En vez de pedir una solución a las partes, Guterres debe presentar un plan de acción para el Sáhara Occidental

En vez de pedir una solución a las partes, Guterres debe presentar un plan de acción para el Sáhara Occidental

 

 
Por Lehbib Abdelhay
 
Madrid (ECS).- El Secretario General de la ONU, António Guterres, ha asegurado este viernes que tiene la esperanza de que se relance de nuevo el Proceso de Paz en el Sáhara Occidental después de la visita de su enviado personal a la zona, Staffan de Mistura. El pasado viernes De Mistura celebró una reunión con el ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares. Frente al Ministerio, el emisario de la ONU, pudo observar las pancartas que piden la libertad de los presos políticos saharauis, cuyos representantes acuden cada lunes para instar al Gobierno español a que intervengan para que se respeten los derechos humanos en el Sáhara ocupado por Marruecos y para que se libere a estos activistas encarcelados, aseguran, «sin juicios justos, con confesiones obtenidas bajo torturas».
 
En una rueda de prensa, y al ser preguntado sobre el Sáhara Occidental con la visita de [Staffan] De Mistura a la región si ve posibilidades de desbloquear el conflicto y cuál sería su mensaje para los países que tienen influencia, Guterres apeló a la partes en conflicto, el Frente Polisario y Marruecos, buscar la manera para solucionar el problema, «que ha durado tantas décadas en una región donde la actividad terrorista es extremadamente grave». «En primer lugar, Staffan de Mistura ha hecho su primera visita a la región. Tengo la esperanza de que el Proceso Político se relance de nuevo y mi mensaje a las partes es que un problema que ha durado tantas décadas en un área del mundo donde vemos problemas de seguridad extremamente graves, donde vemos el terrorismo multiplicarse en el Sahel y cada vez más junto de la costa, es en el interés de todos solucionar de una vez por todas este problema del Sáhara Occidental», dijo Guterres en su respuesta.
 
Guterres consideró que las partes tienen una oportunidad y comprender la necesidad de un diálogo, procurando una solución y no solamente mantener un proceso interminable sin una esperanza de resolución. «Creo que la situación de la región requiere hoy un interés más fuerte de las dos partes para solucionar el problema», concluyó Guterres.
 
Tras finalizar la visita de De Mistura, tanto los saharauis como otros actores interesados en el conflicto, esperaban que la ONU presente un plan de acción en vez de pedir a las partes una solución. El secretario general de la ONU ha resaltado lo arriesgado que es mantener el conflicto, en una zona, según Guterres, donde crece el terrorismo. Pese a esa alarma, el jefe de la ONU sigue desempeñando en pedir a las partes una solución.
 
Desde el inicio del conflicto saharaui, varios secretarios generales de la ONU intentaron solucionarlo. Ninguno lo logró, quizás alguno se acercó más que otro. Repaso completo de la nefasta gestión del actual secretario general de la ONU del conflicto que desembocó en una guerra.
 
Todos los esfuerzos de la ONU han fracasado repetidamente para negociar un acuerdo sobre el territorio ocupado desde 1975, cuando el poder colonial de España abandonó el territorio, iniciando un enfrentamiento bélico que duró hasta 1991 cuando intervino la ONU estableciendo el alto el fuego hasta el 13 de noviembre de 2020.
 
Han pasado ya más de 45 años, y aunque parezca mentira, los saharauis están más lejos de ver una solución que hace 30 años, curioso cuando la ONU en 1991 prometió solucionarlo en un plazo que no excedería los 2 años, es decir, lo que tardarían en realizar un censo completo para llevar a cabo un referéndum de autodeterminación.
 
Hoy en día, la única solución que ven los saharauis para desbloquear la situación y obligar a Marruecos a mover carta es seguir con la lucha armada, algo que la propia ONU y el Consejo de Seguridad evitan a toda costa, pero que no hacen más que favorecerlo porque con sus resoluciones y pasividad ante Marruecos perpetúan y prolongan el conflicto, agravando así la situación de los saharauis y por consiguiente, agotando su paciencia.

Origen: En vez de pedir una solución a las partes, Guterres debe presentar un plan de acción para el Sáhara Occidental.