MALOMA MORALES también al consulado español de Argel: ¡Déjenme vivir mi vida en paz!

MALOMA MORALES también al consulado español de Argel: ¡Déjenme vivir mi vida en paz!

COMUNICADO MAALUMA TAKIO (MALOMA MORALES)

¡Déjenme vivir mi vida en paz!

A pesar de toda la campaña que hay montada en contra mía, les tengo que decir que ahora mismo soy una persona muy feliz. Me ha pasado la cosa más bella que le puede pasar a una persona, que es ser madre con la familia que quieres.

He elegido libremente donde quiero estar, así como con quien quiero compartir mi vida. Quiero dejar muy claro que no estoy actuando en contra de mi voluntad y que soy la dueña de mi destino; porque soy una mujer libre.

Todo aquello que están diciendo acerca de las presiones que estoy sufriendo y las teorías sobre un posible secuestro, son rotundamente falsas. Nadie me tiene que decir cómo tengo que vivir mi vida ni dónde debo vivirla. Esta campaña que se ha orquestado, supuestamente en mi defensa, jamás contó con mi consentimiento ni aprobación; muy al contrario, por activa y por pasiva, he pedido que dejen de hablar de mi vida y de entrometerse en mi intimidad familiar, que soy una mujer adulta en pleno uso de mis facultades y como tal, con absoluta libertad para decidir por mi misma, obteniendo como única respuesta una campaña mucho más vehemente y grosera. Pero esto, no va a impedirme seguir disfrutando de la felicidad que me ha supuesto reencontrarme con mi familia.

Resulta muy serio realizar las acusaciones de matrimonio forzado, de violencia de género o que mi hija es fruto de una violación. Me duele escucharlo porque no es una cuestión que se deba decir tan a la ligera, y más teniendo en cuenta que existen muchas mujeres en el mundo que sufren estas injusticias, mujeres que sí necesitan asistencia y ayuda para superar las barbaridades que infundadamente nos endosan a mi y a mi familia. No se debe hablar tan gratuitamente de estos asuntos, más cuando es una absoluta mentira en mi caso. Por respeto a todas las que sufren y por honor a la verdad, pido que de una vez se respete mi libertad de decisión y dejen de entrometerse en mi intimidad.

He tenido noticias de que el Consulado de España ha informado de que he recogido mi pasaporte, aunque este extremo sea cierto, me resulta llamativo que la Administración del Estado se salte las normas en protección de datos y hable de mi como si no tuviera derecho a la intimidad; por ello, hago extensible este llamamiento, también al consulado, por favor, ¡déjenme vivir mi vida en paz!

Quiero terminar dejando muy claro que no voy a permitir ni más insultos ni más mentiras. Por ello, y habiéndolo meditado mucho voy a interponer todas las acciones judiciales que sean necesarias para proteger mi honor, mi imagen y la intimidad de mi familia y la mía propia.

Maaluma Takio Hamda

19/09/2018