El Té Saharaui, un ritual sagrado incluso en la guerra

El Té Saharaui, un ritual sagrado incluso en la guerra

 
Por Salem Mohamed /ECS 
 
ECS – Mheiriz | Después de estar por Mahbes, al norte del territorio, como parte de la cobertura mediática de la guerra del Sáhara Occidental, fuimos desplazados junto a otros periodistas a una zona situada entre el centro y norte del Sáhara Occidental, adyacente a la región de Guelta-Zemmur. Acompañamos a las unidades de apoyo, retiradas de la zona cero pero en alerta constante ante cualquier eventualidad. Una radio, unos prismáticos y un conocimiento geográfico impecable que se pone a prueba todos los días.
 
Estacionamos en una zona llamada Wein Terget en Mheiriz, a una distancia prudente del muro militar marroquí y nos sentamos con Habub, un veterano chófer de unidades del ministerio de Defensa saharaui. Conoce la región como la palma de su mano según nos dice. Nos ofrece una vaso de té: el archiconocido Té Saharaui, un ritual sagrado incluso en la guerra. Antes o después de cada ataque, los soldados saharauis sellan sus operaciones con esta infusión relajante, a pesar de que algunos no regresan a tomar el último vaso.
 
Con una oreja puesta en la radio mientras hace el té, nos habla de sus habilidades de conductor en el desierto destacando con orgullo el vehículo: »un todoterreno clave en la guerra de liberación por su rol de defensa positiva, sirve para cualquier acción, desde incursiones, batallas, apoyo logístico hasta evacuación». También nos cuenta cómo desde este mismo vehículo se realizaron bombardeos el día anterior contra una base de las FAR marroquíes establecida en la zona de Janget Huria en la céntrica región de Smara.
 
El aguerrido Habub no oculta su admiración y cariño al vehículo que ya es toda una seña de identidad del Ejército saharaui. Y ciertamente en la primera guerra de liberación (1975-1991) este mismo vehículo encumbró a las fuerzas saharauis por su agilidad en las operaciones de ataque, fuga y dispersión. »Es suficiente el honor que este vehículo dio al Ejército saharaui, honor que también se lo dio él combatiente saharaui, pues nunca nos decepcionó y no le hemos traicionado» zanja Habub.
 

Origen: El Té Saharaui, un ritual sagrado incluso en la guerra.