Ministro de la RASD: »La invasión de nuestro territorio por Marruecos pone en tela de juicio la seguridad en la región, pero también en Europa»

Ministro de la RASD: »La invasión de nuestro territorio por Marruecos pone en tela de juicio la seguridad en la región, pero también en Europa»


 

Sidi Maatala.

ECS. Bruselas. | El Ministro de Asuntos Exteriores de la República Árabe Saharaui Democrática, Mohamed Salem Ould Salek, concedió recientemente una entrevista a la Radio Televisión Belga en donde arrojó luz sobre el conflicto saharaui y analizó la nueva situación resultante de la violación del alto el fuego marroquí en Noviembre de 2020, las implicaciones de una eventual escalada militar, la posición de la Administración Biden respecto al conflicto saharaui y la propuesta de autonomía marroquí.

Ha sido un conflicto sin salida desde 1975. Un conflicto que había sido olvidado, gracias a un alto el fuego firmado hace 30 años. Pero en los últimos meses, la cuestión del Sáhara Occidental ha vuelto a estar en primer plano debido a la reanudación de los combates sobre el terrenola hospitalización del presidente saharaui Brahim Ghali en España, tensiones con Marruecos y un largo e.t.c

«Este es un conflicto internacional del que no hay información«, comenta Mohamed Salem Ould Salek, ministro de Exteriores de la República Saharaui, «desafortunadamente, la guerra en el Sáhara Occidental y la invasión de nuestro territorio por Marruecos ponen en peligro la seguridad no solo en la región del Magreb, sino también en Europa. Solo hay que ver las secuelas de esta guerra, incluidas las relaciones entre Europa con las partes en conflicto.«

El canciller saharaui alude a la repentina crisis entre Marruecos y España en mayo cuando Brahim Ghali, enfermo de Covid-19, tuvo que buscar tratamiento en España, donde fue acogido por razones estrictamente humanitarias.

Una descolonización fallida.

Para comprender hay que dar unos pasos hacia atrás. El Sáhara Occidental es uno de los pocos territorios del planeta cuyo destino no se ha resuelto después de la salida de la potencia colonial, a saber, España en 1975. Marruecos luego se sumergió allí. Las fuerzas del reino marroquí ocupan el 80% del territorio a costa de una guerra con el Frente Polisario, que reivindica legítimamente el estado saharaui. Desde entonces, decenas de miles de refugiados han vivido en el desierto argelino en la región de Tinduf.

 

Marruecos quería que España y la Unión Europea siguieran a Donald Trump, que reconoció ilegalmente la ocupación de nuestro país por Marruecos. – Ould Salek. 

 

Para Mohamed Salem Ould Salek, la hospitalización del presidente saharaui en España sirvió de pretexto a Marruecos para presionar a Madrid y a los países europeos: «Marruecos quería que España y la Unión Europea siguieran la declaración de Donald Trump que ilegalmente reconoció la ocupación de nuestro país por Marruecos y que quiere legalizar el hecho consumado marroquí. La UE no ha seguido esta violación del derecho internacional.«

En las últimas semanas de su mandato, el expresidente estadounidense cerró un acuerdo sorpresa con Rabat: Estados Unidos reconoció la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara y Marruecos por su parte normalizó (formalizó) sus relaciones con Israel.

¿Qué hará la Administración Biden?

El jefe de la diplomacia saharaui quiere creer que la nueva administración Biden revertirá este reconocimiento. Ould Salek subraya que los demócratas y republicanos electos han criticado el enfoque «no solo porque es contrario a las decisiones de las Naciones Unidas y a la legalidad internacional, sino también porque va en contra de los intereses estratégicos de Estados Unidos en la región.«

Marruecos, por el contrario, esperaba que España y otros países europeos siguieran los pasos del ex inquilino de la Casa Blanca. Para aumentar la presión, las fuerzas de seguridad marroquíes permitieron que miles de migrantes ingresaran al enclave español de Ceuta el pasado 17 de mayo. El episodio fue visto como un chantaje migratorio y fue condenado por ello: Marruecos seguirá vigilando sus fronteras con Europa si la Unión hace un gesto sobre la cuestión saharaui.

«Hemos visto que Marruecos ha utilizado a su propia población civil como carne de cañón«, denuncia Mohamed Salem Ould Salek. »Es una política de chantaje permanente contra Europa. Los países europeos han querido llegar a un acuerdo con Marruecos contra el viento. Esta complicidad con Marruecos la alentó a cruzar las líneas rojas, incluso utilizando a su propia población civil, incluidos los niños, para chantajear a España y Europa. Esto es inaceptable. La UE debe asumir sus responsabilidades. Marruecos debe respetar las fronteras de sus vecinos y estabilizar las relaciones con su vecindad.«

El alto el fuego ya no existe.

Las autoridades saharauis señalan a Marruecos de haber reactivado el conflicto sobre el terreno por haber roto el alto el fuego firmado e impuesto desde 1991. «Marruecos ha violado repetidamente este alto el fuego», dijo Mohamed Salem. »El 13 de noviembre de 2020, cruzó el muro que separaba a las tropas saharauis y marroquíes, anexando una parte más del territorio saharaui, hasta la frontera con Mauritania. Desde entonces, hemos sido testigos de combates entre los ejércitos saharaui y marroquí«. Para el ministro, «esto es, lamentablemente, un regreso al punto de partida, antes de la conclusión del plan de arreglo firmado entre las dos partes en 1991«.

Este acuerdo preveía la organización de un referéndum bajo los auspicios de las Naciones Unidas y se ha establecido una misión internacional para este propósito, la MINURSO. Los saharauis tenían que ejercer su derecho a la libre determinación eligiendo entre la independencia o la integración en el Reino de Marruecos. Pero la consulta nunca se organizó. «Marruecos la bloqueó con la complicidad de ciertos miembros del Consejo de Seguridad, como Francia o España. Marruecos retrocedió, sabiendo que no iba a ganar el referéndum. Nosotros teníamos que seguir adelante con la solución democrática, dejando que los saharauis eligieran su futuro. Si quieren ser marroquíes lo dirán a través de un referéndum. Pero si quieren ser independientes, Marruecos debe aceptarlo. El referéndum no fue organizado simplemente porque Marruecos no estaba seguro de ganarlo. Hoy volvemos al punto de partida.«

En este escenario, Marruecos ha puesto sobre la mesa una tercera vía: un estatuto de autonomía para la región del Sáhara Occidental bajo soberanía marroquí.

Una propuesta inaceptable para la RASD que Ould Salek desmenuza: «Antes de la colonización española, el Sáhara Occidental nunca formaba parte de Marruecos. No es una secesiónEl Tribunal de Justicia Europeo de Luxemburgo lo repitió en 2018Marruecos y el Sáhara Occidental son dos países separados y distintos. Marruecos debe respetar las fronteras heredadas de la época colonial y sus propias fronteras. El Frente Polisario nunca lo aceptaría porque es un paquete que contiene una anexión y legitimación de un hecho consumado.«

Origen: »La invasión de nuestro territorio por Marruecos pone en tela de juicio la seguridad en la región, pero también en Europa.»