«Francia ya no es el gendarme del Sahel»: excelente análisis sobre la presencia francesa en África.

«Francia ya no es el gendarme del Sahel»: excelente análisis sobre la presencia francesa en África.

Madrid, 11 Septiembre de 2020. – (ECSAHARAUI
Por Lehbib Abdelhay /ECS

(Un análisis de Abdennour Toumi, experto del Centro de Estudios Estratégicos sobre Oriente Medio).

“Al esforzarse por imponer la ‘ley y el orden’ en Mali, el presidente francés Emmanuel Macron, como su predecesor François Hollande, actúa como comandante en jefe. De hecho, durante su investidura en 2017, Macron visitó las tropas francesas desplegadas en Mali de la misma manera que Hollande había lanzado la Operación Serval de 2013 para combatir a los grupos terroristas en el Sahel.

Así, el primer viaje de Emmanuel Macron fuera del continente europeo después del confinamiento lo llevó a Mauritania, país donde el presidente francés se reunió con los líderes del G5 Sahel conformado por 5 países: Burkina Faso, Mauritania, Chad, Níger y Mali para conocer y evaluar los avances en la lucha contra el terrorismo.

A pesar del éxito de la Operación Serval en sus inicios en 2013, la intervención francesa en la región ha llegado a un punto muerto. Una situación ya muy compleja se complicó por el estatus de Francia percibido como una antigua potencia colonial en la región. Esta percepción tendrá una influencia a largo plazo entre las comunidades, pero también entre las tropas francesas y los grupos armados.

Son muchas las razones que sirven para transformar el Sahel en un campo de batalla en la lucha contra los grupos radicales extraestatales. Por ejemplo, la creciente inseguridad que fue consecuencia de la caída de Ibrahim Boubakar Keïta en Mali, el último ataque terrorista contra trabajadores humanitarios franceses en el norte de Níger, la presencia de Boko Haram en Nigeria y las derrotas infligidas a Daesh que han llevó a la pérdida de varios bastiones (de la organización terrorista) en Siria e Irak.

Tras los ataques que tuvieron como objetivo París en 2015 y Niza en 2016, Francia intensificó sus operaciones en la región. La idea detrás de estas iniciativas militares se encuentra detrás de las palabras de Jean Castex, Primer Ministro de Francia. “Es muy probable que haya sido el mismo odio, la misma cobardía, la misma inhumanidad que se produjo en Níger y Bataclan”, declaró.

Ha llegado el momento de demostrar que el éxito de la Operación Serval fue solo temporal porque hizo muy poco para estabilizar y restaurar la autoridad del estado de Malí. Es bien sabido que la seguridad en Malí está en su peor nivel desde 2014. Además, la decisión de Francia de lanzar la Operación Barkhane en 2014 confirmó que Serval, a pesar de sus puntos fuertes, no dio respuestas sobre las causas subyacentes al conflicto en Malí.

A diferencia de la Operación Serval, que resultó ser un fiasco porque se centró solo en la intervención, la Operación Barkhane refleja una lucha mucho más amplia contra el terrorismo. Sus objetivos estaban vinculados a los del G5 Sahel y Barkhane había confiado en la necesidad de permitir a los socios locales garantizar su propia seguridad.

Esta estrecha coordinación con los actores locales de la región significó una clara liberación de la Operación Serval. La Operación Barkhane ha tenido un éxito tremendo tanto en el poder duro como en el blando. Sin embargo, su éxito estratégico aún no está claro.

Los objetivos actuales son ambiguos y mal definidos, hundiendo la idea de la salida de Francia en un futuro incierto. Esta falta de precisión, que se suma a la complejidad de la región, es un claro indicador del impasse en el que se encuentran ahora las fuerzas armadas francesas.

El accidente de helicóptero de 2013 en Malí, que se cobró la vida de 13 soldados franceses, afectó gravemente la moral de los soldados en una operación muy criticada por los países miembros del G5. Sin embargo, el asesinato del líder de Al-Qaida, AbdelMalek Droukdal, levantó la moral y generó simpatía en París.

