Las fuerzas de ocupación marroquíes mantienen un asedio policial a la casa de la activista saharaui Sultana por 108 días consecutivos

Las fuerzas de ocupación marroquíes mantienen un asedio policial a la casa de la activista saharaui Sultana por 108 días consecutivos
 
Por Lehbib Abdelhay /ECS 
 
ECS. Detenciones se siguen practicando en la ciudad ocupada de Bojador, según denuncian activistas saharauis en sus cuentas de Facebook. Estas fuentes, encabezadas por CODESA, que informan desde la casa de la activista saharaui, confirman que el régimen marroquí está practicando un asedio militar para secuestrar a Sultana Jaya.
 
La activista saharaui lleva más de 100 días de acoso, intimidación, torturas físicas y psicológicas por parte de las autoridades de ocupación marroquíes. Tras más de cien días en arresto domiciliario, este viernes fue rociada con ácido tóxico que le provocó una deformación en la prótesis del ojo que le arrancaron hace 15 años.
 
En tanto, las Fuerzas de Ocupación marroquíes han desplegado en las calles de alrededor (como se aprecia en las imágenes difundidas por la organización saharaui de CODESA) vehículos antidisturbios, blindados y fuerzas especiales para ejecutar un posible secuestro.
 
Una fuente saharaui desde Bojador, que habló con este medio (ECSAHARAUI), afirmó que las calles de alrededor de la casa de Jaya están tomadas por fuerzas especiales. Los activistas denuncian la represión contra mujeres saharauis en Bojador y piden entre otras cosas una solución que garantice el derecho de los saharauis a la autodeterminación y la independencia.
 
Impactantes son las imágenes que muestran a policías marroquíes desplegando sus carros y sus blindados para cargar contra la casa de Jaya.
 
El ejército y la policía marroquí detuvieron en el día de anteayer a dos jóvenes saharauis al este de El Aaiún. Las víctimas fueron trasladados a un lugar desconocido, según confirman distintas fuentes desde la ciudad saharaui. Los paramilitares marroquíes irrumpieron y proceden a secuestrar a Jaya.
 
Sultana Sidbrahim Jaya ha sido víctima este viernes de un segundo intento de asesinato a manos de las fuerzas marroquíes, mientras se encontraba bajo arresto domiciliario en la casa de su familia, en la ciudad ocupada de Bojador, según ha denunciado la activista en varios vídeos difundidos a través de las redes sociales.
 
La activista saharaui ya avisó en recientes declaraciones a la agencia de noticias argelina APS, que está amenazada de muerte. La activista saharaui reveló que dos individuos vinculados a la inteligencia marroquí que iban a bordo de un automóvil con una matrícula perteneciente a la ciudad ocupada de El Aaiún, profirieron sendas amenazas con liquidarla físicamente.
 
Las fuerzas de ocupación ya habían intentado atacarla este martes después de lanzarle un palo en el que iba pegado un objeto punzante con el objetivo de alcanzar a su ojo sano. Jaya salió ilesa de este intento pero sufrió una lesión grave en el ojo derecho y el rostro como consecuencia de los golpes propinados. Por otra parte, a su hermana le rompieron los dientes.
 
La activista saharaui indicó que, desde la agresión marroquí contra civiles saharauis en la brecha ilegal de El Guerguerat, el 13 de noviembre de 2020, y el subsiguiente retorno a la lucha armada, Marruecos intensificó las violaciones contra los saharauis en las ciudades ocupadas del Sáhara Occidental.
 
En este sentido, Jaya criticó el papel negativo desempeñado por la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO). «En lugar de cumplir con el papel que le fue encomendado, la MINURSO es cómplice de las graves violaciones contra miles de indefensos saharauis en las Zonas Ocupadas del Sáhara Occidental», recalcó.
 
También habló sobre el sufrimiento al que ella y su familia están sometidos desde el pasado 19 de noviembre. «Marruecos nos cortó la electricidad e impidió visitas incluso a miembros de mi familia. «Estamos sometidos a abusos físicos y verbales, un estado de intimidación, acoso y terror que vivimos a diario, sin embargo y a pesar de las amenazas a las que estamos expuestos y las agresiones que sufrimos, yo y mi familiares en estos 106 días de arresto domiciliario, continuaremos nuestra lucha hasta lograr nuestros objetivos», aseguró Jaya a APS.
 
«Nos pusieron bajo arresto domiciliario y la ocupación marroquí no dejó ningún tipo de abuso sin practicar sobre nosotros, mi madre fue golpeada», añade Jaya. La activista saharaui hace un llamamiento a la comunidad internacional, las organizaciones humanitarias y de Derechos Humanos y a los pueblos libres del mundo para que intervengan para salvar su vida y la de sus familiares.
 

Origen: Las fuerzas de ocupación marroquíes mantienen un asedio policial a la casa de la activista saharaui Sultana por 108 días consecutivos.