Marruecos vuelve a utilizar el terrorismo como «arma política» en sus momentos más débiles

Marruecos vuelve a utilizar el terrorismo como «arma política» en sus momentos más débiles
 
 
El terrorismo yihadista, un arma política empleada por Rabat cada vez que se siente presionado en la cuestión del Sáhara Occidental
 
Por Lehbib Abdelhay
 
Madrid (ECS).- El terrorismo yihadista, no ha regresado a Marruecos por la falta de la vigilancia ni por el descontento social y la vida precaria de los marroquíes, sino por posibles presiones internacionales en el tema del Sáhara Occidental, que inquieta a Rabat, y por la situación en el Palacio Real de Mohamed VI.
 
Ha sido principalmente España, no Francia, quien ha situado el terrorismo y la migración clandestina procedente de Marruecos en la agenda justo cuando se está ejerciendo presión sobre Rabat para controlar sus fronteras, y justo cuando el Palacio Real marroquí está asediado por graves problemas. Marruecos, aliado «incondicional» de la Unión Europea, vuelve a utilizar el terrorismo yihadista como arma política en sus momentos más débiles, y no es la primera vez ni será la última.
 
En los últimos días, concretamente este miércoles 26 de octubre, la agencia oficial de noticias de España (EFE), citando a los cuerpos de seguridad del reino, ha asegurado de que han sido detenidos en Marruecos cinco individuos afiliados leales a «Daesh» (Estado Islámico) en las provincias de Casablanca, Kenitra y Sidi Yahya Zaer. La Oficina Central de Investigaciones Judiciales (BCIJ, siglas en francés), dependiente de la Dirección General de Vigilancia del Territorio (DGST), fue la encargada de las detenciones de los supuestos elementos del «Daesh».
 
Según Rabat, estas personas fueron detenidas por su presunta implicación en «la preparación de planes terroristas individuales o colectivos» que tienen como objetivo «atentar gravemente contra el orden público», subrayó la nota que añadió que entre sus blancos figuraban elementos e instituciones de seguridad.
 
Rabat hace tiempo que asegura haber inmovilizado a inminentes figuras de DAESH (ISIS), aunque siempre ha rehusado cooperar con los países de la región en la lucha contra el terrorismo. La ONU y Francia y otras organizaciones acusan a Marruecos de refugiar a miembros terroristas y no colabora con los países de la región.
 
Rabat utiliza este fenómeno (el terrorismo) como un arma política para el chanjate al igual que la inmigración ilegal al permitir a los inmigrantes ingresar [a España] por Ceuta y Melilla, o que pasen libres a Canarias, o incluso la libertad absoluta del tráfico de drogas, del cual Marruecos es el principal proveedor de Europa en el tema hachís, por ejemplo». La decisión de Trump de reconocer la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental ya tuvo sus consecuencias, de acuerdo los analista. Argelia, que mantiene con España una gave crisis, y países europeos han definido en ese momento que la decisión de Trump representa un peligro para la seguridad y la estabilidad en la región norteafricana y Europa.

 

Origen: Marruecos ha vuelto a utilizar el terrorismo como «arma política» en sus momentos más débiles