Feijóo se reúne por sorpresa con el primer ministro de Marruecos y entiende que «en el ámbito de las resoluciones de la ONU -sobre el Sahara Occidental- podemos pactar muchas cosas»; en cambio, «fuera de las resoluciones de la ONU los pactos no van a producir efectos internacionales».

Feijóo se reúne por sorpresa con el primer ministro de Marruecos y entiende que «en el ámbito de las resoluciones de la ONU -sobre el Sahara Occidental-  podemos pactar muchas cosas»; en cambio, «fuera de las resoluciones de la ONU los pactos no van a producir efectos internacionales».
 

El presidente del PP aprovecha un congreso en Países Bajos para trasladar a Rabat que, si gobierna, no asumirá sin consenso los compromisos de Sánchez

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, ha concertado una reunión por sorpresa con el primer ministro de Marruecos, Aziz Ajanouch, en Rotterdam, según ha confirmado él mismo a su llegada a la ciudad holandesa. En un encuentro bilateral altamente inusual al margen del Congreso del Partido Popular Europeo, Feijóo ha asegurado que su intención es que Rabat conozca lo que va a ser su posición si llega al Gobierno y es la de abordar la cuestión del Sáhara dentro de las resoluciones de la ONU y con el consenso que no ha buscado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El gallego no asume la carta de Moncloa anunciada por Mohamed VI.

El gallego se desmarca así de la misiva.: «El problema del Sáhara no se puede solucionar con una carta clandestina. El problema del Sáhara le tenemos que poner luz, taquígrafos, transparencia y acuerdos internacionales. Eso es justamente lo contrario de lo que ha hecho el Gobierno. La clandestinidad para resolver un problema internacional lo único que provoca es más problemas, más tensiones, más incertidumbre y menos responsabilidad hacia el pueblo saharaui, hacia Marruecos y hacia las Naciones Unidas».

A cambio de no entregar el Sáhara como Sánchez asume un compromiso y es no ocultar a Marruecos actuaciones con el Frente Polisario. «Lo primero que tenemos es volver otra vez a la seriedad en la política exterior. La política exterior no es una ocurrencia. La política exterior no es una necesidad por un incumplimiento, como es el no avisar a Marruecos de una acción con el líder del Frente Polisario que entra en España de forma ilegal, auspiciado por el Gobierno de la Nación. Un gobierno no puede introducir a un ciudadano de forma ilegal en su territorio» ha reprochado.

Esta reunión supone el estreno internacional del líder del PP que ha llenado su agenda en Rotterdam con otros primeros ministros de su fuerza política y con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen.

Feijóo ha descrito así la que sería su política con Marruecos si es presidente del Gobierno: «Lo que le puedo asegurar al primero ministro marroquí, primero, que no lo voy a engañar como tampoco voy a engañar a mi país. Segundo, que todo lo que haga lo voy a intentar consensuar para que tenga una vocación de permanencia en las relaciones entre Marruecos y España, España y Marruecos, que no son las relaciones de un gobierno que está durante una época, sino que son las relaciones de dos Estados. Y tercero, decirle muy claramente que en el ámbito de las resoluciones de la ONU podemos pactar muchas cosas». En cambio, «fuera de las resoluciones de la ONU los pactos no van a producir efectos internacionales».

«Estoy convencido de que el primer ministro marroquí me va a entender, porque lo importante entre dos países es que no haya engaños, que no haya deslealtades y que no haya cartas clandestinas. Esto lo vamos a hacer con claridad y con luz y taquígrafos. Y en el Congreso de los Diputados», ha asegurado el jefe de la oposición.

Origen: ELMUNDO