GUERRA DEL SAHARA | Un nuevo impulso

GUERRA DEL SAHARA | Un nuevo impulso

 

Madrid, 03 Febrero de 2021. – (ECSAHARAUI)
Por Mah Iahdih Nan /ECS 

La semana que va del 18 al 24 de enero marcara un cambio sustancial en la escalada de la guerra que se ha desatado en el Sahara, desde el pasado 13 de Noviembre de 2020. Tanto los ataques al sur de Marruecos como el ataque a la brecha ilegal del Guerguerat, situada a pocos kilómetros de la costa Saharaui, constituyen un hito en la guerra del Sahara, en la anterior guerra (1975-1991), el Ejercito Saharaui, dejo de atacar ambos extremos a partir del año 1985, lo que quiere decir que en los últimos seis años de guerra tanto el sur de Marruecos como la zona atlántica del Sahara, no sufrieron los embistes de la guerra. Esta situación fue motivada básicamente por dos factores que en su día impidieron los ataques del ejercito Saharaui a estas zonas; por un lado la construcción del muro de la vergüenza, que dejo muy poco margen de maniobra a los combatientes Saharauis en esas zonas y por otro lado, la decisión de las autoridades Saharauis de no implicar en la guerra a los países vecinos, con los que se mantiene una excelente relación.

Sin embargo, 30 años después las circunstancias, la naturaleza, el carácter y la modernización tecnológica han cambiado los conceptos y las características de la guerra. También hay otros factores humanos que marcan la diferencia en los cambios estratégicos a la hora de afrontar una guerra, no es lo mismo la entrega, motivación, combatividad, sacrificio y la alta moral de los combatientes Saharauis, comparadas con las desmoralizadas, desanimadas, derrotadas, desmotivadas y corruptas tropas Marroquíes. Si se mezclan todos estos ingredientes se obtienen resultados satisfactorios, independientemente de las condiciones materiales y de otra índole.

No obstante, de estos ataques se puede extraer la conclusión de que han dejado constancia de la operatividad, destreza, movilidad, pericia y profesionalidad de los guerrilleros Saharauis. Además del mensaje que envían al Majzen, de que esto no ha hecho más que empezar y de que los próximos meses serán durísimos para sus abatidas y desmoralizadas tropas.

Estas operaciones quirúrgicas magistrales practicadas por el ELPS, a parte del certero tino en el blanco y el pánico sembrado en todo el entramado del Majzen que ocupa la zona del Guerguerat (circulan por la red audios que demuestran su pavor y cobardía). Han conseguido atravesar dos muros a la vez; el muro de la vergüenza Franco-Israeli-Marroquí de mas de 2770 km y el muro de silencio impuesto por el Majzen desde que retornaron las hostilidades, el pasado mes de Noviembre. Todas las agencias de prensa, periódicos, digitales , televisiones y radios de todo el mundo, se han hecho eco del ataque perpetrado por el Ejercito Saharaui, hasta el Majzen desorientado en su habitual esquizofrenia informativa, emitió comunicados contradictorios reconociendo y negando a la vez el ataque. La prensa Majzeniana domesticada, no recibió las directrices oportunas de la DGST a tiempo y algún diario se tomo la libertad de publicar alguna nota sobre los ataques, que horas después fueron retiradas de sus páginas, lo que demuestra el grado de histerismo y ansiedad en el que esta instalado el Majzen, pero en el marco de su enajenación avanza satisfactoriamente; antes lo negaba todo y ahora lo minimiza todo.

El paso al frente dado por el pueblo Saharaui, primero respondiendo a la agresión del Majzen y ahora imprimiendo otra velocidad y profundidad a la guerra, han sembrado el caos, el desorden y el desconcierto en las estructura del Majzen, que no se esperaba una respuesta tan contundente.

Por otro lado, las Naciones Unidas y su MINURSO, llevan más de dos meses ausentes y desaparecidos del escenario, es como si se hubiesen esfumado en el desierto, están en un verdadero estado de shock. Algo que ha sorprendido a propios y extraños, una misión de paz que le explota la guerra en las manos y que no es capaz de reaccionar y como mínimo difundiendo un comunicado, aunque sea para dar una minúscula aclaración.

Origen: Guerra del Sáhara Occidental; un nuevo impulso.