La abogada de los presos políticos saharauis denuncia las condiciones infrahumanas en las cárceles marroquíes

La abogada de los presos políticos saharauis denuncia las condiciones infrahumanas en las cárceles marroquíes
 
Por Leila Zaimi
 
– La realidad del pueblo saharaui no es nada bella. El pueblo saharaui sigue sufriendo los malos tratos a pesar de su lucha pacífica para la autodeterminación de su territorio ocupado.
 
– La Covid-19, en el Sáhara Occidental, es un doble castigo. Los saharauis no tienen acceso a atención médica como los marroquíes.
 
– La violencia contra los niños es un secreto a voces.
 
– Las ONG no pueden acceder a los territorios ocupados para averiguar las violaciones de derechos humanos que se cometen. 
 
– Las condiciones de detención son lamentables, ya sea para los presos saharauis o para los presos marroquíes.
 
– Ocho detenidos del denominado grupo de Gdeim Izik llevan más de 4 años en régimen de aislamiento prolongado. Las autoridades marroquíes consideran que el aislamiento total de 23 horas no es una forma de tortura, pero según el derecho internacional lo es.
 
– Las instituciones internacionales deben encontrar la forma de respetar el acuerdo y las modalidades para aplicarlo.
 
Desde Francia, la abogada y defensora de los derechos del pueblo saharaui, Olfa Ouled, ha concedido una entrevista especial a ECSAHARAUI. Nuestra compañera Leila Zaimi ha conversado con ella.
 

ECSAHARAUI: Olfa Ouled, usted es abogada y defensora de los derechos del pueblo Saharaui y de su causa. ¿Cómo es la realidad de los derechos humanos en los territorios ocupados del Sáhara Occidental? ¿Cómo vive la gente a diario?
 
Olfa Ouled: Mal, muy mal. Desde que se rompió el alto fuego el 13 de noviembre 2020, la tortura y los malos tratos contra este pueblo han aumentado. Destaco que dichas prácticas existían desde siempre. Los activistas, organizaciones no gubernamentales de los derechos humanos como CODESA por ejemplo, y otros testigos; todos afirman un significativo aumento de violencia en las calles, desde el comienzo de la pandemia. Algunos activistas se han visto privados de su libertad de movimiento. El uso excesivo e injustificado de la fuerza se sigue utilizando durante y después de la detención, especialmente en vehículos de las fuerzas de seguridad, o durante los interrogatorios bajo custodia policial.
 
Por su parte, los activistas siguen reivindicando su derecho a la autodeterminación por medios pacíficos a pesar de la represión, las intimidaciones y la agresión física y moral a las que están sometidos. Ellos muestran un gran coraje y civismo. Eso es admirable.
 
ECS: Con la crisis sanitaria, la calidad de vida se deteriora más, imagino. Si le digo; “Covid-19 en Sáhara Occidental“, ¿qué responderá?
 
Olfa: La Covid-19, en el Sáhara Occidental, es un doble castigo. De manera general, la pandemia de Covid-19 ha amplificado la discriminación y las desigualdades que sufre desde hace mucho tiempo el pueblo saharaui. Por un lado, los saharauis no tienen acceso a atención médica como los marroquíes, a pesar de que bajo el derecho internacional humanitario y los derechos humanos, se supone que el Reino de Marruecos debe garantizar a la población saharaui, sin discriminación, el mejor nivel posible de salud física y mental.
 
Por otro lado, como todos saben, los estados autoritarios y totalitarios aprovechan la crisis sanitaria para maltratar y torturar a los opositores. Se prohíben las visitas a los presos, lo que aumenta las torturas a las que son sometidos y a que no hay nadie para presenciarlo.
 
ECS: ¿Qué puede hacer la comunidad internacional (pueblo y estado) para mejorar la situación humanitaria de los saharauis. Especialmente los niños?
 
Olfa: La urgencia radica en la necesidad de acceder a los territorios ocupados. El trato inhumano al que son sometidos los saharauis está documentado por activistas. Las constataciones también deben ser realizadas por instituciones internacionales y periodistas. La Cruz Roja internacional, por su propia admisión, no puede acceder a los territorios ocupados. Por tanto, es necesario garantizar el acceso inmediato y total al Sáhara Occidental y a la población residente para prever el establecimiento de un mecanismo de investigación sobre las atrocidades cometidas desde que las autoridades marroquíes, ya sean las autoridades judiciales o la CNDH, han demostrado que no podían hacerlo ellos mismos. Solo ese mecanismo permitirá considerar la protección contra la arbitrariedad y la violencia contra los saharauis. El Reino de Marruecos invierte mucho en la batalla mediática y de opinión. Por lo que pocos medios ofrecen una cobertura imparcial de la situación de los saharauis.
 
