EUCOCO 46 | Desde 2020 estamos en «el final de partido» para todos: las partes, los países vecinos, los europeos…todos menos la ONU’, Oubbi Bucharaya

EUCOCO 46 | Desde 2020 estamos en «el final de partido» para todos: las partes, los países vecinos, los europeos…todos menos la ONU’, Oubbi Bucharaya
 

 

Lehbib Abdelhay

ECS. Berlín. | El representante del Frente POLISARIO en la Unión Europea y miembro del Secretariado Nacional, Oubbi Buchraya Bachir, intervino durante la EUCOCO 46, que tiene lugar en Berlín, con una exposición del curso actual del conflicto saharaui, centrándose en el contexto europeo con el deseo de que dicho evento suponga un punto de inflexión en la posición europea respecto al reavivado conflicto saharaui tras la violación marroquí del alto el fuego cometida en Noviembre de 2020.

Buchraya dividió su ponencia en cuatro aspectos: el contexto actual del conflicto y la lucha del pueblo saharaui, la solidaridad europea en el contexto actual teniendo en cuenta las oportunidades que se presentan y los peligros que se imponen, los desafíos en el ámbito de la información sobre el Sahara Occidental en el contexto europeo, y terminó con unas breves conclusiones acerca del mismo. En el mismo contexto, agradeció la postura de Argelia, Sudáfrica, Namibia y Timor Leste, elogiando también las distintas delegaciones nacionales presentes.

El diplomático saharaui explicó que el conflicto ha entrado en modo »end game» dadas las circunstanciales actuales: »Desde el 2020 nos adentramos de lleno en el escenario de «end game» para todos; las partes, los países vecinos, los europeos… todos, menos el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que aun, como ha quedado claro tanto en el desarrollo del debate como en su última resolución, sigue instalado en la idea de poder seguir «gestionando» el conflicto y no en resolverlo de una vez por todas.»

Vinculando dicha escenario a dos sucesos: la dimisión de quien fuera el Enviado Personal del Secretario General de la ONU para el Sáhara Occidental, Horst Kohler, que lo calificó como »el fracaso definitivo de la ONU». Como segundo acontecimiento que condujo al contexto reinante, Bucharaya hizo hincapié en cómo de los vientos del Hirak argelino renació una nueva Argelia que busca proyectarse internacionalmente, anotando que, como producto de este hecho, Marruecos y el Frente POLISARIO se vieron obligados »a cubrir los mayores déficits que tenían», para Marruecos el »déficit legal» y para el movimiento de liberación saharaui el »déficit práctico», entendido como la carencia de un control efectivo sobre el territorio soberano.

»Para la fuerza ocupante, el déficit legal y la falta de reconocimiento internacional de sus pretensiones es su mayor hándicap. Para nosotros, el Frente POLISARIO, el déficit práctico, estaba en tener una incidencia real físicamente en el terreno. Esto suponía el desafío más importante, y por eso se aprovechó la primera ocasión que surgió, en El Guerguerat en noviembre de 2020 para liberarse del alto al fuego aprovechando la vulneración del mismo por parte del Reino de Marruecos y retomar así la lucha armada de nuevo a pesar de todos los desafíos que conllevaba esta decisión.» afirmó el representante saharaui.

Oubbi remarcó la decisión de retomar la lucha armada como única alternativa dada la intransigencia marroquí y la indiferencia de la comunidad internacional. »En Nueva York, el Consejo de Seguridad se aleja constantemente de los términos del acuerdo del referéndum y Marruecos se sirve de dicho acuerdo para consolidar su ocupación. Teníamos que enviar un toque de atención a Nueva York y también generar un desgaste práctico y económico en la maquinaria de ocupación. En este contexto nos encontramos aún siendo conscientes de los diferentes riesgos a los que nos enfrentamos diariamente y sobre todo por el uso bélico que hace el ocupante marroquí de los drones.»

