La gendarmería real marroquí comienza a construir puestos de control detrás del muro para evitar más fugas de los soldados de las FAR

La gendarmería real marroquí comienza a construir puestos de control detrás del muro para evitar más fugas de los soldados de las FAR


 

ECS. Madrid.

– Alto oficial militar saharaui confirma que los soldados marroquíes están fugándose del campo de batalla hacia el interior de Marruecos y otros hacia España.

– Muchos de los soldados marroquíes que huyeron y fueron capturados han sido juzgados en los tribunales militares de Salé y Rabat.

El secretario general del Ministerio de Seguridad y Documentación saharaui, Sidi Ougal, confirmó ayer domingo en declaraciones ofrecida a los medios, que la guerra en el Sáhara Occidental «continúa» y que las bajas del ejército marroquí son «grandes y pesadas» después de 137 días de continuas operaciones militares, advirtiendo al Májzen, que «el próximo ataque será mayor y peor para las fuerzas marroquíes.
 

Ougal explicó en declaraciones a la argelina APS, que el ejército saharaui continúa bombardeando las ubicaciones del ejército de ocupación marroquí a diario desde el regreso a la lucha armada el pasado 13 de noviembre, y que la situación – agregó – “sin duda se desarrollará en los próximos días» señalando que la etapa actual de las operaciones de combate es un proceso de «calentamiento y lo que viene es más y peor para las fuerzas marroquíes».

 
A este respecto, mencionó que la moral del ejército saharaui es «muy alta«, y «la ventaja en su mano es que golpea cuando quiere«. Por otro lado, dijo que »las fuerzas marroquíes están en una posición de defensa pasiva, lo que indica que diariamente caen bombas sobre las posiciones de las fuerzas de ocupación.»
 
Según el alto cargo militar, »las FAR marroquíes han sufrido grandes y amplias pérdidas en vidas humanas y en equipos.»
 
Y agregó: »Todos los días vemos a simple vista los helicópteros y ambulancias, y personas residente en las ciudades ocupadas observan el traslado de los heridos a los centros de salud, a pesar de los intentos de las autoridades marroquíes de engañar al público marroquí y a la comunidad internacional, alegando que el asunto está relacionado con el coronavirus emergente o picaduras venenosas, pero lo cierto es que la movilización hacia los hospitales está relacionada con la guerra.»
 

 
El oficial militar saharaui afirmó en el mismo contexto que hay »muchas fugas y deserciones» entre los soldados del ejército marroquí hacia el interior de Marruecos y hacia España, y que muchos de ellos -según él- »fueron juzgados en el juzgado militar de Rabat o Salé.  »la gendarmería real está instalando puestos de control detrás de las bases de estos soldados.»
 
Y continuó declarando: ‘Los soldados marroquíes están librando una guerra de la que no están convencidos, mientras que el ejército saharaui está librando una guerra por su derecho a la autodeterminación y construir su estado independiente en todos sus territorios ocupados.»
 
Sidi Ougal avanzó que la fe del ejército saharaui en su causa ha hecho »el equilibrio de poder a su favor», a pesar de que »la tecnología de la que se ha beneficiado el ejército marroquí, la frenética competencia por armamentos y el apoyo del que se beneficia de ella dentro de las ‘nuevas’ viejas alianzas con la entidad sionista u otras», expresando y lamentando que »Marruecos ocultó sus pérdidas a los medios, en un momento en el que se contradice en el campo de batalla, aumentando los armamentos y tratando de establecer nuevos muros defensivos.»
 
El mismo funcionario afirmó que la estrategia del ejército saharaui se basa en «desarrollar nuestras autocapacidades«, destacando que los mismos saharauis llevan mucho tiempo en esta guerra, y que el régimen marroquí «no comprendió la lección ni se benefició de la historia» que hizo que se involucrara en esta guerra, duplicando su sufrimiento, y sobre todo -agregó- »con la agitación interna que está experimentando, debido al rechazo a las difíciles condiciones de vida de los marroquíes y su rechazo a la normalización con la entidad sionista israelí.»
 
El secretario general del Ministerio de Seguridad y Documentación saharaui amenazó al ejército marroquí de llevar a cabo «operaciones militares cualitativas con terribles derrotas«, recordando al régimen marroquí lo que le sucedió en 1991 cuando el rey Hassan II se vio obligado a reconocer el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación, a cambio de la firma de un acuerdo de alto el fuego.
 
Concluyó diciendo que »Lo que ha incurrido el régimen del rey Hassan II en el transcurso de 16 años de lucha armada, que lo obligó a negociar y volver al camino de la solución, obligará al régimen de su hijo Mohamed VI a someterse a la legitimidad internacional y permitir que el pueblo saharaui ejerza su derecho a decidir su destino.»
 

Origen: La gendarmería real marroquí comienza a construir puestos de control detrás del muro para evitar más fugas de los soldados de las FAR.