La autodeterminación, ni para las naciones colonizadas – DEIA

La autodeterminación, ni para las naciones colonizadas – DEIA

 

IÑAKI ANASAGASTI 

Pedro Sánchez no ha hecho más que firmar la entrega saharaui a Marruecos. Como si a Ucrania la entregaran totalmente a Putin. Una vergüenza absoluta.

«El PSOE está convencido de que el Frente Polisario es el guía recto hacia la Victoria Final del pueblo saharaui y está convencido también de que vuestra república independiente y democrática se consolidará sobre vuestro pueblo y podréis volver a vuestros hogares». (Felipe González, 14-11-1976)

EN los gloriosos tiempos de González, Aznar y Zapatero se nos decía: «Sin violencia todo es posible» y cuando se planteaba el ejercicio del derecho de autodeterminación, palabra mágica que habíamos visto escritas en sus pancartas, la respuesta estaba acuñada: «Solo es para los pueblos colonizados». Ahora, tras la decisión de Sánchez respecto al Sáhara decisión solo conocida por el cuello de su camisa, ya ni eso. De la pancarta a la mayordomía real. ¡Pobre Txomin Aurrekoetxea, que soñó para los saharauis en un mundo mejor! Todo es pues, mentira tras mentira, lo mismo que las presuntas aventuras de un rey acosador según la fiscalía británica al que cuando señalábamos por su doble vida nos decían éramos desestabilizadores. Pues si, y mucho, ante la mentira de gobiernos, políticos y medios.

Marruecos celebraba el 15 de julio 2014 el Ramadán pero eso no fue óbice para que Felipe VI y su esposa visitaran en Rabat a un señor al que el rey Juan Carlos llamaba «sobrino» porque al parecer a su padre, Hassan II, le llamaba «hermano». Hay que suponer que Mohamed VI, debe ser el «querido primo» de Felipe VI. No sé dónde queda el parentesco de la esposa de Mohamed, la princesa Lalla Salma con Letizia, a la que en Madrid llaman Reina. La machista Constitución española permite estas cosas tan ridículas porque si en lugar de ser varón el actual rey, hubiera sido mujer, ¿le llamarían al consorte, rey de España?. Pues no, pero en Marruecos una es princesa, y la otra es reina, es decir, nada.

(…)

 

* Diputado y Senador de EAJ-PNV (1985-2015)

LEER artículo completo en el original de DEIA