Ignacio Cembrero denuncia ante la Fiscalía al espionaje marroquí | Contramutis

 
  • El periodista pide a la Fiscalía que identifique a los responsables del espionaje del que ha sido víctima.
  • El principal objetivo del espionaje era hacer una copia de la agenda de contactos del periodista.

 

Contramutis.-

El periodista Ignacio Cembrero ha solicitado a la Fiscalía que identifique a los responsables del espionaje del que ha sido víctima, tras conocer que se encuentra en la lista de objetivos vigilados con el software “Pegasus” por parte de las autoridades marroquíes.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha informado que apoya al periodista en su lucha contra el espionaje masivo, tanto en sus acciones en España, como en las que la organización prepara a nivel internacional.

El 16 de julio, Ignacio Cembrero, quien ejerció gran parte de su carrera en El País, y ahora escribe para El Confidencial en España; Orient XXI, en Francia y Middle East Eye, en el Reino Unido,  fue informado por el equipo de Forbidden Stories sobre la aparición de su número de teléfono en la lista de objetivos del programa malicioso “Pegasus” por parte de las autoridades marroquíes.

El programa informático es enviado deliberadamente a teléfonos móviles, donde se infiltra y toma posesión del contenido del mismo, controlando los movimientos del usuario en el terminal infectado. Quienes lo manejan pueden, además, activar a distancia la cámara o el micrófono.

El principal objetivo en el caso de Cembrero era hacer una copia de su agenda de contactos, en la que figuran altos cargos, miembros del Gobierno español, diplomáticos, activistas, refugiados y exiliados marroquíes.

RSF relata que informaciones publicadas en la prensa europea señalan que quien puso en marcha el espionaje fue la Direction Générale de Surveillance du Territoire, una de las autoridades policiales que operan en Marruecos. Además, cuenta con personas desplazadas en España para realizar labores de inteligencia.

Origen: Ignacio Cembrero denuncia ante la Fiscalía al espionaje marroquí | Contramutis