Los saharauis se preparan para otra larga guerra. Han aprendido que los derechos solo se otorgan cuando se ganan

Los saharauis se preparan para otra larga guerra. Han aprendido que los derechos solo se otorgan cuando se ganan

Toby Shelley.

ECS. Madrid. | El 13 de noviembre se reanudó la guerra en el Sáhara Occidental, aunque la mayoría de la gente se la habrá perdido. Ha habido un apagón de noticias por parte de la potencia ocupante, Marruecos, y los medios de comunicación del régimen colonial anterior, España, también evitaron la historia.

El detonante fue una incursión militar marroquí en una zona desmilitarizada entre el Sáhara Occidental y Mauritania, que atacó un campamento de refugiados saharauis que protestaban contra la construcción de una carretera por Marruecos que atravesaba la franja con el fin de facilitar un aumento masivo del tráfico comercial que transportaba productos saqueados de los territorios ocupados del Sáhara Occidental hacia el sur y la pesca de la UE hacia el norte. El cruce de El Guerguerat ha sido durante mucho tiempo un punto de tensión.

Hace cuatro años, la ONU prometió una comisión para resolver el problema. No hizo nada. El régimen de Rabat llegó a la conclusión apropiada y rompió los términos del acuerdo de alto el fuego de 1991 con el Frente Polisario de los saharauis, invadiendo la franja fronteriza.

En respuesta, una nueva generación de guerrilleros del Polisario lanzó una serie de ataques contra el muro defensivo de 1.600 millas de Marruecos. Estos ataques continúan todos los días desde entonces.

No se equivoquen, la invasión de El Guerguerat fue importante por derecho propio. Esta brecha ilegal permite a las empresas marroquíes y europeas aumentar sus beneficios mediante la ocupación del Sáhara Occidental. Amenaza la independencia de la debilitada Mauritania, desestabilizando aún más a todo el Magreb y el Sahel, que ya se tambalea por el impacto de la guerra en Libia, las insurgencias islamistas en las regiones, la pobreza arraigada y el Covid-19.

Pero la ruptura del alto el fuego fue solo la gota que colmó el vaso. Después de la muerte del dictador Franco en 1975, España se retiró del Sáhara Occidental, entregando la mayor parte del territorio a Marruecos y un tramo a Mauritania, a pesar de que la Corte Internacional de Justicia dictaminó que ninguno de los dos tenía ningún reclamo válido de soberanía. La ONU dictaminó que los habitantes del territorio deben determinar su propio futuro. Mientras tanto, Marruecos invadió el territorio provocando la resistencia de las guerrillas del Polisario.

La mayor parte de la población saharaui acabó en campamentos de refugiados en Argelia y el resto sufrió una brutal represión de la potencia ocupante. El alto el fuego de 1991 se basó en un referéndum de autodeterminación que se celebraría en un plazo de seis meses. Treinta años después, los saharauis siguen esperando.

No ha habido referéndum porque el Consejo de Seguridad de la ONU se ha inclinado constantemente ante la obstrucción de Marruecos, sabiendo que su mentor, el miembro permanente Francia, siempre vetaría cualquier movimiento para promover los derechos de los saharauis.

Incluso un plan revisado y elaborado por el exsecretario de Estado estadounidense James Baker fue rechazado por Rabat, habiendo sido aceptado por el Polisario.

Han pasado casi dos años sin negociaciones, desde que hubo un enviado especial del secretario general de la ONU para llevar a cabo las mociones para promover un acuerdo. El nuevo enviado asumió sus funciones en Noviembre, pero ni se ha pronunciado ni ha aclarado cómo desbloqueará el contencioso ante la intransigencia marroquí.

La fuerza de mantenimiento de la paz de la ONU es la única misión posterior a la guerra fría que no tiene un mandato de derechos humanos.

Para los saharauis, la situación es terrible. Los 165.000 refugiados en los campamentos sufren niveles crecientes de desnutrición infantil, inundaciones devastadoras en el invierno y temperaturas de 50 °C en verano. Como era de esperar, muchos buscan un futuro en países vecinos o en Europa. Como era de esperar, el clamor por un retorno al conflicto armado se ha ido acumulando durante años.

En los territorios ocupados, un valiente movimiento de derechos civiles que surgió en la década de 1990 ha continuado su lucha incluso después de que el campamento de protesta de Gdeim Izik de 2010, identificado por Noam Chomsky como pionero de la Primavera Árabe, se disolviera con arrestos y palizas masivas, convirtiéndose la ciudad en una »caza al saharaui».

