La integración económica argelino-mauritana y su eco sobre la cuestión saharaui – El Portal Diplomático

La integración económica argelino-mauritana y su eco sobre la cuestión saharaui – El Portal Diplomático

(…)

Incidencia sobre la cuestión saharaui 

Aunque Argelia y Mauritania comparten una larga frontera terrestre, la RASD no deja de ser un nexo entre ambos. Los tres países trabajan de forma conjunta en múltiples temáticas, especialmente lo relativo a la seguridad de la zona y los asuntos comunes. Por tanto, el éxito de la integración entre Argelia y Mauritania es un elemento que atrae beneficios directos al Estado saharaui. Además puede constituir una base para una futura integración regional más amplia.

Uno de los problemas que tenía Mauritania es la dependencia de las mercancías que proceden de Marruecos. Lo cual limitaba su margen de maniobra en lo que respecta a como jugar un rol constructivo en el conflicto del Sahara Occidental. De ahí, su permanente postura aferrada a la “neutralidad”. Un término que, por cierto, ha sido cambiado por el actual presidente Ould Elghazouani, por el de “imparcialidad”. Es decir, participar en la búsqueda de solución de forma conforme a las resoluciones del derecho internacional. En la misma rueda de prensa con los medios locales, el mandatario mauritano, aseveró que su país “reconoce a la República Árabe Saharaui Democrática”, una declaración que causó ataques inmediatos de la prensa marroquí.

Otro asunto no menos importante es el relativo al cierre del Gargarat. La disminución de relaciones comerciales entre Mauritania y Marruecos, facilitaría la imposición del cierre del corredor de Gargarat, abierto ilegalmente por Marruecos para canalizar sus mercancías a África Subsahriana, en clara violación del Acuerdo Militar Número 1, que regula el cese del fuego entre el Frente Polisario y Marruecos. Lo cual sería factible con la existencia de una vía entrada de mercancías alternativa, como la ruta Tindouf-Zouirat.

Cerrar el paso fronterizo de Gargarat, no solo es cuestión de los saharauis que procuran recuperar el control de sus tierras, es también intrínsecamente relativo a la seguridad del vecindario, ya que impediría el acceso de Marruecos a la zona del Sahel, que la ha inundado con drogas, tráfico de armas y relaciones sospechosas de sus servicios secretos con grupos terroristas. Hasta la fecha, la principal puerta de entrada de Marruecos al Sahel sigue siendo el corredor de Gargarat.

(…)

Leer artículo completo en: La integración económica argelino-mauritana y su eco sobre la cuestión saharaui – El Portal Diplomatico