Los ataques terroristas en Malí caen tras el golpe de estado

Los ataques terroristas en Malí caen tras el golpe de estado
Bamako, 05 Octubre de 2020. – (ECSAHARAUI)
Por Lehbib Abdelhay /ECS

Desde el año 2012 Malí se ha visto obligada a entrar en una guerra sin fin con grupos terroristas fuertemente armados con base en el norte del país. Estos grupos armados han perpetrado ataques sangrientos tanto contra los militares como contra los civiles. Esto ha continuado a pesar de las inversiones del gobierno en material militar y el apoyo de fuerzas extranjeras como la Operación Barkhane y la Misión de Estabilización Integrada Multidimensional de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA).

Según diversas fuentes contactadas por ECSAHARAUI, tras la caída del gobierno del presidente Ibrahim Boubacar Keita (IBK) el 18 de agosto, los ataques se han reducido notablemente hasta el 65% ya que el ejército maliense ha destruido varios campamentos de yihadistas en el norte y centro del país.

Para expertos en asuntos de Malí, la ausencia del jefe de Estado y de la jerarquía militar existente en ese momento habían hecho que los soldados sobre el terreno fueran más libres para operar de acuerdo con las normas militares y más capaces de coordinar sus operaciones antiterroristes.

Alidji Touré, quien nació en Tombouctou en el norte del país y ha vivido la guerra entre los yihadistas y el ejército de Malí, así como contra las tropas extranjeras desde 2012, afirma que sigue vivo porque escapó a la capital Bamako. «Estoy notando ahora es que los soldados parecen ser un poco más libres. Por ejemplo, durante la primera semana del golpe de estado, vimos salir mucho material bélico de las bases de Tombouctou.

Touré, que es un productor de cine, observó que los ataques terroristas en la región Goundam-Tombouctou-Dire, que eran muy frecuentes, han caído por completo. “La semana pasada, los terroristas intentaron organizar algunos ataques pero no lo lograron hacerlo. Por tanto, ha habido un cambio drástico.

“Antes de la caída del gobierno liderado por Keita, los soldados del ejército de Malí mueren diariamente en ataques, incluidas emboscadas y explosiones de minas, lo que provocó una caída en la credibilidad del ejército. Muchos civiles pensaban que los yihadistas iban a tomar el control de Bamako porque los soldados malienses morían a diario”, añade Touré.

Massale Traore es uno de los que espera que la paz y la seguridad regresen a las regiones del país afectadas por la guerra.

“Desde la toma del poder militar y el despido de los generales del ejército, los yihadistas han tenido miedo. Los ataques han caído hasta el 0% en las zonas de conflicto. Ya no oímos hablar de ataques graves, lo que es una indicación de que se están convirtiendo en cosa del pasado. Creo que los yihadistas no han sido protegidos por sus partidarios que ya no están en el poder ”, opinó Traore.

El 23 de marzo, los malienses fueron testigos del ataque más mortal en la historia del país cuando 160 personas fueron masacradas en un ataque a Ogossagou.

Varios otros ataques contra Peul y Dogon provocaron la muerte de muchos civiles, la mayoría de ellos son mujeres y niños, según los informes de inteligencia, por la ausencia del ejército en estos pueblos, que solo estaban protegidos por los grupos de autodefensa.

Hoy, la llegada de los militares y el nuevo gobierno de transición ha traído consuelo a las personas en las zonas de conflicto. Para las comunidades de estas zonas, el derrocamiento del gobierno de Keita fue necesario para que la paz regresara al país.

Hamadoun Dicko, residente de Gao, argumentó que la destrucción de varios campamentos yihadistas después de la caída del antiguo régimen era una prueba de que Mali fue víctima de un complot.

“Inmediatamente después de la llegada de los soldados, fuimos testigos de un enfrentamiento sangriento entre los militares y los yihadistas. El ejército mató a varios combatientes dentro de las filas del enemigo y recuperó varios materiales bélicos. Esto fue prueba suficiente de que Koulouba era cómplice de lo que estaba sucediendo en el norte”, declaró Dicko con fuerza.

“Fueron las autoridades anteriores las que impidieron que el ejército actuara contra los grupos armados. Todas las operaciones yihadistas fueron supervisadas por Francia porque no podemos entender que a pesar de la presencia del ejército francés con todos los medios a su disposición, todavía hay ataques mortales contra nuestros soldados», dijo.

Desde la aparición de los grupos armados en el país en 2015, los conflictos comunales se han incrementado, especialmente entre los Peul y Dogon en la región central. Esto se debió a que el grupo yihadista dirigido por Amadou Koufa reclutó a sus combatientes principalmente de la comunidad de Peul.

“Hasta ahora, siempre habíamos oído hablar de pueblos atacados por los yihadistas, pero desde la caída del régimen hasta la fecha, ningún pueblo ha sido víctima de agresión yihadista. Esto es solo el comienzo y esperamos el regreso de la paz en nuestro país”, rezó Hamadoun Dicko, quien ha perdido a varios miembros de su familia por el conflicto.

Hasta ahora, los ataques contra vehículos de los militares malienses son frecuentes y, a menudo, resultaban en el robo de dichos vehículos y su equipamiento. Los vehículos de transporte también fueron atacados con pasajeros despojados de sus bienes.

Desde que asumieron las riendas del poder, las nuevas autoridades de Bamako han expresado su determinación de luchar contra los terroristas que han estado operando en el norte y centro del país. El jefe de la junta militar y presidente del Comité Nacional para la Salvación del Pueblo, coronel Assimi Goita, señaló que Malí sufrió tanto en los últimos años por una crisis multidimensional.

