Marruecos rechaza el diálogo con el Frente Polisario para encontrar una solución definitiva al conflicto del Sáhara Occidental

Marruecos rechaza el diálogo con el Frente Polisario para encontrar una solución definitiva al conflicto del Sáhara Occidental
 

ECS. Argel.

El reino de Mohamed VI sigue ignorando los llamamientos al diálogo con el Frente Polisario para encontrar una solución definitiva al conflicto del Sáhara Occidental, que se prolonga desde su ocupación por Marruecos en 1975. Ante los llamamientos a la negociación directa, Marruecos se opone a su alternativa, y solo ofrece la autonomía de los territorios saharauis.

Marruecos continúa su política de negación con respecto al Sáhara Occidental, territorio que ocupa desde hace 45 años, negándose a sentarse en la mesa de negociaciones, como recomiendan las Naciones Unidas, los países vecinos, en particular Argelia, más recientemente la nueva administración estadounidense y el Frente Polisario, como único representante del pueblo saharaui. En lugar de rendirse a este hecho evidente, el reino de cherifiano busca, como siempre, eludir su responsabilidad de acabar con la última colonia en África y el sufrimiento de un pueblo reducido a refugiados. Prueba de ello es que el canciller marroquí, Nasser Bourita, rechazó este lunes cualquier negociación directa con el Frente Polisario sobre la cuestión del Sáhara Occidental, territorio disputado desde hace décadas.

Sin embargo, el jefe de la diplomacia recurre a otra pirueta que consiste en querer involucrar a Argelia en un conflicto en el que aún no es parte, a juicio de la organización de la ONU y de su Consejo de Seguridad, que le otorga justamente el papel de observador. durante las distintas rondas de discusiones en Manhasset, Estados Unidos, que tuvieron lugar entre el gobierno marroquí y representantes del Frente Polisario. Las palabras de Bourita parecen responder a su homólogo argelino, Sabri Boukadoum, quien el sábado pidió “negociaciones directas y serias” sobre el Sáhara Occidental entre el Frente Polisario y Marruecos, a raíz de las negociaciones en las que Argelia y Mauritania están presentes como observadores. Negociaciones estancadas desde la dimisión del último enviado de la ONU, Horst Kohler, en mayo de 2019. Sin embargo, Argelia lanzó su reciente llamado a la reanudación de las negociaciones entre el Frente Polisario y Marruecos en el marco de la aplicación de las resoluciones del Consejo de Paz y Seguridad (CPS) de la Unión Africana (UA), que había lanzado un llamamiento a negociaciones directas que conduzcan a una solución política de la cuestión saharaui.

Las Naciones Unidas también exhortan a las partes interesadas a reanudar las discusiones “con miras a alcanzar una solución política justa” para “la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental”, como indicó el Consejo de Seguridad en octubre de 2020. Por su parte , el nuevo secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, subrayó la semana pasada el apoyo de su país a las negociaciones políticas sobre el Sáhara Occidental (entre Marruecos y el Frente Polisario) e instó al secretario general, Antonio Gutérres, a acelerar el nombramiento del enviado personal de la ONU al Sáhara Occidental.

Esta nueva posición de la administración Biden se expresó durante una reunión virtual entre el secretario de Estado Anthony Blinken y el secretario general de la ONU, Antonio Gutérres. Pero el régimen marroquí, que ignora todas estas peticiones, ve una solución diferente a este conflicto que envenena sus relaciones con sus vecinos y retrasa el desarrollo de toda la región del Magreb; El de un hecho consumado, al imponer su “plan de autonomía”, que desconoce el legítimo derecho a decidir el propio futuro del pueblo saharaui, mediante la organización de un referéndum de autodeterminación.

El vecino de Occidente, que controla el 80% del territorio del Sahara Occidental y explota su riqueza mineral y pesquera, prosigue con su política de ‘fuga precipitada’ fomentando el establecimiento de representaciones diplomáticas extranjeras en los territorios ocupados saharauis. Lo que el Polisario considera una “violación del derecho internacional y (un) ataque al estatus legal del Sáhara Occidental como territorio no autónomo”.

Origen: 🔴 Marruecos rechaza negociaciones directas con el Frente Polisario.