el Sáhara Occidental
 
Durante décadas, el pueblo saharaui se ha movilizado hacia el objetivo respaldado por la ONU del derecho a expresar su elección de independencia. A pesar del apoyo internacional, a los saharauis se les ha negado esta libertad de expresión y otros derechos por un gobierno represivo y un régimen militar despiadado, afianzado desde su anexión y reclamo de soberanía sobre el Sáhara Occidental en 1975.
 
Por Ahmed Zain 
 
Madrid (ECS). – El conflicto del Sáhara Occidental sigue siendo una de las crisis más complejas del mundo, debido a la obstinada negativa de Marruecos a permitir un referéndum o aceptar cualquier opción que pone fin a su ocupación del territorio, así como a la falta de voluntad política entre los aliados de Rabat, como Francia y Estados Unidos Unidos, para alentar al país a cambiar de rumbo.
 
En marzo, España siguió la estela de Trump al cambiar su postura de neutralidad apoyando la propuesta de autonomía de Marruecos, un movimiento que fue objeto de fuertes críticas y con el rotundo rechazo de la mayoría de los legisladores españoles. Desde 2007, Rabat se ha negado a considerar otra solución que no sea dentro de su propuesta de autonomía. Ha arremetido contra los socios que rechazan su propuesta o se resisten a sus pretensiones expansionistas.
 
En 2012, Marruecos declaró al enviado de la ONU Christopher Ross persona non grata después de que denunciara violaciones de los Derechos Humanos en el territorio saharaui. En 2013, cuando Estados Unidos intentó introducir el monitoreo de los derechos humanos en el mandato de la misión de la ONU para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO)—su única misión de mantenimiento de la paz sin tal mandat—, Marruecos canceló abruptamente un ejercicio militar conjunto con Estados Unidos, y los medios estatales marroquíes sugirieron que el Reino podría organizar ejercicios conjuntos con las armadas china y rusa.
 
En 2020, cuando España recibió a Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, para tratamiento de COVID-19, Rabat aflojó los controles fronterizos, enviando a 8.000 inmigrantes al enclave español de Ceuta. La decisión de España de apoyar la posición de Marruecos sobre el Sáhara Occidental fue un esfuerzo por restablecer las relaciones tras este fiasco.
 
La negativa de Marruecos a negociar tiene un alto costo. El conflicto armado en curso alimenta la inestabilidad en la región en general. Por ejemplo Adnan Abou Walid al-Sahraoui, fundador y ex líder del grupo Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS), y su adjunto, Abdelhakim, nacieron en el territorio ocupado del Sáhara Occidental a principios de la década de 1970. Antiguos amigos y compañeros de clase afirman que las injusticias políticas que presenciaron bajo la ocupación marroquí llevaron a su radicalización. Entre 2018 y 2021, bajo su liderazgo, el Estado Islámico en el Gran Sáhara asesinó a más de 500 miembros de las fuerzas de seguridad de Malí y Níger y masacró a cientos de civiles a ambos lados de la frontera entre Malí y Níger.
 
Tres décadas de esfuerzos liderados por la ONU aún no han logrado una solución duradera, pero han sentado las bases para la paz en el Sáhara Occidental al mismo tiempo que trabajan para manejar las tensiones entre Marruecos y Argelia. Hasta ahora, Estados Unidos ha optado por no revertir el reconocimiento unilateral de Trump de la soberanía marroquí, por lo que debería hacer más para contener las consecuencias de esta decisión. Washington debería tratar de convencer a Rabat de que los costos del status quo superan los beneficios.
 
El conflicto del Sáhara Occidental sigue siendo una de las crisis más difíciles del mundo.
 
Marruecos gasta aproximadamente la mitad de su presupuesto militar en el territorio; invierte miles de millones de dólares en infraestructuras militares y subsidios para atraer a ciudadanos marroquíes al territorio saharaui, y todavía no tiene el derecho legal de explotar sus recursos naturales o atraer inversiones (Las exportaciones de pescado, productos agrícolas y fosfatos de Marruecos desde el Sáhara Occidental se enfrentan a crecientes desafíos legales, especialmente en Europa).
 
Las pérdidas económicas y políticas acumuladas por no cooperar con Argelia, especialmente durante una crisis energética, son enormes: Argelia ha cortado el flujo de gas a Marruecos, y advirtió a España que también cortaría si el país europeo revende gas argelino a Marruecos. El aumento de los precios de la energía y los alimentos en Marruecos ha disparado el costo de vida, lo que ha provocado protestas en todo el país.
 
Junto a esta persuasión, Washington debería instar a París a suavizar su rígida postura pro-marroquí sobre el conflicto. Estados Unidos proporciona un importante apoyo de inteligencia a los esfuerzos antiterroristas franceses en el Sahel. A cambio, debería insistir en que Francia deje de usar su poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU para evitar que la ONU controle la situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Mientras tanto, el Departamento de Estado debería nombrar un nuevo enviado especial de EE.UU. para el Sahel, un puesto que ha estado vacante durante más de un año, al tiempo que se asegura de que este nuevo enviado tenga un historial de experiencia imparcial en el norte de África.
 
Los actores internacionales tienden a subestimar cuán interrelacionados están el Sahel y el norte de África; un enviado podría ayudar a racionalizar y coordinar diferentes formas de ayuda de EE.UU. en un momento de agitación regional y cuando los estados buscan diversificar sus asociaciones extranjeras. Esto ayudaría a garantizar que las políticas estadounidenses en el Sahel no alimenten inadvertidamente las tensiones en el norte de África, y viceversa.
 
Estas medidas, persuadir a Marruecos para que reconsidere los costos de su curso actual, vigilar las violaciones de derechos humanos en el territorio del Sáhara Occidental y coordinar más de cerca las políticas estadounidenses en la región en general, podrían ayudar a reparar parte del daño causado por la administración Trump. Pero Washington debe negarse a conformarse con restaurar un statu quo en el Sáhara Occidental que solo funcionó para una de las partes.
 

Origen: El nuevo «status quo» en el Sáhara Occidental.