Elena, la polisaria – El blog de Iñaki Anasagasti

Elena, la polisaria – El blog de Iñaki Anasagasti

 

Cuando en marzo de 2022, Mohamed VI anunció la nueva política española ante el Sáhara, entregando toda una política de defensa de los derechos saharauis a Marruecos me acordé de una sesión protagonizada por la senadora Etxegoyen.

Nosotros, como Grupo Vasco en el Senado, teníamos  derecho a una interpelación por período de sesiones (enero a junio). La interpelación plantea un asunto que en el pleno siguiente se convierte en Moción y es ahí donde los grupos de la Cámara intervienen y fijan postura.

Aquel  martes teníamos la Moción relativa a  la situación del Sahara en momentos en los que las Naciones Unidas no sabían qué hacer con semejante patata caliente. Y China y Estados Unidos metían  sus  sospechosas narices ya  que no solo hay fosfatos y pesca en dicho territorio irredento  sino  asimismo petróleo, mientras la situación del pueblo saharaui era  cada vez más precaria y su destino solo era  el de sobrevivir en el desierto, y en verano que sus niños se acogieran a la amistad de las familias sensibles ante una penosa situación.

Elena Etxegoyen, senadora por Gipuzkoa, concejal y cabeza de lista del PNV en el ayuntamiento de Irún llevaba varios años trabajando en este asunto y viajado a Tinduf. Se unía en sus afanes y éste trabajo al desarrollado por el parlamentario Txomin Aurrekoetxea al que el presidente Abdelaziz prometió una calle cuando fueran independientes  habida cuenta de su dedicación.

En ese momento la senadora Etxegoyen fue  la redactora y defensora de su propuesta pidiendo que de una vez se cumpliera y ejerciera  el  derecho de autodeterminación para un pueblo que clamaba en el desierto. Nunca mejor dicho.

Aquel   martes, con su pañuelo palestino, bajó a la tribuna y defendió con convicción, argumentos y pasión una demanda muy interiorizada por la sociedad vasca y española, logrando con algún añadido, la unanimidad. Todo un éxito. Elena, inteligente, guapa, con sus grandes ojos negros y verbo encendido se llevó la Cámara a su Moción..

La senadora para la defensa de la moción, se basó en los principios que sustentaban la doctrina de Naciones Unidas para la resolución de este conflicto: el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación y a su ejercicio a través de un referéndum libre y democrático. La senadora  del PNV, se refirió también al último informe que había publicado  Koffi Annan ,secretario general de la ONU, en relación al contencioso del Sahara Occidental, denunciando sus contradicciones pero subrayando lo que tenía de positivo. Según las palabras del Secretario General, la ONU no se podía invitar a las partes a negociar un Plan de Autonomía en los términos que defendía Marruecos, pues aquello conllevaría el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara y no procedía.. Asimismo, Annan anunció el envío de una Delegación del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de Ginebra a los territorios del Sahara Occidental, bajo ocupación marroquí.

Recordemos que la senadora Etxegoyen ya había presentado  una interpelación relativa a esta cuestión en el Pleno que se celebró el  5 de abril. Entonces, Elena exigió al Gobierno un compromiso activo a favor de la causa saharaui; asimismo, expresó la necesidad de que el Intergrupo parlamentario constituido al efecto en el Senado «se pusiera  a trabajar».

Recuerdo este hecho porque tras la reivindicación saharaui hay decenas de iniciativas de todo tipo por parte del PNV, en el Congreso y en el Senado, que siempre chocaban con el frontón de la “razón de estado”, es decir, no dar patadas al avispero de Ceuta y Melilla.

Pero tras aquella aparente pasividad  ha habido una culpable estrategia de los diversos ministerios y ministros de exteriores de la UCD, PSOE y PP. Dejar morir el problema por inanición, no molestar a los sátrapas de Marruecos, lograr que sea imposible poner al día el censo y seguir tirando millas.

Una auténtica vergüenza humana y política.

Origen: Elena, la polisaria – El blog de Iñaki Anasagasti