HEMEROTECA EL PAÍS 1980 | Los combatientes Saharauis visitaron 40 años después las montañas del Ouargziz sur de Marruecos y cementerio de un regimiento del ejército Marroquí hace justo 40 años

HEMEROTECA EL PAÍS 1980 | Los combatientes Saharauis visitaron 40 años después las montañas del Ouargziz sur de Marruecos y cementerio de un regimiento del ejército Marroquí hace justo 40 años

(…)

El cordero de Paniurgo

Según El Yussi, fueron unos trescientos guerrilleros los que lograron acabar con sus hombres y poner en fuga al grueso de las tropas marroquíes en los enfrentamientos del día 10. Habiendo optado por la lucha en campo abierto, el Polisario no parece haber abandonado los principios de movilidad y sorpresa propios de la guerrilla. Sólo así se puede explicar que unos trescientos hombres pongan en fuga a cerca de 2.000 enemigos.Para explicar la derrota de una manera comprensible, el capitán El Yussi se ve obligado a recurrir a un viejo cuento popular marroquí: «¿No conoce usted el cuento del cordero de Paniurgo?… Algo así nos sucedió a nosotros. El sabio Paniurgo tenía que dictaminar sobre la propiedad de un rebaño de corderos sobre la que litigaban dos personas. Para ver quién era el auténtico propietario, decidió lanzar al mar a uno de los corderos para que, al volver a la costa, se dirigiera a uno de los dos hombres que, de este modo, se descubriría como auténtico propietario del rebaño.»

«Y así lo hizo Paniurgo», continúa su relato el capitán El Yussi, «pero el resto del rebaño, al ver entrar al cordero en el mar, decidió seguir a su compañero, y todos se ahogaron. Ninguno de los corderos sobrevivió y ninguno de los dos litigantes pudo quedarse con la manada… Así nos ha sucedido a nosotros: un grupo de soldados huyó y el grueso de las tropas le acompañó en la huida.»

Pero, ¿qué ha sido del feroz Ejército marroquí que estuvo presente en una batalla tan sangrienta como la de Montecassino, en la segunda guerra mundial, en los frentes de la Indochina francesa y en las luchas cuerpo a cuerpo de los altos del Golán? ¿Basta medio centenar de Land-Rover del Polisario para poner en fuga a los soldados de la columna Uhud?


«Es un problema de motivaciones: nuestros hombres no están motivados y los del Polisario, sí. Además, toda la cuestión de la columna Uhud se ha exagerado. Uhud es fruto de la improvisación. Está compuesta por hombres reclutados a toda prisa y sin ningún tipo de instrucción. Muchos de ellos no tienen ni siquiera número de matrícula en el Ejército marroquí: algunos de los prisioneros o muertos de Uhud no pueden tan siquiera, a efectos burocráticos, ser considerados soldados de las FAR.»

(…)

Leer artículo completo en EL PAÍS