Marruecos reconoce que incumplirá la legalidad internacional en el Sáhara Occidental

Marruecos reconoce que incumplirá la legalidad internacional en el Sáhara Occidental
 
 
Mohamed Salem Abdelhay.
 
ECS. Madrid. | En un giro inesperado, Marruecos anunció la semana pasada que aceptaba a Staffan de Mistura como nuevo enviado personal del SG de la ONU para el Sáhara Occidental, una vacante que permaneció dos años y medio en el limbo. La decisión, ¿autónoma?, fue anunciada por el embajador de Marruecos en Naciones Unidas en Nueva York, Omar Hilale, en una entrevista concedida a la MAP marroquí donde expone una mitomanía que roza el delirio mental, ofreciendo soluciones ficticias a problemas irreales y obviando la realidad y análisis de la situación concreta impropia de cualquier diplomático que representa su país ante instituciones internacionales, o sí si se trata de Marruecos…
 
Tras ocultar que Marruecos fue empujado y obligado por las potencias del Consejo de Seguridad a que acepte la proposición de Guterres y se retracte de infundada decisión de rechazar en primera instancia a Staffan De Mistura el pasado Mayo, Omar Hilale hace una exhibición de analfabetismo histórico, político y jurídico completamente desligado de la realidad del conflicto y su génesis, pero que le augura buen futuro en alguna embajada cuando concluya su periodo en la ONU. La entrevista es un completo despropósito y un tratado de psiquiatría por el grado de negación de la realidad en el que incurre. A la ocupación de un país ajeno la tachó como “diferendo regional», al Frente POLISARIO lo calificó de »grupo armado argelino» y finalmente impuso condiciones de entrada a las futuras negociaciones exigiendo, sin ruborizarse, que solamente contarían con las resoluciones a partir del 2007. A propósito, es cuando menos curioso a la par que incoherente, tachar de »diferendo regional» la ocupación de un país vecino con el que se sienta en la Unión Africana y reconoció Mohamed VI en 2017.
 
El incumplimiento y violación de las resoluciones de la ONU a las que posteriormente acude para apoyar su plan, es una seña de identidad del régimen marroquí, así Hilale dice lo siguiente: “…De Mistura puede contar con la cooperación y el apoyo indefectibles de Marruecos en la aplicación de su facilitación para la solución de este diferendo regional, de conformidad con las resoluciones del Consejo de Seguridad desde 2007 particularmente las resoluciones 2440, 2468, 2494 y 2548, que consagraron el proceso de Mesas Redondas con sus cuatro participantes y sus modalidades.» Como un niño en una heladería, Hilale elige a su antojo las resoluciones y año en el que se han de basar las futuras negociaciones, en lo que es un reflejo de su verdadera faceta totalitaria en la medida en que pretende reescribir el conflicto, las reglas de la comunidad internacional y de paso, el mapa internacionalmente reconocido a Marruecos con sus fronteras heredadas de la época colonial. Todo para mantener su sangrienta ocupación militar, en lo que es por otra parte un reconocimiento tácito de que la verdad del conflicto reflejada en numerosos dictámenes les molesta bastante, como la “R” de la MINURSO.
 
Preguntado por la aprobación de Marruecos, el mamporrero de Mohamed VI en Nueva York, Omar Hilale, respondió que »…la aprobación de Marruecos emana de su confianza permanente y de su apoyo constante a los esfuerzos del secretario general de las Naciones Unidas para llegar a una solución política, realista, pragmática, duradera y de compromiso al diferendo regional sobre el Sáhara marroquí…» Unas afirmaciones que obvian que el Frente POLISARIO lo aceptó primero en Abril y Marruecos lo rechazó en Mayo, comentarios que merecen poca atención dada la historia y rol de Marruecos en la ocupación del Sáhara Occidental y en la prolongación de su invasión. Como todo seguidor del conflicto saharaui conoce, el »apoyo marroquí» se refleja en sus continuos bloqueos a un nombramiento desde hace dos años, su obstaculización a un mecanismo que supervise los derechos humanos en los territorios ocupados y la expulsión de los contingentes de la MINURSO entre otros malabarismos, concepto extraño el de »apoyo» que maneja Hilale.
 
Por otra parte, tildar de »diferendo regional» a la invasión de un territorio ajeno inscrito en la agenda de descolonización de la ONU desde 1966, la cual considera la presencia de Marruecos como potencia ocupante sin reconocerle ninguna soberanía, en cambio sí reconoce el inalienable derecho de autodeterminación del pueblo saharaui, y precisamente por ello no es un »diferendo regional» por lo que es un soberano y no menos orgulloso esfuerzo de ignorancia del embajador marroquí, ya que al ser embajador tiene acceso a los archivos de la ONU donde puede ver las distintas y sucesivas resoluciones del conflicto. También es una muestra de cómo la pasividad de la ONU permite que la fuerza ocupante se arrogue el derecho de decidir el futuro del territorio que ocupa ilegalmente, o peor aún, el derecho a disputarlo.
 