En cuanto a la violencia contra los niños es un secreto a voces. Es como si ocultar el abuso infantil fuera una forma de no ver esta violencia como real. Y por tanto, no intervenir.
 
ECS: Muchos activistas saharauis se encuentran hoy encarcelados por las autoridades marroquíes. ¿Cuántos son? ¿Cómo viven en la cárcel? ¿Ha registrado casos de tortura?
 
Olfa: Actualmente, tenemos más de 40 presos políticos en las cárceles marroquíes. Las condiciones de detención son lamentables, ya sea para los presos saharauis o para los presos marroquíes. Sin embargo, los presos saharauis son presos de conciencia y más vulnerables en las cárceles marroquíes, es decir; fácilmente atacados por los guardias. La mayoría de ellos fueron condenados sobre la base de confesiones obtenidas bajo tortura y sobre la base de casos falsos.
 
Por tanto, se han denunciado varios casos de malos tratos y/o tortura. Por un lado, todos los presos de conciencia están privados de atención médica, y eso, para castigarlos doblemente por su opinión política. La falta de tratamiento es también un castigo que contribuye a un daño irreversible a la salud de los detenidos ya debilitados por las torturas durante las detenciones.
 
Asimismo, es probable que la falta de alimentación adecuada y las visitas familiares hagan sufrir más a los presos. Esa privación, cuando se traduce en dolores o sufrimientos graves, como en el presente caso, y constituye un acto deliberado con el propósito de sancionar, con formas de tortura.
 
En este contexto, recordamos que 08 detenidos del denominado grupo de Gdeim Izik llevan más de 4 años en régimen de aislamiento prolongado. El aislamiento sensorial completo, combinado con el aislamiento social total, puede destruir la personalidad y constituye la forma de tratamiento más inhumana. Las autoridades marroquíes consideran que el aislamiento total de 23 horas no es una forma de tortura, pero según el derecho internacional lo es. A pesar de las reiteradas solicitudes a los fiscales del Reino y, más recientemente, al Sr Haddi del grupo Gdeim Izik, que ha estado en régimen de aislamiento durante más de 4 años, la situación no ha cambiado y los prisioneros siguen aislados.
 
ECS: ¿Cómo ve usted la posición de las instituciones internacionales no gubernamentales con respecto a la independencia del Sáhara Occidental?
 
Olfa: Como abogada no me corresponde comentar la posición de las instituciones internacionales. Pero, permítame recordar que la organización del referéndum está prevista en el acuerdo de alto el fuego de 1991 y que, ya en vista de la posición de las instituciones internacionales, la cuestión es saber cuándo se respetarán los términos de dicho acuerdo.
 
Desde el punto de vista jurídico, la posición de las instituciones internacionales no puede, en mi opinión, impedir la aplicación de este acuerdo. El único papel de estas instituciones sigue siendo encontrar la forma de respetar el acuerdo. Y encontrar las modalidades de aplicación, mientras que el Reino de Marruecos ha seguido dificultado su aplicación.
 
ECS: A la luz de las últimas «victorias políticas y diplomáticas» del Majzén, (el reconocimiento por EE.UU de la soberanía del Reino de Marruecos sobre el territorio saharaui), por ejemplo, ¿Hacia dónde va la causa saharaui?
 
Olfa: Usted habla de las victorias políticas y diplomáticas de Marruecos, citando (…) por el ejemplo un tuit del expresidente Donald Trump. El Reino de Marruecos presenta al tuit como una victoria política. Para mi, todo esto se trata de una cuestión de engaño. Como indiqué anteriormente, “la batalla es de opinión” y el Reino está invirtiendo sumas desorbitadas para hacer creer que el Sahara se ha convertido en marroquí.
 
No obstante, es fácil ver que a pesar de una larga y feroz campaña marroquí, los términos del debate siguen siendo los mismos: el Reino de Marruecos rechaza el establecimiento del referéndum y los saharauis siguen pidiendo pacíficamente su organización, y esto, incluso aunque diariamente son intimidados y abusados. Mientras existan los saharauis, el Reino de Marruecos no ganará.
 

Origen: La abogada de los presos políticos saharauis denuncia las condiciones infrahumanas en las cárceles marroquíes.