Graves tensiones entre Argelia y Marruecos que amenazan con desestabilizar toda África

Graves tensiones entre Argelia y Marruecos que amenazan con desestabilizar toda África

 

 
Por Sidi Maatala /ECS 
 
Madrid (ECS). –La tensión aumenta entre Marruecos y Argelia. Las últimas declaraciones del canciller marroquí, Nasser Bourita, expresadas durante la visita de su homólogo israelí, fueron rechazadas y mal recibidas en Argel.
 
Rabat y Tel Aviv acusan abiertamente a Argelia de formar un eje con Irán y expresan públicamente estar preocupados por esta nueva alianza.
 
Argelia no ha respondido oficialmente, pero todavía se niega rotundamente a modificar su posición sobre la cuestión del Sáhara Occidental. Es esta cuestión esencial la que está en el centro de la disputa entre Argel y Rabat.
 
Los saharauis entre Marruecos y Argelia;
 
Para comprender la crisis entre Argelia y Marruecos, tenemos que retroceder diez años. El profesor de ciencias políticas Yahia Zoubir recuerda que por entonces, «el presidente Bouteflika declaró que nunca habría un casus belli entre los dos países. Una afirmación que fue traducida por la parte marroquí como un abandono de la causa saharaui por parte de Argelia».
 
Pero en 2019, la diplomacia argelina vuelve a poner el tema del Sáhara Occidental en la palestra tras la caída de Bouteflika.
 
La tensión se convierte entonces en una gran crisis y Marruecos lanza una ofensiva diplomática tratando de hacer una amalgama entre el Sáhara Occidental y la Cabilia argelina.
 
El analista Mustapha Haddam señala: «Cuando vemos toda la energía puesta por Marruecos en apoyar un movimiento terrorista como MAK (Movimiento por la Autodeterminación de Cabilia) financiándolo y defendiendo su causa internacionalmente, es evidente que Marruecos está lanzando un ataque directo contra Argelia.”
 
Ambigüedad estadounidense;
 
Para Mustapha Haddam, Marruecos busca desestabilizar el frente interno argelino. El profesor Yahia Zoubir apoya este punto de vista y afirma que esta ofensiva fue posible gracias a la normalización entre los marroquíes y los Israelís, y la ambigüedad mostrada por los Estados Unidos: «Marruecos se sintió fuerte al establecer relaciones con Israel, pero no solo por la posición estadounidense que, por un lado, no reconoce oficialmente la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental y por otro, no cuestiona el tuit del expresidente Donald Trump sobre este tema que ha revitalizado a Marruecos contra su vecino.”
 
Mientras tanto, Marruecos está desarrollando el discurso de la mano extendida. Pero Argelia no le cree y se mantiene firme en sus posiciones.
 
En particular, se niega a abrir su frontera con Marruecos y reafirma su posición sobre el conflicto del Sáhara Occidental como una cuestión de descolonización, tal y como afirma la ONU.
 
¿Es posible la guerra?
 
La crisis se está intensificando, pero para Mustpaha Haddam no irá más lejos. Según él, «no puede haber guerra entre los dos países porque las grandes potencias no lo permitirán. Esto desestabilizaría el frente sur de Europa pero también a toda África. Es extremadamente peligroso.”
 
En Argel, aunque nos acostumbramos a las crisis con el vecino del oeste, varias voces creen que esta vez se ha traspasado un límite, una línea roja.
 

Origen: Graves tensiones entre Argelia y Marruecos que amenazan con desestabilizar toda África.