Como ejemplo de su decoro diplomático y elocuencia, el pirómano Hilale arroja más gasolina al fuego político reavivado en el Norte de África, y no pierde la oportunidad para atizar a Argelia -quien ya señaló que la carta difundida por este embajador marroquí ante el Movimiento de Países No Alineados en Julio instando al separatismo argelino fue una de las causas de la ruptura de relaciones- junto al Frente POLISARIO por rechazar a los dos anteriores candidatos, Petre Román y Luis Amado, acusando a las otras partes de sabotear su elección, no obstante, Hilale obvia de nuevo que Petre Román, ex primer ministro rumano, participó en numerosas ediciones del Foro Crans Montana en la ciudad de Dajla ocupada donde defendía la marroquinidad del Sáhara Occidental, y por su parte, Luis Amado, ex canciller de Portugal y amigo personal del SG de la ONU, dijo en una entrevista concedida en el año 2017 a la MAP marroquí durante una visita de trabajo a Rabat: »Alentamos todas las iniciativas encaminadas a superar una situación de estancamiento en torno a un problema que lleva mucho tiempo ahí. La iniciativa marroquí, que nos parece positiva, encaja en esta perspectiva.» Por lo tanto son dos candidatos que fueron genuinamente rechazados por el Frente POLISARIO por su probada parcialidad e inclinación que anulan las garantías de igualdad, legitimidad y legalidad en el proceso de impartición de justicia. Así, se entiende mucho mejor que Hilale subraye en la entrevista que “Marruecos aceptó en tiempo récord la elección de estos dos candidatos.»
 
Para concluir el encuentro, el embajador marroquí reconoce literalmente que Marruecos no cumplirá con el derecho internacional ni con las resoluciones de la ONU ni con el Acta Constitutiva de la UA, afirmando que la única solución es la autonomía dentro de Marruecos. Pocos comentarios merecen la propuesta de autonomía marroquí, la evidencia histórica nos muestra que es la última baza a la que recurren las potencias ocupantes, lo intentó España en 1973 en el Sáhara Occidental del mismo modo que lo intentó Indonesia en Timor Oriental en 1999, sin mayores éxitos, además de que la autonomía ya se prevé en el referéndum de autodeterminación bajo la opción de integración, simplemente que el régimen marroquí teme -no solo al pueblo saharaui sino también de sus colonos que desplazó-, de que se pronuncien democráticamente ya que el resultado sería abrumadoramente a favor de la independencia. No obstante y a pesar de la concesión que hizo el Frente POLISARIO en 2003 al permitir que los colonos votasen en un hipotético referéndum, es importante remarcar que el derecho de autodeterminación se reconoce a los pueblos sometidos a dominación colonial y no a los residentes, máxime si estos residentes fueron establecidos por la fuerza ocupante para materializar su ocupación ilegal. Finalmente, la concesión arriesgada e ilegal del Frente POLISARIO dejó en evidencia a Marruecos al mostrar su intransigencia y falta de voluntad política a una solución pacífica.
 
Sea como sea, el centro de gravedad del conflicto saharaui sigue siendo la voluntad de su pueblo a decidir su futuro y no la promovida amenaza de la estabilidad política o económica de Marruecos, acaso ¿no es peor un Magreb desestabilizado debido a la guerra del Sáhara Occidental y las tensiones permanentes de Marruecos con todos sus vecinos que hipotecan el pleno desarrollo de la región? ¿No es mejor para todos una República Saharaui independiente con buenas relaciones con sus vecinos y acciones probadas en la construcción nacional, en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico?
 
La situación de la diplomacia marroquí solo se puede entender a través de una lectura invertida y opuesta de sus declaraciones, esto es, cada vez que se analice su discurso y vocabulario cuidadosamente seleccionado para tales ocasiones, los significados y definiciones de sus palabras vienen a expresar lo contrario, así cuando dice »diferendo regional» está reconociendo su ocupación militar del Sáhara Occidental y cuando se refiere a la RASD y al Frente POLISARIO como »grupo armado de Argelia» los reconoce como la otra parte del conflicto. El grado de irracionalidad de su vocabulario es inversamente proporcional a su inquietud y preocupación, y esto se evidencia de forma fehaciente en el estado de histeria en el que está sumida su diplomacia desde que se reanudó la guerra del Sáhara Occidental el pasado Noviembre, que protagoniza una huida hacia adelante que lo ha debilitado hasta el punto de caer en un aislamiento regional sin precedentes en el siglo XXI.
 
Marruecos es un estado ‘fachada’ donde todo es maquillado y condimentado para presentarlo al público y a la comunidad internacional de la mejor manera aunque ello sea en balde; su falsa democracia, su falsa separación de poderes, su falsa libertad de expresión…y como no podía ser de otra manera, su falsa autonomía. Respecto al Sáhara Occidental, el régimen marroquí lo reduce todo a un debate absurdo, su especialidad es medrar en la confusión. Todo encuadrado en una estrategia dilatoria. Mientras el Frente POLISARIO mantiene su posición, principios y apego a la legalidad internacional intactos desde 1975, el régimen alauita dice una cosa o la otra según le convenga. Los mismos que bloquearon los esfuerzos del Secr. Gral. de las NU en el nombramiento de un nuevo PESG, son los mismos que dicen apoyar y confiar plenamente en los esfuerzos del nuevo PESG solamente meses después de haberlo rechazado, y se quedan tan anchos.
 
Sabemos por la historia del régimen alauita que la legalidad internacional le produce urticaria, sabemos también por las resoluciones de la ONU que Marruecos es autor de un crimen internacional al negar e impedir a través de una invasión que aún se prolonga la autodeterminación de un pueblo sometido a dominación colonial, cual es el pueblo saharaui. Omar Hilale confunde los intereses del régimen marroquí con las obligaciones de Marruecos como estado y sujeto del derecho internacional con compromisos imperativos e ineludibles, en lo que no deja de ser otra muestra más de su abdicación legal y esencia totalitaria de una monarquía absoluta.
 
Alguien debería avisar a Omar Hilale de que esto no es un tema de política interior donde el régimen marroquí hace todo tipo de triquiñuelas para engañar a su población, así como recomendarles salir de este contencioso por la puerta de la legalidad internacional y dejar de asemejarse a un corrillo de delincuentes chabacanos.

Origen: Marruecos reconoce que incumplirá la legalidad internacional en el Sáhara Occidental.