Respecto a la situación en la UE, Oubbi Buchraya no reparó en admitir la complejidad »Nos encontramos por tanto en una situación muy difícil a nivel de Bruselas, donde existe una gran tentación por inclinarse del lado de las aspiraciones marroquíes con respecto al Sahara Occidental. Sin ningún género de dudas, esto es un gran reto.» No obstante destacó que hay oportunidades en los países que llama »hostiles» como Francia y España, el primero por mantener una crisis abierta con Rabat a causa del espionaje y acercamiento de París a Argel, y Moncloa por el rechazo generado por el giro ilegal de Pedro Sánchez rompiendo con décadas de neutralidad. Igualmente considera que el giro de Pedro Sánchez alineándose con el régimen marroquí sacó a la palestra pública la causa saharaui. »Se crearon todas las condiciones así, para poder hacer una movilización masiva y reconquistar el terreno perdido especialmente en cuanto a la solidaridad política.»

Y para finalizar respecto a la Unión Europea, recordó que el próximo 2023 la justicia europea emitirá la sentencia definitiva sobre los ilegales acuerdo UE-Marruecos que se aplican sobre el territorio y aguas saharauis sobre los que Rabat no tiene soberanía. »Todo indica que la sentencia seguirá la jurisprudencia marcada por las históricas sentencias de 2016, 2018 y 2021» admitió Oubbi, agregando que »tendremos que identificar potenciales acciones judiciales sin caer en la trampa de judicializar la lucha ni enfrentarnos al riesgo de retroceder en aquellos ámbitos ya consolidados, especialmente en el terreno legal, porque de ser así supondría un duro golpe para el pueblo saharaui»

Sobre la información y comunicación en el Sáhara Occidental y su impacto, el diplomático saharaui no dejó de recordar el silencio informativo al que está condenado el pueblo saharaui, exigiendo para ello, y recalcando su importancia, la creación de una política de comunicación »sirviéndonos de los medios de comunicación alternativos y las redes sociales que están ganando actualmente mucho terreno en el panorama informativo global.»

Buchraya deslizó también su perspectiva acerca del desenlace del conflicto considerando que será resultado del choque de los aliados de unos y otros en la región. »Después del fracaso de la ONU y la ruptura del alto al fuego, gran parte del partido del «end game» se jugará en la región y que la solución, o al menos en grandes términos, se decidirá A NIVEL DE LA REGIÓN e implicará la correlación de fuerzas entre los dos bloques (pro independencia y pro ocupación) y esto lleva aparejada la necesidad urgente de redoblar los esfuerzos a nivel de la solidaridad.»

Ya finalizando su discurso, el miembro del Secretariado Nacional y representante saharaui en Europa, Oubbi Buchraya Bachir, ofreció sus propias conclusiones del conflicto y el momento decisivo por el que atraviesa: »Ante el escenario expuesto, dos oportunidades organizativas se presentan ahora a la hora de formular la hoja de ruta que corresponde al escenario del «end game»; La EUCOCO para los solidarios en diciembre de 2022, y el congreso del Frente POLISARIO en enero de 2023 para los saharauis. Tanto en la EUCOCO, como en el congreso del POLISARIO, “business as usual”, no es una opción a considerar. Acomodarse en el mismo ritmo y con la misma visión tendría consecuencias irreversibles. Atravesamos, como hemos visto, un momento histórico crucial para la causa saharaui, y puesto que estamos en el mes de diciembre, mes del fútbol, permítanme hacer uso de la siguiente metáfora: Estamos jugando en tiempo de prórroga del partido de nuestra causa. Estamos ganando, pero nada está decidido todavía. Hay que mantener la presión sobre el adversario… no se permite perder balones. Una sola jugada contraria nos puede condicionar el resultado. El espíritu de equipo y la disponibilidad por dejarse la piel en este tramo final son condición indispensable para el marcador.»

Origen: Oubbi Bucharaya en la 46º EUCOCO sobre el conflicto saharaui: »Desde 2020 entramos en modo »end game» para todos; las partes, los países vecinos, los europeos…todos menos la ONU»