El pueblo saharaui, víctima de un «juego geopolítico» del llamado grupo «Amigos del Sáhara Occidental»

El pueblo saharaui, víctima de un «juego geopolítico» del llamado grupo «Amigos del Sáhara Occidental»

 
Por Lehbib Abdelhay /ECS 
 
Washington (ECS). – La decisión de Estados Unidos de reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, ha obligado a Rusia y a China (Dos miembros del denominado grupo de amigos del Sáhara Occidental en la ONU) desempeñar un papel más firme en el norte de África.
El 10 de diciembre de 2020, el entonces presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, reconoció la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, eludiendo un Proceso de Paz auspiciado por la ONU que duró décadas, a cambio Marruecos acordó normalizar las relaciones con Israel.
El acuerdo negociado por Estados Unidos va más allá de un simple quid pro quo para los acuerdos de Abraham. Dicho acuerdo representa una inversión estadounidense en un socio de seguridad al norte de África, que es clave para la concepción de Washington de la competencia entre las grandes potencias. La decisión de Trump acerca a Marruecos a Estados Unidos y a la Unión Europea. También acerca a Rabat a las esferas de influencia geopolítica de los Emiratos Árabes Unidos en África y al mundo árabe en general. Al mismo tiempo, la decisión da cobertura a la UE para consolidar aún más su alianza con Marruecos.
Sin embargo, el regalo de Trump a Marruecos podría tener consecuencias devastadoras. Argelia, el principal actor en la zona, podría profundizar su relación con Rusia y China, aumentando su presencia en la región del Magreb. La administración Biden está analizando los acuerdos firmados por el presidente anterior, y la decisión relacionada con Marruecos podrían plantearse reconsiderarla.
Confusión y calma:
A finales de noviembre de 2020, EE.UU se comprometió a invertir 3 mil millones de $ en Marruecos, a través de la Corporación Financiera de Desarrollo, y designó al país como un centro regional para su programa de comercio e inversión Prosper Africa. Un mes después, Estados Unidos se comprometió a vender cuatro drones a Marruecos, lo que amplía su capacidad de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR). Al reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, asignar a Marruecos más fondos para el desarrollo y proporcionar un mayor ISR, Estados Unidos refuerza su alianza con Rabat ante la creciente amenaza de China y Rusia.
A su vez, una mayor desestabilidad en Marruecos puede repercutir en todo el litoral del Sáhara, un vacío para los grupos terroristas y un objetivo potencial de la intriga rusa. Las nuevas iniciativas de desarrollo de EE.UU podrían amplificar las acciones marroquíes anteriores en la región, como la entrega de paquetes de ayuda COVID-19 a Mauritania y Burkina Faso en junio de 2020. La nueva capacidad de ISR también verá una mayor interdicción de traficantes y terroristas, cuyos roles se superponen progresivamente. Estas acciones no cambiarán de manera decisiva la naturaleza del conflicto que asola la región del Sahel, ubicada al sur del desierto del Sahara. Pero incluso las ganancias marginales para la estabilidad marroquí disminuirían los vacíos de poder que Rusia puede explotar con el Grupo Wagner, una compañía militar privada que Moscú utiliza para avanzar subrepticiamente en su política exterior.
Europa y el golfo pérsico:
La decisión de Trump también proporciona cobertura política para que la UE supere los obstáculos en su relación con Marruecos, que mantiene un estatus avanzado bajo la Política Europea de Vecindad de la Unión. La relación Bruselas-Rabat está plagada de disputas sobre si los productos del Sáhara Occidental deberían estar bajo la jurisdicción del acuerdo de libre comercio UE-Marruecos. Las sentencias de 2016 y 2018 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminaron que los acuerdos comerciales y de pesca UE-Marruecos solo seguirían siendo válidos si excluían las mercancías originarias del Sáhara Occidental, lo que contradice el plan de autonomía marroquí para el territorio.
El reconocimiento de Washington de la soberanía marroquí da cobertura política a los estados europeos, incluida Francia, que se inclina hacia el plan de autonomía. Las decisiones judiciales europeas no se derivan de los decretos estadounidenses, pero si los estados miembros clave de la UE cambiaran su postura sobre el Sáhara Occidental, la base legal de las sentencias judiciales anteriores también podría diferir. De ser así, al igual que EE. UU., la Unión Europea se vería atraída más hacia Marruecos, presagiando nuevas iniciativas que se alinean con el interés europeo de Marruecos como exportador de estabilidad.
En el Golfo pérsico, el reconocimiento de Washington de la soberanía marroquí empuja a Rabat y Abu Dhabi a alinearse más. Esto continuaría su acercamiento después de las tensiones anteriores, que surgieron de la negativa de Marruecos a respaldar el bloqueo de Qatar liderado por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos entre 2017 y 2021. Para castigar a Marruecos por su neutralidad, en 2018, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita votaron en contra del intento de Marruecos de albergar la Copa Mundial de la FIFA 2026.
Sin embargo, en octubre de 2020, los Emiratos Árabes Unidos abrieron un consulado en El Aaiún en el Sáhara Occidental, que en ese momento no estaba reconocido como territorio marroquí por los EE.UU. Este fue un gesto simbólico importante, dado que los Emiratos Árabes Unidos fue el primer estado árabe en hacerlo. Las acciones de los Emiratos Árabes Unidos que favorecen a Marruecos se producen en medio del deterioro de las relaciones entre Emiratos y Argelia, ya que Abu Dhabi está descontento con el supuesto apoyo de Argelia a Turquía o, según los Emiratos Árabes Unidos, «grupos de presión anti-emiratíes en la región». El hecho de que los Emiratos Árabes Unidos estén fortaleciendo los lazos con Marruecos mientras Arabia Saudita no hace tales propuestas podría presagiar los intentos de los emiratíes de construir una nueva coalición intra-sunita.
Rusia y China:
Los rivales de EE.UU han adoptado posturas menos dóciles. Rusia ya ha condenado el reconocimiento de Washington de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. En consecuencia, la decisión de Estados Unidos da a Rusia y China una excusa para aumentar la seguridad y la cooperación económica con Argelia. Como un aliado importante del Frente Polisario, un movimiento de liberación que busca la independencia del Sáhara Occidental, Argelia está molesta por el reconocimiento de Estados Unidos de la soberanía marroquí sobre el territorio.
Para equilibrar la victoria diplomática de Rabat, Argel podría invitar a tropas rusas al Sahel bajo la apariencia de operaciones antiterroristas. Argelia es uno de los mayores clientes de armas de Rusia, y China ya ha invertido miles de millones en fosfatos en el este del país. A la luz de la medida de Estados Unidos, ambas relaciones podrían desarrollarse aún más.
El aumento de la actividad rusa y china en Argelia también disminuiría los avances realizados en términos de estabilidad en el Sahel. Imprevisto por Trump, Rusia también puede citar el reconocimiento de Estados Unidos de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental como justificación para su anexión en 2014 de Crimea, que es oficialmente parte de Ucrania. Es posible que Estados Unidos haya mejorado los lazos con Marruecos, pero al hacerlo, empujó a Argelia, otro gigante del norte de África, firmemente a una esfera de influencia rusa y china, y proporcionó a Rusia una justificación para sus invasiones.
 
