La líder de la izquierda alemana, Katja Kipping (DIE LINKE), sobre el Sáhara Occidental: «Sin el apoyo de Europa, el régimen marroquí no podrá seguir violando los DD.HH en el Sáhara Occidental»

La líder de la izquierda alemana, Katja Kipping (DIE LINKE), sobre el Sáhara Occidental: «Sin el apoyo de Europa, el régimen marroquí no podrá seguir violando los DD.HH en el Sáhara Occidental»
(ECSAHARAUI) Redacción Ali Brahim Mohamed /ECS
En una columna publicada ayer en su cuenta de Facebook, la líder del Partido de la Izquierda Alemana, Katja Kipping, criticó la política del gobierno federal de Alemania sobre asuntos de refugiados y sus repercusiones negativas que afectan sus derechos humanos y básicos, destacando que esta política tiene consecuencias muy peligrosas para la seguridad y la democracia, no solo en Alemania, sino también en los países europeos vecinos.

«Esto muestra claramente que los políticos alemanes brindan apoyo a algunos regímenes dictatoriales como la monarquía en Marruecos, mientras informes de organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch denuncian arrestos y torturas a gran escala, malos tratos y detenciones arbitrarias, además de criminalizar a periodistas, blogueros y activistas de derechos humanos», denunció Katja.

«Además, Marruecos continúa ocupando durante más de cuatro décadas una gran parte del Sáhara Occidental en violación del derecho internacional», recalca Katja Kipping.

En su artículo, que coincide con el 47 aniversario de la fundación del Frente Polisario, Katja Kipping señaló que la violación de Marruecos del derecho internacional en el Sáhara Occidental a menudo ocurre en cooperación con empresas europeas involucradas en el saqueo de recursos naturales como fosfatos en flagrante violación del Derecho internacional fruto del estancamiento actual del proceso de paz dirigido por la ONU.

Por otro lado, el artículo aborda los acuerdos comerciales, especialmente con Europa, con el tema del Sáhara Occidental, como una región sujeta a la ocupación militar marroquí, dividida en dos partes por un muro plagado de minas y alambres de púas que separan a los habitantes de los territorios ocupados de sus hermanos en los campamentos de refugiados en el suroeste de Argelia.

También dejó en claro, en el mismo contexto, que Europa puede contribuir a una solución a este conflicto. Sin prejuicios ni apoyo al régimen marroquí, Europa no podrá ignorar la violación de los derechos humanos, haciendo hincapié en que ha llegado el momento de una ruptura final con la política de apoyar a regímenes despóticos que se presentan como guardia fronteriza y usan eso para chantajear a Europa.

Origen: Katja Kipping sobre el Sáhara Occidental: «Sin el apoyo de Europa, el régimen marroquí no podrá seguir violando los DD.HH en el Sáhara Occidental»


TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DEL ALEMÁN DE LA ENTRADA DE FACEBOOK de KATIA KIPPING 

La política de refugiados del gobierno federal tiene efectos fatales para los derechos humanos y fundamentales de los refugiados. Eso es conocido. Menos conocidos son sus efectos destructivos en la seguridad y la democracia en los países vecinos de Europa, y, por tanto, para nosotros mismos. Esto se aplica al apoyo al régimen de Erdogan en Turquía, pero también a la dictadura (a menudo olvidada) del rey de #Marruecos.

Desde hace años, Amnistía Internacional informa que en Marruecos se están produciendo torturas y maltratos en custodia policial. Periodistas, blogueras, activistas de democracia y medio ambiente son criminalizados masivamente, no existe libertad de expresión. Además, desde hace más de 30 años, las tropas marroquíes han ocupado grandes partes del #Sáhara Occidental y explotan, a menudo junto con las corporaciones europeas, materias primas, como el fosfato.

Las protestas por ello se reprime una y otra vez brutalmente, la hoja de ruta de las Naciones Unidas está bloqueada, la sociedad civil saharaui suele ser ignorada en Europa. Su zona de ocupación ha asegurado a Marruecos más de miles de kilómetros con un muro de minas terrestres y alambre de púas. Como resultado, más de 100 000 refugiados del Sáhara Occidental deben seguir viviendo en campos de refugiados en el desierto antihumano en el sudoeste de Argelia. La desesperación en la región es un caldo de cultivo ideal para la inseguridad en todo el norte de África. La estabilidad en esta región sin duda estratégica para Europa no se logra así; al contrario: el apoyo a dictadores y autócratas es un programa de apoyo al terrorismo salafista.

La UE podría poner en marcha una solución al conflicto: sin su apoyo de su régimen, el rey marroquí no podría simplemente desobedecer la democracia y los derechos humanos. El hecho de que hasta hoy puede hacer eso es porque los gobiernos alemanes y Francia lo consideran como un «factor de estabilidad» contra los refugiados del sur de África.

Porque las fuerzas de seguridad marroquíes participan en la expulsión desproporcionada a los inmigrantes de los enclaves españoles Ceuta y Melilla con violencia desproporcionada. Mientras tanto, el gobierno federal sigue tratando de clasificar a Marruecos como » terceros países seguros.  Ya es hora de que esta política, que quiere utilizar regímenes autoritarios como portero y, sobre todo, dependan de ellos. Se lo debemos a los demócratas en Marruecos, a todos los ciudadanos del Sáhara Occidental y a la independencia de nuestra democracia en Europa misma.