Lo que necesitas saber sobre Argelia, el gran vecino magrebí que rara vez acapara portadas periodísticas en España

Lo que necesitas saber sobre Argelia, el gran vecino magrebí que rara vez acapara portadas periodísticas en España
 

 

Argelia suministró más del 45% del gas que consumió España, lo que lo convierte en uno de nuestros principales proveedores energéticos.

El país es el 5º productor mundial de gas y el 17º de petróleo, así como el 11º exportador global de gas y el 17º de crudo.

Argelia es un actor geopolítico independiente.

Es también el país más extenso de África y cuenta con el segundo mayor Ejército del continente. Es miembro tanto de la Unión Africana como de la Liga Árabe, y su influencia diplomática en la región es considerable.

Por Lehbib Abdelhay /ECS

 

Argel (ECS). – El mundo occidental trata a toda la región del norte de África como si fuese un único país y lo llaman Magreb. Éste es el primer y principal error. Cuando hablamos de la República Popular de Argelia, estamos hablando del país más poblado, más grande y el segundo más ricos de África con una extensión territorial de 2 381741Km2. Dicha extensión equivale a los cuatro países más grandes de toda Europa juntos (España, Francia, Alemania y Reino Unido). La población se reparte de una manera muy desigual pero mantiene una muy baja densidad de población, 18 habitantes por Km2, siendo la costa norte la más densa y desarrollada de todo el territorio. Argelia consta de 58 provincias. En cada provincia existen culturas y dialectos diferentes.

Argelia. Cuyo nombre oficial es República Argelina Democrática y Popular es un país del norte de África que limita al norte con el Mediterráneo, al sur con Malí y Níger, al este con Túnez y Libia, al oeste con Marruecos y la República Saharaui (RASD) y al suroeste con Mauritania y Malí. Tiene cuatro regiones: la cordillera montañosa del litoralllamada Atlas del Tell, la región de altas mesetas antes del desierto del Sahara, la cordillera del Atlas Sahariano y el desierto del Sahara. Argelia es uno de los países más importantes del mundo árabe. Sirvió de mediador audaz en las negociaciones diplomáticas entre Irán e Iraq durante la guerra que estos sostuvieron entre 1979 y 1988; fue uno de los artífices fundamentales en la creación de la Unión del Maghreb Árabe, agrupación regional para promover la cooperación política y económica. Es, además, es uno de los países africanos fundadores del Movimiento de Países No Alineados. Argelia es un actor geopolítico independiente. Argelia es el país más extenso de África y cuenta con el segundo mayor Ejército del continente. Es miembro tanto de la Unión Africana como de la Liga Árabe, y su influencia diplomática en la región es considerable.

Argelia debe ser tratada como un continente

Existe aproximadamente la misma distancia entre Argel capital y la ciudad de Tinduf en el sureste que la que hay entre Sevilla y París. Las estrategias de marketing, los enfoques de venta y la relación con los agentes locales deben variar de norte a sur y de este a oeste. Además, Argelia es uno de los principales productores de petróleo y gas del continente, y la tercera potencia económica en cuanto a PIB PPA, 268,9 mil millones. Argelia suministró más del 45% del gas que consumió España, lo que lo convierte en uno de nuestros principales proveedores energéticos. El país es el 5º productor mundial de gas y el 17º de petróleo, así como el 11º exportador global de gas y el 17º de crudo. También cuenta con las segundas reservas gasísticas de África, tan solo por debajo de Nigeria, y proporciona alrededor del 10% de lo que importa Europa.

Si centramos el foco en los países del sur del viejo continente, observamos que España, principal socio comercial argelino, es destino de un 17,4% de las exportaciones e importa el 59% del gas natural que entra al país. En Italia, Portugal y Francia el gas argelino también representa una cuota muy importante: 40%, 15% y 9,4%, respectivamente. El gas y el petróleo en Argelia han sido los pilares fundamentales sobre los que se ha basado la economía del país desde su independencia en 1962 y es miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo desde 1969 (OPEP+), como tantos otros países africanos ricos en recursos naturales. Entre tanto, Marruecos y Argelia mantienen una crisis diplomática abierta que ha obligado cerrar las principales vías de suministro de gas a España, ya que la posible ampliación de capacidad de la otra vía, la argelina de Medgaz, podría comprometer a la primera.

Sobre el mapa, Argelia, y en la frontera sur de ésta (a menudo olvidada) África subsahariana, que amenaza estos días con ver millones de desplazados por los choques entre los diferentes terroristas principalmente en Mali, Níger y Burkina Faso. Esa zona desde hace más de 20 años es uno de los principales objetivos de Argelia para frenar el auge de la inmigración, terrorismo y el crimen organizado. Los datos hablan por sí solos. Argelia dona continuamente a Malí y Níger ayuda humanitaria voluntaria a lo largo del año, dos países situados al sur del continente argelino y azotados por el terrorismo yihadista, la corrupción y gobiernos semifallidos.