Un tribunal militar condenó a 19 activistas a entre 20 años y cadena perpetua. Desde que se rompió el alto el fuego, la represión se ha intensificado y hay verdaderos temores de que Marruecos desate pogromos.

Desde la invasión, Marruecos ha colonizado el Sáhara Occidental, por lo que la población indígena ahora está muy superada en número por colonos subvencionados, a menudo procedentes de los problemáticos barrios marginales del norte de Marruecos.

Aparte de las visiones nacionalistas de derecha de un Gran Marruecos que incorpore el Sáhara Occidental, Mauritania y partes de Argelia y Malí, un motivo clave para la invasión fue apoderarse de las reservas de fosfato del territorio en un intento por convertir a Marruecos en el equivalente de Arabia Saudita en el mercado petrolero.

Desde entonces, la explotación del Sáhara Occidental se ha diversificado hacia la pesca, la exploración de petróleo y gas, incluso la venta de su arena a las playas españolas.

Más recientemente, su luz solar ha sido robada para parques de paneles solares, producción de tomates y destinos turísticos. Inevitablemente, el capital extranjero está activo. La lista de culpables es larga. Algunos ejemplos son Mitsui, Enel, General Electric, GDF Suez, Total, Siemens. Las autocracias del Golfo Pérsico también están entrando en acción. Allí se encuentran las empresas británicas Cairn Energy e International Power. Tesco y Morrisons admiten haber vendido tomates producidos en Dajla ocupada y etiquetados erróneamente como marroquíes.

Hay muchos interrogantes sobre el pescado enlatado, las judías verdes y los calabacines etiquetados como de origen de Marruecos en algunos supermercados británicos. Para obtener más información sobre el saqueo, se recomienda consultar con el sitio web de Western Sahara Resources Watch. El movimiento solidario ha tenido cierto éxito en la lucha contra el robo y el saqueo de recursos saharauis. Los tribunales sudafricanos incluso incautaron un envío de fosfato en 2017.

El año pasado, activistas de Nueva Zelanda hicieron piquetes en los muelles para protestar contra las importaciones de fosfato robado y el fondo de pensiones del gobierno noruego ha excluido a algunas empresas de fertilizantes de su cartera debido a la compra de fosfatos del Sáhara Occidental.

Los estados miembros de la UE están decididos a que sus flotas pesqueras continúen faenando en aguas del Sáhara sin ningún beneficio para el pueblo saharaui y el Polisario los está impugnando actualmente en los tribunales.

Boris Johnson tiene un acuerdo «listo para el horno» con Marruecos que reflejaría el acuerdo de la UE, dando cobertura a las empresas británicas para explotar el Sáhara Occidental. Es probable que esto sea impugnado en los tribunales por Western Sahara Campaign-UK.

Tras la reanudación del conflicto armado en noviembre, el presidente saliente, Donald Trump, realizó el último de sus actos de diplomacia transaccional en un acuerdo a tres bandas entre Estados Unidos, Marruecos e Israel. A cambio del reconocimiento marroquí del estado sionista, Estados Unidos y el régimen de Tel Aviv reconocieron la supuesta soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. Que la medida fuera contraria al derecho internacional importaba poco a las partes. Las empresas israelíes pronto se acumularán en el Sáhara Occidental ocupado y las empresas marroquíes en Israel.

Trump propuso un acuerdo entre estados bien emparejados: las similitudes entre la ocupación del Sáhara Occidental y los territorios palestinos son obvias. Incluso si la administración Biden revoca el reconocimiento de Estados Unidos del control de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, el matrimonio entre Rabat y Tel Aviv durará.

Mientras tanto, los saharauis se preparan para otra larga guerra. Han aprendido que los derechos solo se otorgan cuando se ganan. Se enfrentan a un enemigo formidablemente armado provisto de las armas y equipos de vigilancia más modernos por parte de Estados Unidos, la UE, Israel y algunos estados árabes. Están superados en número y en armas. Pero así lo estaban en la última guerra, en la que fueron invictos y obligaron a Marruecos al alto el fuego y a sentarse en unas negociaciones. La moral y el arte del dominio del desierto de sus combatientes aterrorizaron golpe tras golpe al ejército de reclutas de Marruecos.

*Artículo original publicado en Enero.

Origen: Los saharauis se preparan para otra larga guerra. Han aprendido que los derechos solo se otorgan cuando se ganan.