La periodista que sintió vergüenza: Rosa Montero preguntó a Zapatero si no sentía vergüenza por lo que hacía al pueblo saharaui | Contramutis

La periodista que sintió vergüenza: Rosa Montero preguntó a Zapatero si no sentía vergüenza por lo que hacía al pueblo saharaui | Contramutis

(…)

Y si en uno de sus artículos Rosa Montero preguntó a Zapatero si no sentía vergüenza por lo que hacía al pueblo saharaui, el 8 de mayo de 2016, a raíz de de la muerte del sindicalista saharaui Brahim Saika, de 32 años, que se encontraba en huelga de hambre, se sinceró en un artículo titulado Vergüenza:

“Ahora es a mí a quien me dan ganas de gritar mientras escribo esto, porque los saharauis también se me habían casi borrado de la memoria; y eso que he estado un par de veces en los campamentos de refugiados, y que siempre me he sentido muy próxima a su causa, y que en total habré escrito una veintena de reportajes y artículos sobre ellos. Pero los años pasan como una lluvia de plomo, y la implacable política marroquí de represión y aplastamiento, junto con la atroz indiferencia de la comunidad internacional, han conseguido enterrar en vida a este pequeño, heroico, tenaz pueblo. Y lo peor es que la indiferencia no es sólo de los Gobiernos, sino también de las organizaciones supuestamente progresistas, porque de los palestinos se habla mucho, pero de los pobres saharauis nadie dice nada, aunque su situación sea aún más crítica. Pero, claro, son un puñado de gente sin petróleo ni interés geoestratégico. A nadie parece importarle su sufrimiento”

“Vergüenza. Siento vergüenza personal por mi desmemoria, pero, sobre todo, siento una infinita vergüenza colectiva, porque España es la culpable de este drama”.

“Marruecos ha incumplido una y otra vez las resoluciones de la ONU y ha cometido todo tipo de tropelías, pero España sigue besándose con ese monarca alauí al que tanto quiere nuestra Corona. Y no sólo no hemos defendido jamás a los saharauis, sino que además hemos sido el principal proveedor de armas a Marruecos, de esas armas con las que después los aniquilan. No quiero ni pensar en la desesperación que deben de sentir los refugiados, en su negro convencimiento de que no hay salida: “Marruecos nos está matando a fuego lento”. Puede que algún día todo ese sufrimiento se transmute en violencia terrorista y entonces les condenaremos y nos frotaremos las manos. Convertidos en malos, se acabó la culpa”.´

(…)

Extracto del artículo: La periodista que sintió vergüenza | Contramutis