La traición al pueblo saharaui, por MIKEL RAZKIN FRAILE – Noticias de Navarra

La traición al pueblo saharaui, por MIKEL RAZKIN FRAILE – Noticias de Navarra
 
 
La traición al pueblo saharaui
 

Si hay alguien en este mundo que pueda personificar el sentido primigenio y más profundo del término dignidad, esa significación recae en el pueblo saharaui. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, cincelada en 1948, alude a esta circunstancia enfatizando que «todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos».

En 1975, pasado poco más de un cuarto de siglo de aquella proclamación, el Gobierno español abandonaba a su suerte el Sáhara Occidental y aquel año se convertía en el punto de salida de una ignominia que dura hasta hoy en día y que cada poco tiempo suma una muestra más de desvergüenza por parte de quienes administraban aquel territorio. La última etapa que acaba de firmar España, lejos de suponer algo positivo por primera vez de cara a avanzar hacia la solución del problema, supone un punto de inflexión que escupe contra quienes en aquel entonces tenían nacionalidad española en sus documentos de identidad. Aquella tierra al otro lado de las islas Canarias se denominaba la provincia 53.

Cuarenta y siete son los años que han transcurrido desde que la jefatura española se hiciera a un lado, cometiera una de las mayores irresponsabilidades de la historia reciente de la humanidad y entregara en bandeja a Marruecos el presente y futuro de cientos de miles de ciudadanos. Todos y cada uno de los gobiernos que ha tenido nuestro estado han hecho poco o nada desde entonces, pero la última decisión de Pedro Sánchez no se puede circunscribir dentro de esta dinámica de desidia y abandono. No. Lo que ha hecho Pedro Sánchez ha sido abiertamente traicionar al pueblo saharaui y sus esperanzas de regresar a sus casas. Los ha vendido. Este gobierno del PSOE se ha plegado a los intereses del sátrapa Mohamed VI, de un inhumano rey que repite lo que aprendió de Hasán II: el padre envió a cientos de miles de personas en la Marcha Verde para ocupar el Sáhara Occidental y el hijo lanza a los niños contra las vallas de Ceuta y Melilla, a los jóvenes al mar a bordo de pateras y a su pueblo hacia la pobreza.

(…)

Fuente: Diario de Noticias de Navarra