Los gestos de acercamiento no bastan para despejar la crisis. Marruecos quiere que España reconoce su soberanía sobre el Sáhara Occidental

Los gestos de acercamiento no bastan para despejar la crisis. Marruecos quiere que España reconoce su soberanía sobre el Sáhara Occidental

Agencias 
 
Madrid (ECS). – Las relaciones hispano-marroquíes han entrado en un «callejón sin salida», según un diario español que cita a fuentes diplomáticas cercanas al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, mientras que los observadores creen que la voluntad de Madrid de superar la crisis choca con el aferramiento de Rabat a que Madrid debe cambiar su posición respecto Sáhara Occidental.
El diario español ‘ESPAÑOL’ informó de que Madrid es consciente de que todos los esfuerzos destinados a mejorar las relaciones con Marruecos desde la llegada del ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha entrado en el momento actual en un «callejón sin salida».
El diario asegura, citando a sus fuentes diplomáticas, que Marruecos cambió de postura el mes pasado sobre el restablecimiento de las relaciones, mientras que otras movidas en el escenario internacional complican lo que parecía un «avance lento pero seguro» hacia la resolución de la crisis desatada en diciembre de 2020.
El rotativo no explicó estos cambios internacionales, pero aseguró que Madrid había congelado los acuerdos que tenía con Rabat en las fronteras de Ceuta y Melilla.
Aunque el Ministerio de Exteriores español asegura que confía en la buena relación entre Albares y su homólogo marroquí, Nasser Bourita, es consciente de que el camino se ha quedado cortado para que las relaciones vuelvan a ser como antes.
Por otro lado, el rotativo asegura que Marruecos ha cambiado la palabra «frontera» por «Bab» (puerta en árabe) en los carteles en la frontera de Ceuta y Melilla.
Marruecos considera Ceuta y Melilla como dos ciudades «ocupadas» y reclama soberanía sobre las dos ciudades españolas.
El periódico añadió que el paso que se da a la luz de la crisis entre los dos países es un paso sin precedentes por parte de Rabat.
La analista marroquí Sherifa Lemerre dice que no es de extrañar que la crisis diplomática continúe entre los dos países, señalando que la embajadora marroquí aún no ha regresado a su puesto en Madrid.
En una entrevista con Al Hurra, Lemerre no espera que Marruecos tome medidas que agraven la crisis, pero parece aferrado a su posición, ya que exige claridad a España respecto al Sáhara Occidental.
Desde el estallido de la crisis el año pasado, después de que España permitiera la entrada en su territorio del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, para ser tratado de Covid-19, las señales de para retomar las relaciones realizadas por Madrid a Rabat, no han tenido éxito.
Por su parte, el periódico El Mundo, dijo que el gobierno español había pasado una semana entera enviando mensajes a Marruecos para avanzar en la reconciliación entre los dos países de una manera que permitiera poner fin a la crisis.
Rabat pide a España reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, según el rotativo.
Por su parte, el catedrático de Ciencias Constitucionales, Rachid Lazraq, cree que la ausencia de claridad política en España agudiza la situación, señalando en una entrevista con Al-Hurra TV que las transformaciones a nivel regional e internacional obligan al gobierno español a cambiar la naturaleza de sus relaciones con Marruecos.
La aguda crisis estalló el pasado abril cuando España acogió a Ghali por «razones humanitarias», lo que Rabat consideró «una violación de la buena vecindad», destacando que el presidente saharaui entró en España procedente de Argelia en un avión oficial.
La crisis se agravó a mediados de mayo, cuando unos 10.000 inmigrantes, todos ellos marroquíes, entraran en masa al enclave español de Ceuta.
Los dos países intercambiaron duras declaraciones, ya que Madrid, en particular, acusó a Marruecos de cometer «agresiones» y «chantaje». Por su parte, Rabat denunció «doble lenguaje» e «intimidación», y convocó a consultas a su embajador en España, que aún no ha regresado a Madrid.

Origen: Los gestos de acercamiento no bastan para despejar la crisis. Marruecos quiere que España reconoce su soberanía sobre el Sáhara Occidental.