Los proyectos de Argelia en la región no dejan a nadie indiferente. También dona a otros países como Mauritania, Libia, Níger, Túnez y apoya de forma inquebrantable el pueblo saharaui. Argelia representa un alto porcentaje en la producción de los recursos energéticos para Europa, sobre el 30% del total en 2020. Argelia tiene hoy en día altos porcentajes en algunos de los de mayor valor en la economía de varios países europeos como Francia, España o Italia.

La máquina de reforma no para. 


No pasa un día sin que el presidente del país, Abdelmadjid Tabboune, se reúna con representantes de la sociedad y la administración, siguiendo escrupulosamente la aplicación de las directivas presidenciales y ministeriales: manejo de la pandemia, satisfacción de los agravios de la población, animar a las fuerzas vitales de la nación a reconectarse con una economía nacional diversificada, la única capaz de relanzar un nuevo aparato productivo de riqueza para compartir, orientada hacia la satisfacción de las necesidades del mercado nacional reduciendo drásticamente la importación de productos que Argelia puede y debe producir por sí misma. Solo en 2019, el país gastó la friolera de $ 2.7 mil millones en sus compras. Una anomalía que Abdelmadjid Tebboune se ha propuesto erradicar con resultados prometedores. Según la agencia Ecofin, la tendencia a la baja de las importaciones de cereales continúa y se acelera.

 

Argelia, actor geopolítico clave en la región

 

Argelia es el país más grade de África y cuenta con el segundo mayor Ejército del continente africano. Es miembro tanto de la Unión Africana (UA) como de la Liga Árabe, y a lo largo de la historia su influencia diplomática en la región es considerable. La sagrada lucha contra la ocupación francesa, que acabó con la independencia del país en 1962, le confirió al Frente de Liberación Nacional (FLN) un enorme prestigio internacional, que lo llevó a convertirse en una de las capitales del Movimiento de los No Alineados, así como en refugio de los líderes anticoloniales de todo el continente. Argelia se posiciona como firme partidaria de la causa palestina y la de el pueblo saharaui. También juega un papel clave en el conflicto de Libia, y tratando de estabilizar a las autoridades libias apoyadas por Naciones Unidas.

Una Argelia fuerte, soberana y respetada en el escenario internacional.


A pesar de los colosales retos a los que se enfrenta Argelia, y que ha heredado el inquilino de El-Mouradia, el país, aún en pie, ve aclararse su horizonte gracias al voluntarismo inquebrantable. «Novembrista» (en alusión a la revolución del de noviembre), como se ha definido en varias ocasiones, el presidente Tebboune quiere reconectar con las dos primeras décadas de independencia, esos años heroicos que construyeron el Estado de Argelia, fuerte, soberano, temido y respetado por el mundo. Este compromiso por una nueva república unida y próspera, que se inspira en los fundamentos del 1 de noviembre y que se traduce en la implementación de las demandas políticas, sociales y económicas.

Las cancillerías occidentales, que en un principio mantuvieron una actitud reservada de esperar y ver el resto de los hechos después de la caída del ex presidente Abdelaziz Buteflika, cambiaron rápidamente de postura, apresurándose a hacer una remontada clara y firme en Argelia en la que ahora ven a un interlocutor imprescindible en la región. Signo tangible de este cambio de rumbo: Ya no podemos contar el número de medios de comunicación internacionales que hacen cola para arrebatarle una entrevista al presidente argelino. Comenzando por los medios de comunicación franceses, que se encontraban entre los críticos de lo que llaman “régimen argelino” a los gobiernos de Argelia, en particular Le Figaro, l’Opinion, France24, etc

En ese sentido, el Gobierno español de Pedro Sánchez ha cometido un grave error al subestimar el respaldo argelino a la causa saharaui al apoyar el plan marroquí de autonomía para la ex colonia española. El Gobierno de España no había calculado la magnitud del conflicto que el giro sobre el Sáhara Occidental había abierto con Argelia y se había mostrado convencido de que Argelia se mantendría como un socio “fiable” que cumpliría con sus compromisos, especialmente los relativos al suministro de gas en un momento en el que la crisis energética por la guerra en Ucrania se va agravando. Para Argel, la ocupación del Sáhara Occidental sigo siendo de primer orden.

Origen: Lo que necesitas saber sobre Argelia, el gran vecino magrebí que rara vez acapara portadas periodísticas en España