«La cumbre especial del CPC de la UA sobre la cuestión saharaui supone un amargo fracaso para Marruecos», afirma Uld Salek

«La cumbre especial del CPC de la UA sobre la cuestión saharaui supone un amargo fracaso para Marruecos», afirma Uld Salek

 

Por Lehbib Abdelhay/ECS

 

Addis Abeba (ECS).- La primera Cumbre especial del Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana (CPC de UA), que se celebra hoy en Addis Abeba, supuso una amargo fracaso de Marruecos y una doble victoria para el pueblo saharaui, según anunció el ministro saharaui de asuntos exteriores, Mohamed Salem Uld Salek, en declaraciones SPS.

Dio inicio hoy en Addis Abeba la primera Cumbre especial de Jefes de Estado y de Gobierno de los Estados Miembros del Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana, bajo la presidencia del Presidente de Kenia, Sr. Uhuru Kenyatta.

El jefe de la diplomacia saharaui sostiene que en cambio para Marruecos, la cumbre fue un amargo fracaso, como lo demuestran sus intentos de hacer fracasar este evento a nivel de la Unión Africana (UA). La cuestión saharaui ha cosechado «una doble victoria» al término de la primera cumbre especial de jefes de Estados y de Gobiernos de la Unión Africana (UA), que ha reafirmado la soberanía de la RASD sobre la totalidad del territorio del Sáhara Occidental.

El organismo africano (CPC) envió invitaciones tanto al Presidente de la República Saharaui, Brahim Ghali, como al Rey de Marruecos, Mohames VI, para participar en las deliberaciones de acuerdo con la decisión de la XIV Cumbre Extraordinaria sobre Silenciar las Armas en el continente. La última cumbre XIV enfatizó la necesidad de trabajar para alcanzar un nuevo alto el fuego entre los dos estados miembros de la Unión Africana, Marruecos y la RASD.

La celebración de esta cumbre atormenta a Marruecos que movió todas sus fichas para evitar que se celebrara presionando, sin éxito, a algunos países africanos leales a su tesis expansionista y sometidos a la influencia francesa.

La reunión, que es la primera de su tipo desde el estallido de la guerra en el Sáhara Occidental el pasado 13 de noviembre de 2020, discutirá la evaluación de hasta qué punto la decisión de la Cumbre “Silenciar las Armas” celebrada en diciembre de 2020, que convocó a una resolución aprobada por unanimidad, al Consejo Africano de Paz y Seguridad para proporcionar la contribución de la Unión Africana en apoyo a los esfuerzos de las Naciones Unidas y la reanudación de contactos entre las dos partes implicadas (Marruecos y la RASD) estados miembros de la Unión Africana, con el fin de abordar la evolución de la situación en el Sáhara Occidental, crear las condiciones para un nuevo alto el fuego y alcanzar una solución justa y duradera al conflicto, permitiendo al pueblo del saharaui determinar su destino de acuerdo a las decisiones pertenecientes de la Unión Africana y las Naciones Unidas, así los objetivos y principios del Acta Constitutiva de la Unión Africana.

En la reunión también discutirán el tema relacionado con las propuestas del mecanismo africano para el Sáhara Occidental, conocido como la “Troika Africana”, que fue establecido por la Unión Africana de conformidad con su decisión adoptada en el 31º período ordinario de sesiones de la Asamblea de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana, que tuvo lugar en la capital de Mauritania, Nuakchott, en julio de 2018.

«La derrota de Marruecos en esta cuestión fundamental demuestra una vez más que la comunidad internacional nunca reconocerá su soberanía sobre nuestro país, haga lo que haga», comenta Salek.

«En cuanto a lo que Marruecos llama consulados, no son más que sobornos para diplomáticos corruptos que hablan en nombre de países que atraviesan una determinada situación, por lo que el vergonzoso proceso con el tiempo se convierte en una lección para indicar el grado de imprudencia y fracaso que dictaba al ocupante sobrepasar todos los límites, pisoteando los valores morales más simples y las leyes legales positivas y religiosas.», concluye el canciller saharaui.

Origen: «La cumbre especial del CPC de la UA sobre la cuestión saharaui supone un amargo fracaso para Marruecos», afirma Uld Salek.