“La inseguridad prevalece en dos tercios del territorio nacional. Las fuerzas de seguridad y defensa han estado luchando con valentía, pero todos sabemos que las guerras asimétricas son difíciles de ganar. Se ganan con el tiempo gracias a la determinación y la resistencia ”, declaró Assimi Goita.

Goita prometió a los malienses que los militares ganarían la guerra que se les impuso y agregó que “las fuerzas de defensa y seguridad deben ser movilizada y entrenadas y poner en las condiciones materiales y morales para la victoria que están obligados a ganar contra el enemigo del Pueblo de Malí ”.

“Los próximos meses deben ser meses de resultados y compromiso decisivo para que Malí recupere rápidamente toda su soberanía en todo el territorio nacional”, dijo el coronel, asegurando al pueblo que las fuerzas de seguridad y defensa estaban respondiendo y seguirían respondiendo con valentía.

Por su parte, el coronel Bah Ndaw, en sus primeras declaraciones después de asumir el poder, señaló que los yihadistas habían ocupado ciertas partes del país durante décadas y que sus santuarios habían seguido ampliándose en detrimento de la seguridad nacional.

“Debemos ganar de manera total y duradera y para lograr esta victoria se requiere una gestión política donde sea necesario, pero es importante equiparnos con los medios más disuasorios posibles a través de un ejército con material y moralmente fuerte y listo. El ejército, es cierto, no solo debe combatir al enemigo. No debería ser culpable de desplumar a la población civil. Eso no es aceptable y no será aceptado”, declaró el nuevo líder de Malí.

Otro defecto que ha expresado su deseo de corregir es la corrupción dentro de la administración militar. Reveló que durante el régimen de Ibrahim Boubacar Keita se desfalcaron fondos destinados a equipos militares y dijo que, en adelante, ese dinero se utilizará totalmente para atender las necesidades del ejército.

“Cada céntimo invertido en la defensa y seguridad de este país será escudriñado y evaluado mientras yo presida el destino de la transición”, aseguró.

Para revertir la tendencia de los habitantes de las zonas de conflicto y romper los vínculos entre ellos y los yihadistas, el Estado debe invertir de manera duradera en el desarrollo económico de las regiones afectadas por la crisis de seguridad. Esto se debe a que muchos habitantes de las zonas de conflicto se han unido a los yihadistas en su lucha contra la nación maliense.

Siete años después del inicio de la crisis de Malí desatada por la insurrección salafista y los grupos independentistas que militan por la independencia del norte, la situación de seguridad en el país no ha mejorado significativamente. Numerosos grupos armados continúan operando dentro de su territorio con agendas a veces difusas y ambiciones poco claras. Lo peor de todo es que desde el comienzo de la crisis, los grupos armados que dicen ser yihadistas también se han visto implicados en la crisis y en ocasiones controlan grandes segmentos del territorio de Malí.

Por otro lado, otros grupos menos estructurados, que a menudo son indiferentes al acuerdo de paz, continúan movilizando combatientes con intereses comunitarios o por razones empresariales, políticas o de autodefensa, lo que refleja la debilidad general de la autoridad estatal.

Boukary Sangare, consultor e investigador del Instituto de Estudios de Seguridad, siente que existe una necesidad urgente de identificar la forma en que estos múltiples grupos armados son percibidos localmente más allá del único prisma de seguridad global.

Según él, es a través de una comprensión profunda de las dimensiones políticas y sociales de su presencia en las poblaciones que se puede explicar su capacidad para crear vínculos con las poblaciones y así imponer su presencia.

“Quizás sólo se puedan adoptar respuestas totalmente adaptadas para disminuir el impacto de la presencia de los grupos armados no estatales en la situación de seguridad en todo Malí”, explicó.

Varios estudios sobre la crisis en el norte y centro del país indican que la presencia de grupos armados no estatales en el norte ha desestabilizado fuertemente la economía formal.

Durante todos estos años de crisis económica, los mercados de las grandes ciudades del norte se reabastecieron con suministros de Argelia y Mauritania, que incluían azúcar, harina, dátiles, leche, bebidas, aceite y carburante. Así, los cigarrillos y productos derivados del petróleo se importaron sin el pago de impuestos especiales, abaratando los productos y creando una impresión favorable en las poblaciones del norte sobre el comercio ilegal.

Touré opina que los yihadistas se beneficiaron del apoyo de ciertos habitantes del norte porque denunciaron constantemente la injusticia y corrupción de los representantes de las autoridades estatales en la zona.

“Debido a la corrupción, la intimidación, la ausencia de justicia, los agentes del Estado se alejaron de un gran segmento de la comunidad. Esto no tiene nada que ver con los orígenes étnicos. En realidad, uno tenía que ser pobre para que los jueces de los tribunales barrieran sus derechos bajo la alfombra ”, dijo.

Con el fin de lograr el retorno de la paz y el crecimiento económico en las áreas afectadas de Malí, el estado implementó en 2017 el Plan de Seguridad Integrada para las Regiones Centrales. El plan preveía la creación de polos seguros de desarrollo y gobernanza en varias localidades del centro de Malí con miras a poner en marcha un enfoque híbrido de desarrollo, gobernanza y seguridad.

Sin embargo, los resultados previstos no han comenzado a manifestarse ya que los asesinatos han continuado en todas las regiones. Más recientemente, se informó que dos soldados malienses murieron, mientras que otros seis resultaron heridos el martes pasado en una emboscada en el centro del país.

Origen: Los ataques terroristas en Malí caen tras el golpe de estado.