La nueva administración de EE.UU:
La administración Biden ya ha declarado su apoyo a los Acuerdos de Abraham, un término utilizado para los acuerdos de paz que Israel firmó con los Emiratos Árabes Unidos, Marruecos y Bahréin en 2020. Sin embargo, en respuesta a una pregunta sobre el reconocimiento estadounidense del Sáhara Occidental, el secretario de Estado Antony Blinken dijo; «También estamos tratando de asegurarnos de tener un conocimiento completo de cualquier compromiso que se haya hecho para asegurar esos acuerdos».
El 27 de enero de 2021, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, congeló la venta del F-35 prometidos por Trump a los Emiratos Árabes Unidos, pendiente de revisión. Muchos consideraron la venta del F-35 como una trampa que Trump tendió a los Emiratos Árabes Unidos. La congelación no requiere la revocación de la venta, pero indica la determinación de Biden de analizar las contrapartidas que acompañan a los Acuerdos de Abraham. Una vez que EE. UU alcance “un entendimiento completo de cualquier compromiso”, continuará o retirará el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental.
Si la administración Biden continúa reconociendo el Sáhara Occidental, Blinken probablemente trabajaría a través de un marco internacional en las Naciones Unidas para lograr un mayor apoyo a la decisión unilateral de Washington, ya que Estados Unidos es el único estado que reconoce la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. Si los estados de la UE se inclinan hacia el plan de autonomía marroquí, la administración Biden encontrará en algunos la cobertura política necesaria (Francia y España).
Estados Unidos también puede retirar el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. Esta acción vería a la Casa Blanca realinearse con el proceso de paz patrocinado por la ONU y el derecho internacional. Potencialmente, un regreso de Estados Unidos al no reconocimiento revitalizaría los esfuerzos hacia un verdadero plan de autonomía. En este caso, Marruecos retiraría su reconocimiento de Israel y las relaciones de Estados Unidos con Marruecos se enfriarían. Aunque Estados Unidos y Marruecos seguirían siendo socios importantes, los marroquíes se sentirían traicionados por esta decisión y potencialmente se alinearían más estrechamente con Rusia y China para castigar a los estadounidenses. Además, el Frente Polisario también encontraría una nueva oportunidad de alguna forma para seguir reivindicando la autodeterminación del pueblo saharaui.
Independientemente de las acciones de la administración Biden, Trump eludió descaradamente un proceso de paz patrocinado por la ONU y le dio a Marruecos una carta blanca para implementar su plan de autonomía. Sin embargo, la sed de Trump por victorias diplomáticas hizo que su administración viera el Sáhara Occidental a través de una lente transaccional, ofuscando una solución internacional legítima y potencialmente invitando a nuevas potencias; rusas y chinas.

Origen: El pueblo saharaui, víctima de un «juego geopolítico» del llamado grupo «Amigos del Sáhara Occidental».