Muy recientemente, ocho trabajadores humanitarios franceses y su guía fueron asesinados por hombres armados en el norte de Níger. Tras este ataque, el gobierno francés inmediatamente calificó el acto de terrorista. En reacción a este ataque, Jean Castex había declarado desde el aeropuerto de Orly: “vinieron a hacer el bien en Níger, se han encontrado con el mal”.

En Malí, según los rumores, se plantearon interrogantes, antes del estallido de la Operación Serval, sobre la dependencia de Malí del Estado francés y la imagen neocolonialista que la Operación Barkhane tendría en toda la región. Y las recientes protestas en Mali demuestran la existencia de un sentimiento anti-francés entre la gente de Níger.

Incluso si la contribución de la Operación Barkhane a la zona del Sahel sigue sin estar clara, el compromiso militar de Francia sigue siendo firme. Las implicaciones de mantener tropas francesas de forma permanente en la región siguen siendo importantes dado el compromiso histórico de Francia con esta área, por lo que una comprensión matizada de las diferentes narrativas será cada vez más importante en el momento de la Explique si la intervención es un éxito o un fracaso. Hoy, con el compromiso de las tropas francesas en el norte de Mali, una vez gobernado por AQMI, París ha tomado el control total del país.

Después de derrotar a los invasores, expulsarlos de Tombuctú y desarmar a las pocas facciones rebeldes, las tropas francesas prohibieron al ejército maliense operar en Kidal, la región de Azawad. Varios grupos rebeldes reclaman el territorio, y es de facto propiedad del Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA). Francia ha permitido que los rebeldes ocupen el área, lo que les permite reorganizarse y volver al terreno en las negociaciones.

Sin embargo, Francia se dio cuenta más tarde de que no podía cubrir los costos de la guerra en Mali y pidió a las Naciones Unidas que enviaran tropas. Así, en diciembre de 2013, París anunciará una reducción del 60% de sus efectivos y en 2014 sólo había 1.000. Se alcanzaron acuerdos pero colapsaron rápidamente. Más de 100 efectivos de mantenimiento de la paz han muerto.

Como cualquier otra región de África, los mapas del Sahel se han rediseñado para servir a los intereses de las potencias coloniales sin tener en cuenta la cohesión social y étnica o las aspiraciones de las poblaciones indígenas. Sin embargo, las fronteras poscoloniales en países como Mali, Níger, Libia, Chad y Sudán pusieron fin a las guerras entre clanes o etnias.

Estos vínculos étnicos han contribuido en gran medida al desarrollo de redes que brindan importantes oportunidades económicas, pero también al tráfico ilícito de migrantes, convirtiendo al Sahel en una amenaza para sus vecinos. Este es el caso de Argelia, que se ha convertido en un lugar de tránsito para los migrantes que desean ir a Europa.

La Unión Europea solo se ha interesado en las cuestiones económicas y de seguridad en el Sahel porque, de hecho, aunque la mayoría de los países del Sahel son pobres, no obstante cuentan con importantes recursos naturales. Y los números hablan por sí mismos. El 70% de la producción de petróleo libia va directamente a Europa y las tres cuartas partes de la energía que utiliza Francia proviene del uranio de Níger.

Francia sigue siendo el país europeo más presente en el Sahel debido a sus vínculos históricos y coloniales. Sin embargo, ella ya no es el gendarme. De hecho, desde la caída de Gaddafi en 2012, el Sahel se ha convertido en un laboratorio para las potencias occidentales en su guerra contra el terrorismo «.

Este editorial ha sido traducido íntegramente del inglés al francés por Cheikh DIENG, fundador y editor del sitio de información www.lecourrier-du-soir.com, y luego ha sido traducido por ECSAHARAUI.COM

Este editorial refleja las opiniones únicamente de su autor. No refleja, en ningún caso, la línea editorial del ECSAHARAUI, medio neutral, transparente e independiente del Sáhara Occidental.

Origen: «Francia ya no es el gendarme del Sahel»: excelente análisis sobre la presencia francesa en África.